Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Objetivo La Ribera, en el

Sábado, 14 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Alcaldes de Castejón, Corella, Tudela y otras localidades atienden a los discursos.

Alcaldes de Castejón, Corella, Tudela y otras localidades atienden a los discursos.

Galería Noticia

  • Alcaldes de Castejón, Corella, Tudela y otras localidades atienden a los discursos.
  • La presidenta Barjos atiende al discurso de Esparza.
  • Alcaldes y concejales de localidades riberas entre el público.

Entre la pragmática realidad de la “herencia recibida” que señala que el estado de desequilibrio económico, educativo y social de la Ribera tiene su germen en la gestión durante 36 años de “gobiernos de UPN, PPN y PSN”, la acusación de que los regionalistas emplean a “esta comarca como ariete para enfrentar y alimentar el victimismo, manipulando los datos para obtener réditos políticos” (como afirman los cuatro partidos del Gobierno) y la retórica de que “la inmensa mayoría de los riberos son nobles, honrados, leales, se sienten abandonados y ven en el cambio un gobierno de imposición” (que habitualmente claman UPN y PPN) el debate de más de 5 horas sobre la Ribera, celebrado en el Parlamento Foral el pasado 6 de octubre, sirvió para ceñirse a los mismos temas repetidos desde 2015: euskera, canal, TAP y paro. El Gobierno, en la intervención de los vicepresidentes Ayerdi y Laparra, apuntó que en la actualidad la comarca está “invirtiendo la tendencia” del desequilibrio económico (como demuestran las cifras de paro “que desciende en un 12% más que en el resto de Navarra, un 10% y que la media de España un 8%”) y que “estamos en una tendencia positiva fruto de la mejora y la colaboración de todos los agentes”.

Los grupos centraron su retrato en los datos que ofreció CCOO hace un mes y la oposición dibujó una comarca con baja formación, desigualdad, elevadas cifras de paro y pobreza, infraestructuras prometidas y no acabadas, un gran potencial sin explotar y una despoblación creciente, achacando todos los males a los dos últimos años del Gobierno del cambio. Ante este retrato el consejero Laparra (autor del informe de 2014 que primero alertó de esta situación) aseguró que “el victimismo y la crispación son paralizantes, generan frustración y pesimismo ante el futuro” y destacó que con “el cambio político” el presente de la Ribera “es hoy nítidamente mejor en todos los parámetros empleo, desarrollo económico, salud, educación, derechos sociales… gracias a que nuestro norte ha sido la cohesión social y territorial de Navarra”.

la oposición“La Ribera se encuentra en absoluto abandono” con esta frase inició Ana Beltrán (PPN) su intervención para describir la situación de una comarca que, según su opinión, “no interesa al Gobierno porque la Ribera les molesta para su anexión con los vascos y por eso tampoco han dado pasos hacia la gratuidad de la AP-15”. En su discurso acusó al cuatripartito de frenar el desarrollo de la Ribera por “querer cerrar el Polígono de Tiro que da millones de euros a los ayuntamientos” y señaló al alcalde de Tudela (en la tribuna) para decirle “ponga más empeño en reclamar al Gobierno en lugar de cambiar los nombres de las calles del Barrio de Lourdes”. Beltrán hizo hincapié en que las cifras de paro y pobreza son las mismas que en 2014 “¿qué han hecho en estos dos años?”.

Javier Esparza advirtió de la necesidad de “diseñar un plan específico para luchar contra el paro en la Ribera, seguimos sin plan después de 2 años”, al tiempo que aseguró que la situación de la comarca se debe a “una de las peores crisis, unida a la del alabastro, la construcción y la textil”. UPN señaló como vital para la Ribera, el TAP, la Tudela-Madrid, la N- 232 (ambas responsabilidad del Estado), la CAT y el Canal y llegó a acusar a la consejera Beaumont de impedir el desarrollo de la comarca por oponerse a Itoiz. “Se le premió con una consejería como recompensa al sabotaje y al intentar que la Ribera no tuviera futuro. Si no fuera por eso la Ribera tendría el canal terminado, más empleo y riqueza”. Ante esta acusación, Ayerdi en su turno le reprendió diciendo que “no tiene desperdicio lo que ha dicho de Beaumont. Usted, como yo, ha sido consejero de Canasa y lo que ha dicho no tiene nombre”. Esparza apostó también por “ampliar la oferta de la UPNA en Tudela” y concluyó que en la Ribera “no se ha hablado jamás el euskera” lo que le llevó a concluir que “se están alejando cada vez más de la Ribera porque no respetan su forma de ser y sentir”.

Por último, María Chivite (por PSN) acusó a los grupos de “echarse la culpa unos a otros, sin tener una actitud de mejora”, al tiempo de calificar de “marketing” del Gobierno las visitas a la Ribera “como en el caso del Puerto Seco” y apuntó la necesidad de apostar por la educación pública, la ampliación de la UPNA, el TAP, el Canal y de invertir en Sanidad, “la situación sanitaria es consecuencia de años de falta de inversión y de interés”. Por último acusó a UPN de “no haber estado a la altura en los ayuntamientos de la Ribera y ahora exigir lo que no han hecho”.

