calle San Antón, 61

El maestro del paisaje Elías Garralda revive en la Galería Michel Menéndez

Se muestran 25 cuadros del fallecido pintor, la mayoría inéditos en Pamplona

Paula Etxeberria - Domingo, 15 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Caserío

Galería Noticia

Caserío‘Robledal’.

pamplona- Elías Garralda. Estés donde estés, te recordamos maestro.Bajo este título, que rebosa cariño y admiración, se presenta la nueva exposición dedicada al fallecido pintor navarro, maestro del paisajismo y de la pintura del natural, que puede visitarse en la Galería Michel Menéndez (calle San Antón, 61).

Un recorrido por 25 cuadros, la gran mayoría de ellos inéditos en Pamplona, que han sido cedidos para la ocasión por la familia del pintor y que suponen una buena oportunidad para revivir la emoción que provoca situarse ante una obra de Elías Garralda (Lesaka, 1926 - Olot, 2012). “Mirando su pintura, te das cuenta de que te encuentras con el maestro. Con el Messi de los paisajistas. Porque nadie le llega. Elías pintaba como lo hacían los artistas de antes, los artistas del siglo XIX, y lo hacía viviendo él en el XX. Su arte es de un nivel y de una sensibilidad que no es nada fácil de encontrar hoy”, dice el galerista Michel Menéndez, emocionado por el reencuentro con el arte de este paisajista, creador de una pintura elaborada sin prisa, del natural, muy tratada.

Paisajes de los Picos de Europa, de Navarra y de la zona de Olot, donde Elías Garralda vivió y murió, se dan cita en esta exposición, que se celebra tres años después de la antológica que el mismo Michel Menéndez dedicó al pintor, pero entonces en la galería que regentaba en Conde Rodezno. “En aquella ocasión pudieron verse cincuenta cuadros que recorrían su trayectoria de inicio a fin, y ahora hemos podido reunir veinticinco obras inéditas la mayoría de ellas para el público navarro. De hecho, ninguno de estos cuadros estaba en aquella antológica”, explica el galerista, quien asegura que “siempre que pueda” hará que el arte de Elías Garralda “salga del mundo de los silenciados, de los olvidados”, para conectarse con el público.

En esta ocasión no hay cuadros de formato muy grande, sino que se ha optado por obras más asequibles, en tamaño y en precios, aunque estos siguen dando fe de la gran calidad artística de este pintor, por ello mismo cotizado. El cuadro más barato de la exposición cuesta 2.000 euros, y el más caro, 8.000.

Cifras aparte, la exposición nos invita a conectar con la naturaleza en todo su esplendor, en composiciones en las que collados, montes, ríos, caseríos, robledales, trigales o amapolas se nos presentan como un refugio y un necesario reencuentro con la serenidad, el tiempo pausado y la belleza.

La exposición puede visitarse hasta el 7 de noviembre, de martes a sábado de 11.30 a 14.00 y de 19.00 a 21.00 horas, y festivos de 12.00 a 14.00 horas (lunes, cerrada).