Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El peculiar acuerdo nuclear Irán-EEUU

Ha incrementado los recursos económicos de los ayatolás y, con ello, su influencia en todo Oriente Medio

Domingo, 15 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Donald Trump, junto a su mujer Melania, comparece ante la prensa en la Casa Blanca.

Donald Trump, junto a su mujer Melania, comparece ante la prensa en la Casa Blanca. (Foto: Efe)

Galería Noticia

  • Donald Trump, junto a su mujer Melania, comparece ante la prensa en la Casa Blanca.

los aspavientos militaristas de Trump empiezan a aburrir a fuerza de repetidos, pero en última instancia sus irritaciones no dejan de estar justificadas. En el caso de los norcoreanos, porque al fin y al cabo se trata de un chantaje: desarme contra ayudas económicas;y en el del Irán, porque a cambio de una renuncia temporal al arsenal nuclear, Teherán está adquiriendo un protagonismo político en el mundo árabe cómo no ha tenido en siglos.

Y ese último caso es un tanto peculiar. Trump, en sus declaraciones -dirigidas, al igual que las del norcoreano Kim Jong-un, ante todo al consumo nacional-, denuncia peligros militares cuándo en realidad las pérdidas estadounidenses en el Oriente Medio son eminentemente políticas.

Porque en el caso del Irán, el acuerdo firmado en Viena en julio del 2015 congeló el desarrollo de la industria bélica persa a cambio del levantamiento de las sanciones económicas occidentales. Esto ha incrementado grandemente los recursos económicos de los ayatolás y con ello, su influencia directa (militar) e indirecta (política y subversiva) en todo el Oriente Medio. Muchos de los relativamente recientes acontecimientos de Palestina, Siria y la Península Arábiga habrían tenido una beligerancia menor y un desarrollo menos antioccidental de haber seguido las finanzas iraníes tan bajas cómo en los años del embargo occidental.

Los aspavientos militaristas de Trump empiezan a aburrir a fuerza de repetidos

La tradicional relación de fuerzas ha sido modificada por la irrupción de un nuevo protagonista: Rusia

Naturalmente, el creciente protagonismo iraní en la zona se debe también a un proceso involutivo de la política estadounidense que se inicia no ya en la era Obama, sino antes. En sí, se trata de dos fenómenos distintos y paralelos, pero que inciden simultáneamente en la misma área y donde la tradicional constelación de fuerzas ha sido fuertemente modificada por la irrupción de un nuevo protagonista: Rusia.

Es un panorama inquietante para los intereses estadounidenses -y de occidente, en general- del que Trump no habla y que hasta ahora tampoco ha tratado seriamente de cambiar a su favor. Solamente ha dejado entrever que podrá denunciar ese acuerdo con Teherán, un paso bastante difícil de dar porque el resto de la comunidad occidental -que ni pretende dirigir ni financiar la contención de las fuerzas radicales y el terrorismo fundamentalista del Oriente Medio- le está sacando buena tajada comercial a la supresión de las sanciones al Irán.

Teherán también está por ahora en el lado ganador, lo cual se evidencia en la escrupulosidad con que está cumpliendo el convenio. Sobre todo, el tiempo juega a favor de los ayatolás porque el convenio expira dentro de 8 años y mientras tanto pueden acumular recursos económicos e ir ganando influencia en el mundo musulmán.

Y dentro de 8 años, si no se producen grandes cambios políticos en Teherán, Irán podrá reactivar su industria nuclear parabélica, aprovechando todos los avances tecnológicos y científicos de estos lustros de pausa. Y de que es muy probable de que lo vaya a hacer, dan fe los excesos de agua pesada que tenía el país y que, en virtud del acuerdo de Viena, Irán sacó de su territorio…., pero manteniendo la propiedad de las partidas exportadas.

Herramientas de Contenido