Mesa de Redacción

Parlem pero de elecciones

Por Víctor Goñi - Jueves, 12 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

puigdemont metió en el congelador la declaración de independencia para cargarse de razones ante las opiniones tanto públicas como publicadas internacionales atendiendo a las múltiples apelaciones al diálogo y así continuar explotando el caudal de simpatía recabado el 1-O con la inestimable colaboración de los excesos policiales. Consciente de que Rajoy no negociará jamás un referéndum soberanista, se trataba de situar otra vez al Gobierno del PP frente al espejo de su obstinación, aun a costa de decepcionar a la base social del procès. Tal intransigencia se materializó en apenas quince horas con la activación del artículo 155 de la Constitución mediante requerimiento al president catalán previo a adoptar las “medidas necesarias” que el punto enunciado refiere genéricamente, en última instancia hasta la suspensión de la autonomía. Pulsado ese botón rojo por el Ejecutivo central con el consenso de la terna PP-PSOE-Ciudadanos, y con el Govern sin más margen de maniobra por los compromisos verbalizados y a la postre votados, la única salida que se vislumbra al fondo de este inhóspito callejón es el adelanto electoral en Catalunya. Unos comicios de naturaleza plebiscitaria que debieran versar sin ambages sobre el derecho a decidir que dice apoyar el 80% de la ciudadanía. Si las urnas refrendasen esa voluntad aplastante, a la tercera podría ser la vencida tras la consulta del 9-N de 2014 y el referéndum del 1-O de 2017. Salvo que el PP siga manejando el Boletín Oficial del Estado.