Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
vecinos

De mayor, calidad de vida

La Clínica Josefina Arregui ha puesto en marcha una unidad de recuperación de la autonomía

Los donativos que se recauden mañana en la Onddo lasterketa se destinarán a este proyecto

Nerea Mazkiaran - Viernes, 13 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Bárbara Pérez (1ª por la dcha), geriatra y directora de la Clínica Josefina Arregui, con parte del equipo de la nueva unidad para recuperación funcional puesta en marcha.

Bárbara Pérez (1ª por la dcha), geriatra y directora de la Clínica Josefina Arregui, con parte del equipo de la nueva unidad para recuperación funcional puesta en marcha.

Galería Noticia

  • Bárbara Pérez (1ª por la dcha), geriatra y directora de la Clínica Josefina Arregui, con parte del equipo de la nueva unidad para recuperación funcional puesta en marcha.

“Con una intervención precoz los mayores pueden recuperar su autonomía”

altsasu- Mañana sábado se celebra la Onddo lasterketa, una carrera que anima a disfrutar del monte que rodea Altsasu en el marco de las ferias de octubre. También es una cita solidaria, ya que los donativos que se obtengan a modo de inscripción se donarán a la asociación Amigos de la Josefina Arregui, que a su vez lo destinará a la unidad de recuperación funcional intensiva y ambulatoria que ha puesto en marcha este centro. Se trata de una iniciativa pionera en Navarra, un nuevo servicio de este centro de referencia en la atención a personas mayores, sobre todo con deterioro cognitivo.

La impulsora de este proyecto es Bárbara Pérez, geriatra y directora médica de la Clínica Josefina Arregui desde febrero. Pero ya ejerció hace diez años en este centro de Altsasu. “Es el lugar en el que más he disfrutado trabajando” asegura. Así, no se lo pensó dos veces cuando le ofrecieron volver.

Al respecto, destaca el trabajo en equipo, con un personal muy estable que realiza un abordaje global, tanto cognitivo como funcional. “La clínica cuenta con especialistas en geriatría, neurología y psiquiatría, por lo que tiene muchas posibilidades. Además, su filosofía a nivel fundacional es dar servicio a la comunidad” destaca. Precisamente, con esta unidad se pretende dar una respuesta a una problemática que va más. Si bien el envejecimiento de la población puede considerarse un éxito de las políticas de salud pública y el desarrollo socioeconómico, también constituye un reto para la sociedad que debe adaptarse a esta nueva realidad, como apunta esta geriatra. “El objetivo es mejorar al máximo la salud y la capacidad funcional de las personas mayores de manera sostenible” apunta. Y es que el fin último es que mantengan su autonomía el mayor tiempo posible y puedan vivir en su casa.

En este sentido, apunta que existen diferentes causas que pueden provocar una pérdida de autonomía, pero que existen dos situaciones de especial riesgo para el desarrollo de deterioro funcional y de dependencia;el ingreso hospitalario y una enfermedad aguda extrahospitalaria como bronquitis o gastroenteritis entre otras. Asimismo hay otras condiciones médicas que provocan un deterioro funcional con alto potencial de crear situaciones de dependencia que también requieren un abordaje precoz como caídas de repetición y problemas psicogeriátricos. “En todas estas situaciones es fundamental realizar una intervención precoz, ya que cuanto más tiempo pase desde la pérdida funcional hasta el inicio de las actividades de recuperación más difícil, o imposible, será volver atrás” apunta Bárbara Pérez.

Dirigida a personas mayores, con o sin patología psiquiátrica, la intervención comienza con una valoración interdisciplinar en la que intervienen un médico geriatra, terapeuta ocupacional, enfermera y fisioterapeuta para decidir el grupo de intervención al que se asigna y las necesidades específicas de cada paciente. Así, hay dos grupos en función de su grado de deterioro. Para los pacientes de intensidad moderada hay dos sesiones semanales: los martes y jueves, de 10.00 a 13.00 horas, con una actividad dirigida por terapeuta ocupacional. Para aquellos de alta intensidad son tres sesiones semanales, lunes, miércoles y viernes, de 10.00 a 13.00 horas. En este caso la actividad está compartida por fisioterapeuta y terapeuta ocupacional por necesitar un nivel superior de intervención.

Además, durante el programa se realizarán al menos dos consultas de seguimiento de geriatría, neurología o psiquiatría, según se precise. “Con una actuación precoz y una intervención de 2-3 meses se puede recuperar el 100% de la actividad previa” asegura esta geriatra. El precio es de 40 euros al día a cargo, por ahora, de las familias, a la espera de un concierto con el Servicio Navarro de Salud.

PRECARIEDADLo cierto es que situación económica de la clínica es precaria. Con un concierto con el Servicio Navarro de Salud para las 21 camas existentes, a 170 euros al día por cama, la cuenta de explotación se cerró con pérdidas el pasado año, en torno a 75.000 euros, que se compensó con donativos. “El pasado año fueron 123.000 euros” apunta el gerente de la clínica, Juan Manuel Vicente. “El objetivo es ser autosuficientes y no depender de las donaciones” observa. No obstante, incide en mostrar su agradecimiento al apoyo, dedicación e implicación de todas las personas, entidades y colaboradores hacia la labor que realiza la clínica Josefina Arregui , y en especial a la labor de su equipo humano como “otra pieza fundamental e indispensable para mantener la calidad asistencial del centro” según destaca.

La nueva unidad se ha ubicado en una sala que se ha preparado en parte gracias al trabajo desinteresado de un grupo de voluntarios de la Asociación Amigos de Josefina Arregui, un espacio donde los mayores trabajarán para recuperar su autonomía en las actividades básicas de su día a día, en algunos casos con diferentes ayudas técnicas como cubiertos adaptados, sillas especiales o adaptadores para ponerse las medias entre otros. Además, se realizará asesoramiento para la adaptación del domicilio y uso de ayudas técnicas así como formación y asesoramiento a familiares y cuidadores.

CARRERALa asociación destinará el dinero donado en la décima edición de la Onddo lasterketa al equipamiento de la unidad, 5 euros a modo donativo por cada persona que se apunte a esta carrera no competitiva de 6,5 km que también se puede hacer andando. Y es que con el fin de animar al mayor número posible de personas, el club Dantzaleku Sakana ofrece también la posibilidad de realizar un paseo por Basoitxi y San Pedro, que estos días lucen de mil colores. En este caso la salida será a las 11.30 horas desde la plaza y medio hora más tarde la carrera, por senderos diferentes o para no entorpecerse. El pasado año se inscribieron 386 personas. Una hora antes, a las 11.00, se disputará el cross escolar de ferias, que ya va por su 38ª edición.

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia