Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El Congreso vive uno de sus plenos más broncos

Rivera exige mano dura con Catalunya y los soberanistas culpan también al PSOE de la posible detención del Govern

Jueves, 12 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

pamplona- El pleno de ayer en el Congreso, uno de los más broncos vividos por sus señorías, sirvió para confirmar el apoyo del PP, PSOE y Ciudadanos al Gobierno en la cuestión catalana, si bien Albert Rivera advirtió al jefe del Ejecutivo de que el requerimiento al president, Carles Puigdemont, no es suficiente, y le instó a “actuar”, con una defensa de la política de mano dura que llevó al PDeCAT a calificar de “falangista” su intervención. No menos insolente fue Juan Carlos Girauta: “¿Qué pasa? ¿Algún problema?”, espetó el diputado de Ciudadanos a los miembros de Podemos.

Más diplomática aunque con cargas de fondo fue la portavoz del PSOE en el Congreso, Margarita Robles, quien invitó al presidente de la Generalitat, a acudir a la Cámara Baja para explicar su proyecto en la comisión parlamentaria que va a servir de base para una futura reforma de la Constitución. “Es el momento de la política y esta se hace en el Parlamento”, aseguró. “No necesitamos más mediadores que nosotros, que somos los representantes de la soberanía popular”, añadió Robles, quien avisó al president de que el PSOE “no va a aceptar nunca una quiebra de la legalidad” como la que representa la declaración unilateral de independencia que “deja fuera a parte importante de los catalanes”.

La portavoz socialista recordó que en 1978 se logró un pacto gracias a que se dejaron a un lado las diferencias. “Con ese espíritu de la Transición todo se puede hablar, todo se puede negociar. Con el diálogo, el Estado de derecho, los principios básicos de convivencia y tolerancia”, insistió.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, advirtió de que la “inmensa mayoría de los españoles” se pueden terminar “enfadando” si no se aplica la Constitución contra los “golpistas” en Cataluña, a los que considera que no se puede “premiar” con nuevos “privilegios”. Además, insistió en que los independentistas quieren “hacer chantaje”, pero esta crisis solo se soluciona “parando el golpe” del secesionismo y buscando, por medio de elecciones, un “nuevo interlocutor” en el Govern. Y cerró su discurso recordando las palabras del primer ministro francés, Emmanuel Macron, señalando que “el nacionalismo es la hoguera donde puede perecer Europa” para defender que no haya ningún tipo de “pasteleo” ni “cambio de cromos” con quienes están en contra de la construcción europea.

El portavoz PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano, que se salió de su habitual tono moderado, inició su intervención “denunciando la violencia policial del 1-O”. “Se pretendió castigar y humillar, fue una vergüenza y quedará en la memoria de los catalanes”, criticó un Campuzano que exigió responsabilidades: “Es imprescindible que se asuman responsabilidades políticas, que el ministro del Interior dimita y que se pida perdón”.

El portavoz calificó de “generosa” la oferta de diálogo de Puigdemont y pido a Rajoy que acepte esta “oportunidad”, porque puede “ser la última”. “A pesar de todo, hubo referéndum y hoy el mundo sabe que Catalunya se ha ganado el derecho a tener su propio Estado”, defendió el portavoz.

Campuzano tildó el discurso del líder de Ciudadanos de “falangista” y se negó a retirar esta descalificación después de que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, le invitara a hacerlo. Estas palabras soliviantaron al líder de Cs, que pidió la palabra, por alusiones, para replicar que “los únicos que han dado un golpe” han sido los independentistas catalanes. “Yo nací en 1979 y soy un demócrata y me están quitando mis derechos estos señores (en referencia al PDeCAT) con dinero público pagado por todos los españoles”, reprochó.

Muy duro fue también el portavoz de ERC, Joan Tardà, al acusar a Rajoy y al Rey de seguir una estrategia de “represión” y alertar de que los soberanistas no darán “ni un paso atrás”, incluso aunque Puigdemont u otros cargos catalanes sean encarcelados por sus decisiones. “Y estamos a las puertas de ello”, remarcó.

“Con toda solemnidad” pidió a Rajoy el líder de Podemos, Pablo Iglesias, que no aplique el artículo 155 de la Constitución en Catalunya, y le reclamó que en su lugar afronte de una vez por todas el “problema político” en Catalunya “desde el diálogo”. Iglesias exhortó al presidente a “dejar de actuar como jefe del PP” y actuar como jefe del Ejecutivo, para “dejar de romper España”. “Póngase al frente de la negociación y no detrás de la Policía y de la ley”, espetó.

Con referencias a Adolfo Suárez, Josep Tarradellas, el líder de Podemos insistió en que “la tradición política” a la que representa Rajoy, “dominante en los últimos 200 años”, “nunca reconoció la plurinacionalidad, pero tuvo que lidiar con ella”. “No tengo hijos todavía, pero me gustaría tenerlos, y me gustaría que conocieran Catalunya como parte del proyecto colectivo que es España”, finalizó. - D.N.