San Juan continúa siendo un fortín

invictos el golazo de unai en el 87 prolonga la racha sin conocer la derrota en casa

Lunes, 16 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Unai Lacomba.

Unai Lacomba. (Foto: Iñaki Porto)

Galería Noticia

Unai Lacomba.

Sa n Juan 2

Cortes 1

SAN JUAN Nagore, Julen, Unai, Pablo, Aitor, Borja, Miguel Lezaun (Ibai, min.83), Iñaki, Iriguibel, Íker (Ander Huarte, min.72) y Eneko (Areso, min.62).

CORTES Aguilar, Recio (Embid, min.53), Pascual, Arriazu, Chueca, Cabrejas, Magallón, Herrando, Sánchez (García, min.58), Caudevilla, y Villar.

Goles 0-1, min.3: Magallón. 1-1, min.55: Miguel. 2-1, min.87: Unai.

Árbitro José Luis Angós. Amonestó a Miguel de San Juan y mostró sendas amarillas a Chueca y Herrando, del Cortes.

Estadio Agrupación San Juan. 150 personas.

pamplona- Antes de que los espectadores pudieran acomodarse en las butacas de la Agrupación Deportiva San Juan se les atragantó el café. A los tres minutos Magallón atacó el primer palo y mandó a Nagore a recoger el balón de las redes por primera vez en cinco partidos jugados en el feudo verde. El gol contentó al Cortes y decidieron guardar la ropa pensando que un gol de renta les sobraría. Se equivocaron.

En la segunDa parte, Lezaun plantó el balón en el césped para botar un libre directo escoradísimo, miró hacia la olla buscando rematador y puso la pelota al palo largo con una rosca que dio vértigo a Aguilar y se coló por la escuadra. El extremo diestro, que suma cuatro goles, dio sentido a casi todos los balones que hicieron escala en sus botas fosforitas.

Casualidades de la vida, el 2-1 llegó con Lezaun vistiendo el peto de suplente en el banco. Unai se quedó para hacer la cobertura en un córner estéril a favor de los verdes, cortó la contra en su raíz y oteó el horizonte. Vio a su equipo afilando los cuchillos, preparados para un centro que desatara la batalla en el corazón del área. Pero les ignoró. Tenía en la recámara un proyectil que supo que iba a encontrar la red desde que salió bombardeado de su cañón izquierdo. Unai lo quiso así. San Juan sigue siendo fortín. - Tomás Orihuela