A la contra

O conmigo o contra mí

Por Jorge Nagore - Jueves, 12 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Este es un sitio tan atípico que puedes escribir “retiro lo que haya podido decir alguna vez de Puigdemont: el discurso me ha parecido soberbio. Y sumamente inteligente, dentro y fuera” y acto seguido ya un porcentaje muy elevado creen que estás de acuerdo con lo que dijo, con toda su estrategia, que la apruebas, que la apoyas, que eres independentista y todo lo demás. Yo escribí eso en Twitter el martes después de escucharle y solo reflejé que sus palabras, habida cuenta de la situación en la que están tras todo lo sucedido desde el 1 de octubre y habida cuenta de cómo está repartido el voto independentista y no en Cataluña y teniendo en cuenta todos los caminos posibles y los mimbres que ahora tiene fueron, a mi juicio, fantásticas, ya que había aprovechado para ante un público inmenso que jamás había tenido -ni en España ni fuera- explicar varias cosas acerca de la relación Cataluña-España, había hecho aquello a lo que se habían comprometido ellos mismos ante la ley del referéndum y, finalmente, había suspendido la independencia para que el Gobierno de España tuviese la pelota en su tejado y se siguiese retratando interna y externamente. Sabe y saben que una independencia no reconocida internacionalmente no sirve de nada y sabe y saben que la pelea va por ahí, por el desgaste, la imagen internacional, la acumulación de razones, la acumulación de apoyos y el tiempo, ante un gobierno de España absolutamente intransigente a sentarse a hablar, que es de lo que siempre se nos ha explicado que va la política, de hablar, especialmente cuando hay una clara y gran parte de la sociedad catalana que quiere irse y otra o tan grande o casi que quiere quedarse. Nadie podrá negarle jamás a Puigdemont que ha querido dialogar para buscar cauces, algo que por ahora sí se le puede negar a Rajoy y a esa España de la imposición, las leyes inamovibles y el o conmigo o contra mí.