Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Casco rojo

Dovicati

Por Sergio Garbisu - Lunes, 16 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

En la apertura de esta temporada todos esperábamos con ansia la llegada del antiMárquez. Y todos señalábamos al nuevo inquilino del box de Yamaha. El Rainey contra Schwantz del nuevo milenio. Maverick venía de arrasar en la pretemporada y altivo, casi soberbio, proclamaba en público ser el favorito. Otra parte de la atención se iba para Jorge y su desembarco en Ducati. Y con todo este ruido, nadie acertó a fijarse que junto a Lorenzo, un experimentado y frío italiano había recompuesto algo en su cabeza. Dovizioso sonreía tímidamente cada vez que salía a probar el nuevo juguete que el mago de la ingeniería en Ducati, Gigi dall’Igna se había sacado de la chistera. Bien, pues a falta de tres carreras para que esto termine, ahí tenemos al real antiMárquez. El polo opuesto a lo que todos imaginábamos. Porque el último ganador con la marca italiana era Stoner. Y el australiano y Andrea se parecen pilotando como un huevo a una castaña. Es verdad que esta Ducati poco se parece a aquélla. Y lo sabe el maestro Rossi, que la sufrió y la lloró hasta que no pudo más. Pero creo que es lo justo dividir el mérito al 50%. Porque si bien Dovi ha dado un gran paso adelante mentalmente, se ha quitado armadura y escudo en la pelea cuerpo a cuerpo y ha tatuado a fuego el cree en ti miso en su cerebro, nada hubiera podido ser igual sin una moto que como pudimos ver ayer, acelera y tracciona muy por encima de sus rivales, trabaja los neumáticos mejor que el resto en cualquier condición y casi ya no distingue entre tipos de circuito. Y todo esto con un motor que sigue siendo el más potente que se ha hecho nunca.

Quedan solo tres carreras. Y vamos a tener duelo. No el esperado, pero sí uno tan emocionante o más. Habrá que ver qué papel juegan a partir de hoy las órdenes de equipo, porque en Honda ha sido tradición no hacer uso de ellas, pero nadie duda que en Ducati todos van a remar en la misma dirección. Y si llegamos a Valencia con todo abierto y una escuadra italiana bien armada, Marc puede pasarlo mal solo ante el peligro.

Herramientas de Contenido