Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

¿Dónde estabais?

Patxi Repáraz Pérez - Miembro de Batzarre e I-E - Domingo, 15 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Ésta es la pregunta que me hacía estos días después de ver las diversas manifestaciones que se han dado en las últimas fechas contra el proceso catalán, en defensa de la unidad de España y en apoyo a las fuerzas de seguridad. Como republicano e internacionalista que me considero, la actual bandera constitucional me resulta totalmente indiferente (no levanta ninguna pasión en mí, ni a favor ni en contra). Por lo que ver manifestaciones plagadas de rojigualdas y gritos a favor de la unidad estatal;igualmente me parece muy legítimo pero no me atrae en absoluto. Lo que sí me provoca es cierta perplejidad el ver cómo para muchos y muchas el símbolo de su nación se reduce a delimitar un territorio (recuerda a lo de antes una España roja que rota).

La bandera estatal es el símbolo de la Constitución de 1978. Dicho marco legal recoge efectivamente que España es un territorio indivisible (como cualquier otra Constitución de cualquier país, pero en otros países como Canadá o Reino Unido se han realizado referendos de autodeterminación para una parte de la nación) pero además dice muchas otras cosas. Dice, por ejemplo, que la vivienda y el trabajo son un derecho, que España es un Estado social, o que se puede expropiar en favor de los intereses generales. Algunos de estos puntos no se han cumplido jamás, ya que siempre ha habido parados y personas sin techo.

En lugar de nacionalizar sectores estratégicos, se ha ido privatizando, es decir, reduciendo el Estado social. Y lo paradójico es que no he visto a esas personas apoyar u organizar manifestaciones para, por ejemplo, parar un desahucio o para exigir trabajo para todas y todos o en contra de las privatizaciones o a favor de una banca pública. A mí no me dolerían prendas en levantar esa bandera con ellos para esos fines. Les animo a que salgan a la calle a exigir que se cumpla la Constitución de la bandera que tan orgullosos lucen cuando se trata de defender los derechos y la calidad de vida de las personas que vivimos en el país. Eso es para mí un país, las personas que lo componen, no unas fronteras que no existen en la realidad. Pero vosotros a lo vuestro, a sacar la banderita cuando gane la selección y a gritar vivas a España para imponer a los diversos territorios estatales una nacionalidad, en lugar de hacer un país atractivo para todos ellos.

Herramientas de Contenido