Todos los grupos incidieron en la potencialidad del turismo de la zona

Desde el Gobierno se defendió la reforma fiscal como “clave” para la mejora de la Ribera

el cuatripartitoComo portavoz de Geroa Bai, Koldo Martínez acusó a UPN de “buscar la confrontación” y usar a la Ribera como “ariete con objetivos políticos”. Destacó que la “emergencia social de la que hablan la crearon ustedes porque desde la Transición han gobernado UPN, PPN y PSN y el cuatripartito lleva dos años”. Pese a ello señaló que la tendencia se había invertido y que el Gobierno había aumentado las partidas en los últimos años y centró las acciones necesarias para revertir la situación en “reactivar el tejidos productivo, crear empleo de calidad y lograr una mayor cohesión social”. Martínez enumeró algunas inversiones como “Puerto Seco, mejoras en Reina Sofía, Autobús de la Vida, nuevos institutos en Ribaforada y Castejón, mejoras en Huertas Mayores, el 100% del coste del Conservatorio, obras en Arguedas, incremento en partidas de empleo social protegido, o en partidas de acción cultural para la Ribera o vial del Instituto, entre otros”.

Adolfo Araiz, en nombre de Bildu, inició su intervención en euskera ante lo cual varios alcaldes y ediles riberos abandonaron la tribuna. En su discurso , recordó cómo “UPN desarrolló en la Ribera su política de grandes infraestructuras”, dejando una serie de problemas ambientales (térmicas, fracking, Ebroquímica...). “¿Qué hicieron Sanz, Otano, Pérez Sola, Campoy, Pegenaute, Torres, Catalán, Yanguas o Casado todos riberos para que no haya estos desequilibrios? Casi 36 años de gobiernos de UPN, PPN y PSN son ellos los responsables, no este gobierno”, aseveró. Además se instó a que la Ribera “diga su opinión sobre los proyectos, sin servilismo ni pasillismo como pasaba con UPN”.

Mikel Buil, de Podemos, se preguntó si UPN y PPN se planteaban el debate “como una disculpa por como está la Ribera” al tiempo que calificó la política de UPN en sus gobiernos de “especulación y hormigón” y indicó al PPN que “pida a Montoro que desbloquee el convenio económico. Es la mejor manera de ayudar a la Ribera” e indicó que las energías renovables han de ser uno de los elementos para el crecimiento de la zona, “hace falta una solución económica a gran escala”. Por otra parte apostó por un mayor desarrollo de la UPNA, de la FP de Tudela y Corella y el cierre del Polígono de Tiro. “las aportaciones del Gobierno suben mucho en porcetanje aunque las cantidades sean pequeñas pero eso dice también mucho de cuánto aportaban los gobiernos anteriores”.

Por último, José Miguel Nuin (I-E) acusó a los regionalistas de no equilibrar nunca los sectores económicos de la Ribera restando fuerza a la construcción que propició buena parte del desempleo. “El 33% de las empresas de la construcción desaparecieron en los últimos siete años, frente al 26% de Navarra. Sabiendo que este sector era tan importante ¿no se les pasó nunca hacer acciones para equilibrarlo? Ha habido años de autocomplacencia e inercia de los gobiernos de UPN en la Ribera” y puso como ejemplo que en Tudela “mandaban al edil de Festejos a las reuniones del Consorcio para el Desarrollo”. Para Nuin “es falso que el cambio en la Ribera sea abandono e imposición como dice UPN, el abandono era la desidia que practicaron durante años. Más allá de la conveniencia del TAP y del Canal ustedes paralizaron ambos proyectos”.

el gobiernoPor el Gobierno intervinieron los vicepresidentes Ayerdi y Laparra (UPN criticó que no hablara la presidenta Barkos). Ayerdi apuntó con cifras las ayudas que del Gobierno a la Ribera como más de 44 millones hasta 2020 para explotaciones agrarias, el 43% de todos las ayudas para pymes navarras, 14 millones a empresas agroalimentarias, la cuarta edición de Orizont o el 30% para del I+D+i de todo Navarra. Ayerdi destacó la puesta del Ejecutivo por el Canal, “aprobaremos la licitación del proyecto de la segunda fase este mes de octubre y en 2018 seremos conscientes de su cuantía económica”. Además se detuvo de forma especial en el potencial turístico “es un sector clave, queremos potenciar Sendaviva, Camino Ignaciano o Ruta Hemingway” y apostó por vincular el sector de la construcción a las energías renovables. Defendió su apuesta por el corredor Cantábrico-Mediterráneo y apuntó que “el Gobierno desea influir en que el corredor Zaragoza- Y vasca sea una realidad, Castejón y la CAT puede jugar un papel muy relevante”.

Laparra señaló que “la crisis y las políticas de austeridad fueron más nocivas en la Ribera” y aseguró que “en 2 años se ha invertido la tendencia. Hay una mejora palpable del estado de bienestar”. En este sentido dijo que “el milagro del ladrillo se convirtió en el ladrillazo”, pero ahora “el desempleo se reduce a un ritmo más rápido (32% frente al 30% de Navarra) y la filiación a la Seguridad Social también es mayor que en Navarra. A este respecto destacó que la participación de la Ribera en formación ha aumentado en 5,5 puntos en cursos y 4,5 en inversión. Igualmente destacó el incremento de la inversión en Sanidad (de 62 a 83 millones), Educación (9,4 millones más de inversión en centros educativos, más dinero para UNED) y en partidas sociales (de 13 a 21 millones). “Todo se ha podido hacer por la reforma fiscal tan criticada;ha sido buena para la Ribera”, y defendió la necesidad de la inmigración “para el desarrollo de la Ribera”.

Herramientas de Contenido