Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

“Por el Pilar, palomas verás”... en Etxalar

la ‘pilarica’, una de las fechas emblemáticas de la caza de torcaces, pasó inadvertida y con mínimas capturas

Un reportaje de Lander Santamaría Fotografía Juan Mari Ondikol - Viernes, 13 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Los cazadores de escopeta también lograron algunas palomas.

Los cazadores de escopeta también lograron algunas palomas.

Galería Noticia

  • Los cazadores de escopeta también lograron algunas palomas.
  • Los palomeros recogen las torcaces que capturaron en las redes.

En un tiempo se decía así, igual que se hace con San Blas y las cigüeñas, porque para el 12 de octubre, festividad de la Virgen del Pilar,laPilarica, ya se habían visto pasar buenas bandadas en su vuelo hacia el sur para pasar la fría invernada. Pero con esto del cambio climático, que lo advertía Bob Dylan cuanto cantaba aquello de the times they are a changing (los tiempos están cambiando) lo que se conoce por la pasa en la cuenca del Bidasoa se ha venido retrasando y las palomas que han superado los Pirineos se han visto reducidas a su mínima expresión para esta fecha antaño tan señalada.

La jornada de ayer transcurrió de la misma forma que en los siete días anteriores, con tiempo espléndido y soleado una vez que las nieblas bajas sucumbieron al calor del sol y con ninguna precipitación. Los vientos se movieron variables, desde el norte que es el que más interesa para la caza con redes en Etxalar, el sur que predomina estos días y algo de oeste. Y las temperaturas por encima de los 24ª casi de verano, que no incitan a las palomas a moverse de los bosques de Aquitania hasta que el tiempo empeore con lo que la migración está siendo muy escasa.

Ayer es lo que ocurrió también en Etxalar, donde se registró una pasa muy temprana en la que trabajaron un poco las redes y los cazadores de escopeta que se sitúan tras ellas también dispararon unos tiros, pero las capturas fueron mínimas tanto para unas como para otros. “Ha pasado un poco de par de mañana pero luego se ha parado y nada, ni pajaricos”, explicó un cazador que al menos volvió con dos torcaces a casa pero lo hizo para el mediodía “visto lo visto”. “Está haciendo muy buen tiempo y las palomas no se mueven, encima tienen comida a punta’pala y ninguna prisa”, afirmaba señalando a la bonancible meteorología como la causa de que hayan cambiado los hábitos de la migración para esta fecha un tanto emblemática.

en las redes En el complejo de las redes también hubo caldico y quietud una vez pasadas las bandadas madrugadoras, los palomeros se dedicaron a revisar el estado de las mallas, a elaborar las paletas de auténtica artesanía con las que engañan y simulan ser rapaces y hacen descender a las palomas y dirigirlas a alguna de las seis redes existentes (“siempre hay algo que hacer”, apunta Laura Elizagoien, la encargada de las visitas guiadas), a atender a loas preguntas de los visitantes (que por la mañana abundaron, en día especial para pasear por el monte) y a pasar el rato.

Ayer capturaron 4 docenas, con lo que ya suman 17 en lo que va de temporada, una cifra bastante optimista de cara a las 139 docenas y 8 palomas (1.676 en total) del año pasado. Las palomas vivas, que se utilizan para la caza “con cimbel” (atadas a un cabo de cuerda) con lo que hacen descender a los bandos, se venden este año en Etxalar a 25 euros y las muertas, a 10 euros.

Precisamente ayer se recordaba que hace 77 años, el 11 de octubre de 1940, en los periódicos escribían que las palomas estaban “muy caras”. “La pasa de palomas estaba resultando buena en cuanto a captura, que se pagaba por ellas, aunque no todos podían aprovechar la abundancia de la oferta. Las palomas procedentes de las pelomeras de Etxalar se vendían a seis pesetas el par, dinero con el que era posible adquirir seis kilos de pan”, se decía. Ahora la pasa se retrasa a mediados de octubre o primeros de noviembre.

Herramientas de Contenido