vecinos

Un guía de excepción para redescubrir Olite

Javier Corcín

es un enamorado

de su pueblo.

Su compromiso

POR DIVULGAR LAS BONDADES DE | Olite le ha llevado a escribir libros y a impartir charlas históricas

Ainara Izko - Sábado, 14 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Javier Corcín Ortigosa, profesor jubilado y amante de la historia de Olite, posa junto a la portada de Santa María.

Javier Corcín Ortigosa, profesor jubilado y amante de la historia de Olite, posa junto a la portada de Santa María. (AINARA IZKO)

Galería Noticia

Javier Corcín Ortigosa, profesor jubilado y amante de la historia de Olite, posa junto a la portada de Santa María.

“Olite es un pueblo amable y medio de ensueño, de esos que gusta visitar”

OLITE- Pasear por Olite, una de las localidades más bonitas de Navarra, es una maravilla que se convierte en un lujo cuando se hace de la mano de Javier Corcín Ortigosa, gran conocedor de la historia local. Este profesor jubilado de 62 años, que ejerció su profesión en Caparroso y Olite, es uno de esos sabios cercanos al que le gusta compartir sus conocimientos. Actualmente está colaborando en la edición de un libro sobre la portada de Santa María, restaurada recientemente y gracias a la cual se ha logrado recuperar parte de la policromía medieval que lucía hace unos 600 años.

Corcín avanza que en el libro se repasará la historia de la portada desde el punto de vista arquitectónico, arqueológico, relativo a su restauración o iconográfico. En su caso participará, junto a otros especialistas, en el apartado “difícil y emocionante” que versará sobre “la lectura del mundo de la vid en las arquivoltas y en la portada”. Se trata, según Corcín, de un capítulo “comprometido” al tratarse de una “obra singular”. Y es que “en todo el gótico no hay nada que se le pueda parecer. No hay otro ejemplo”, subraya. En definitiva se trata, bajo su punto de vista, de una “joya” capaz de atraer turismo por sí sola. “En Navarra se han realizado proyectos de restauración importantes, pero nunca que se concretasen solo en una portada y que aportasen la policromía que de la de Olite. Creo que este año, a pesar de que hay un aumento general de turismo, empieza a haber ese goteo de personas que se sienten llamadas por la restauración de la portada, a pesar de que todavía no se le ha dado una divulgación importante a nivel nacional”, comenta al respecto.

Pese a aplaudir el resultado de dicha restauración, considera que la protección “quizás se haya quedado un poco corta”. Rememora que en su niñez jugaba en el espacio del claustro de Santa María, donde había dos pisos construidos sobre el atrio cuya finalidad era, precisamente, proteger la portada. Sin embargo, opina que “si la cubierta que se ha puesto ha sido polémica, imagino que cerrar el claustro como estaba hace 50 años sería más polémico si cabe, pero posiblemente más realista y adecuado”.

Además de esta colaboración, Corcín es autor de un libro sobre bandos municipales de la Guerra de la Independencia, ha coordinado otro sobre el cerero y confitero Elías Gómez y ha enviado varias aportaciones a congresos sobre la nevera o pozo del hielo de Olite o sobre cooperativismo. También ha escrito folletos sobre las iglesias locales o sobre paseos por Olite, que siguen utilizándose hoy en día. Próximamente le gustaría escribir sobre Olite y Ujué, centrándose en la historia, el arte y la romería;sobre la orden religiosa de San Antón Abad;o sobre José María Galdiano, uno de los personajes “más importantes de la primera mitad del siglo XIX en Navarra”, pero que es un gran desconocido para la población en general. Le gustaría dar a conocer la parte del archivo municipal de Olite que contiene información “muy importante y que todavía no se ha estudiado” de entre los siglos XV y XVIII.

la historia olvidadaLlegados a este punto es imprescindible aclarar que el amor que profesa Corcín por la historia y el arte “es innato, pero se ha cultivado estudiando”, admite. Su tío Javier, con quien recorrió media Navarra en Vespa, también tuvo mucho que ver. Y es que “él fue quien metió en casa la primera gran enciclopedia”, recuerda, a la par que repasa la labor de aquellos maestros “de geografía e historia sobre todo” que dejaron huella en su educación. Algo que hoy en día no es tan frecuente, considera. “En la juventud echo en falta la inquietud por la historia y por el arte. Siempre te sorprende alguien que te dice que quiere dedicarse a temas relacionados con la historia o que organizas charlas y ves que, de vez en cuando, aparece algún exalumno;pero no es frecuente y es una pena, porque hoy que parece que tanto se realza la historia, muchas veces se olvida la más cercana”, reflexiona.

Volviendo a Olite, pueblo “amable” y “medio de ensueño, de aquellos que te gustaría conocer cuando estás de viaje” , confiesa que su rincón favorito es la plaza de los Teobaldos al tratarse de un espacio “verde y monumental”.

Este miembro de la Cofradía del Vino de Navarra y de la Asociación El Chapitel, considera, no obstante, que además de promocionar su faceta medieval, Olite tendría que vender otras bondades tal vez más desconocidas, si bien reconoce que “el 80% del turismo viene por el Palacio Real”. No obstante cree que el municipio tiene “otras imágenes de difusión como son las Fiestas Medievales, la Fiesta de la Vendimia, el Carnaval o el Festival de Teatro Clásico”.

En lo concerniente al Palacio Real, cuya gestión valora positivamente, propone “explotar su riqueza” haciendo visitables tanto las yeserías mudéjares como la bodega de palacio del siglo XIII. “Solo con esas dos ideas la visita al palacio ganaría muchísimo”, cree. “Es una forma de darle vida, porque el palacio es un esqueleto”, opina. Además, subraya que “fuera del palacio”, el monumento más visitado de Navarra (dicho sea de paso), “hay vida” y que “Olite bien merece la pena 24 horas”. Por otro lado, apuesta por que se puedan visitar más a menudo la torre de la Iglesia de San Pedro o el Convento de los Franciscanos, que cerró sus puertas en 2014 tras más de 800 años de presencia en la localidad. “Pienso que es el futuro de Olite y lo mismo que se invierte en otros temas, su compra también sería propia de la Administración porque favorece a un sector”, anima.