Hermoso, cumbre en Zaragoza

El navarro cierra la Feria del Pilar y su temporada taurina cortando dos orejas y saliendo a hombros

Lunes, 16 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Hermoso de Mendoza saliendo a hombros por la puerta grande de la plaza de la capital aragonesa.

Hermoso de Mendoza saliendo a hombros por la puerta grande de la plaza de la capital aragonesa. (EFE)

Galería Noticia

Hermoso de Mendoza saliendo a hombros por la puerta grande de la plaza de la capital aragonesa.

Manuel Sagüés


zaragoza- Pablo Hermoso de Mendoza puso fin a su temporada europea con un soberbio triunfo en la última corrida de la feria del Pilar de Zaragoza celebrada en la tarde de ayer. El rejoneador navarro cortó las dos orejas de un toro sobrero de Fermín Bohórquez que se lidió como cuarto bis y, al finalizar la corrida, salió a hombros por la puerta grande del coso de la Misericordia. Con lleno en los tendidos, se lidiaron toros de Fermín Bohórquez (el 4º devuelto, aunque tarde, por flojo) de buen juego en líneas generales. La reseña arrojó este resultado: Hermoso de Mendoza, silencio y dos orejas;Lea Vicens, ovación y ovación;y Mario Pérez Langa, vuelta al ruedo y oreja.

Hermoso ya pudo cortar algún trofeo en el primer toro de la función, pero falló a la hora de matar. En la faena triunfal ante Salvado, cuarto bis de la Ganadería de Fermín Bohórquez y de 554 Kilos de peso montó de salida Barrabás (1 rejón de castigo);en banderillas a Disparate (3 banderillas) y Donatelli (1 banderilla);y para el último tercio a Nevado (tres cortas y un rejón de muerte). Los momentos cumbres de la faena y de toda la tarde los protagonizó Pablo montando a Disparate, con el que además de buenos pares puso la plaza en pie con la suerte de la hermosinas.

toro devuelto a final de faenaLo que sucedió con el toro sorteado como cuarto de la corrida fue muy extraño. El toro de Bohórquez salió con una cojera en una de sus manos, pero el presidente no atendió la fuerte petición para que fuera devuelto. La lidia continuó y el toro fue acrecentando su mermada condición y ese punto de mansedumbre que quizás producto de la propia cojera le hacía refugiarse en tablas.

Después de todo un tercio completo de banderillas montando a Disparate sin opciones de emoción ni lucimiento Pablo se dispuso a finiquitar al toro sin ni siquiera colocar las cortas. Ante el asombro de caballero y público, el presidente sacó el pañuelo verde de forma sorpresiva para devolver al el toro al corral por inválido. Una decisión muy polémica pero que a la postre sirvió para que el de Estella tuviera otra oportunidad de cerrar con triunfo su campaña en plazas de España, Francia y Portugal.

Así fue. Incluso, si ese Salvado no se hubiera venido algo hacia abajo en el final de la exigente faena, el premio podría haber llegado hasta el rabo. A la raza muy transmisora del importante toro se unió un rejonazo de muerte espectacular para certificar la octava puerta grande de esta exitosa Feria de El Pilar, muy recuperada en las dos últimas temporadas.

También se puede considerar como muy buena la puesta en escena del joven rejoneador aragonés Mario Pérez Langa, que dio la vuelta al ruedo en su primer toro y cortó una oreja del toro que cerraba el ciclo del Pilar.