Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Ingenieros de Montes apuntan a razones múltiples y sin conexión en la ola de fuegos que afecta al noroeste

EP - Lunes, 16 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 18:40h

GRAF563. CARBALLEDA DE AVIA (OURENSE), 16/10/2017.- Vecinos de Abelenda das Penas (Carballeda de Avia), realizan labores de extinción. EFE/Brais Lorenzo

GRAF563. CARBALLEDA DE AVIA (OURENSE), 16/10/2017.- Vecinos de Abelenda das Penas (Carballeda de Avia), realizan labores de extinción. (EFE/Brais Lorenzo)

Galería Noticia

GRAF563. CARBALLEDA DE AVIA (OURENSE), 16/10/2017.- Vecinos de Abelenda das Penas (Carballeda de Avia), realizan labores de extinción. EFE/Brais Lorenzo

MADRID. Los ingenieros de montes consideran que sería "más fácil" luchar contra los incendios forestales si se tratara de "una trama organizada" que luchar contra un conjunto temporal de incendios "individuales" y sin, al parecer, conexión entre ellos y que se deben probablemente a una cultura del fuego "inmemorial" en el noroeste de la Península Ibérica.

Así lo considera el decano autonómico del Colegio de Ingenieros de Montes en Galicia, Juan Picos, que ha señalado a Europa Press que la razón por la que aparecen los fuegos en el noroeste es "múltiple" y que lo normal es que "no haya conexión entre los diferentes fuegos".

En este contexto, opina que la conexión de los 200 fuegos registrados en este fin de semana ha sido "temporal" salvo que las investigaciones digan lo contrario y afirma que "no hay una trama organizada", un supuesto que "se ha investigado muchas veces y siempre se ha descartado".

Por ello, insta a "perseguir" a quien queme "una sola hojarasca", a luchar contra las negligencias y tratar de frenar el mal uso del fuego. Además, ha observado que en el noroeste de la Península, también en el norte de Portugal, no hay una gran diferencia en el uso del fuego "desde tiempos prehistóricos", ya que en estas zonas se usa el fuego como herramienta de gestión del monte y la cultura del fuego sigue "muy asentada".

Picos ha asegurado que este mismo lunes, que ha empezado a llover hay gente quemando rastrojos a la puerta de casa y ha destacado que cada año se piden en Galicia 600.000 permisos de quema. "Más los que arden sin permiso", ha añadido.

Por ello, ante la "convivencia íntima del fuego en Galicai desde tiempos inmemoriales" sumado a la coincidencia de vientos y temperaturas muy altas admite que "se puede generar un escenario de catástrofe" y aunque no descarta "gente con mala intención" piensa que no ha habido un uso del fuego coordinado.

En ese contexto, cree que ante las múltiples causas del uso del fuego en el noroeste, sería más fácil luchar contra el problema si se trataran de grupos organizados, de una trama, "igual que en Galicia se luchó contra el narcotráfico".

De hecho, advierte de que hablar de tramas coordinadas y terrorismo de incendios sirve para "exculpar" y "disculpar" a los autores individuales de cada uno de los fuegos.

"No, esto son prácticas individuales que no tienen exculpación posible. La mayoría de las veces no tienen consecuencias, pero se juega permanentemente a la ruleta en áreas con crecimiento excesivo de vegetación y cuando todos los factores se alinéan esto crece de forma exponencial", ha sentenciado.

Por ello, el decano autonómico aboga por no responder con las vísceras y el dolor del fuego sino por afrontar al problema desde la ciencia y con la sociedad.

"Ojalá fuera una trama, sería más fácil de desarticular, pero esto es mucho peor. Esto es más difícil que el trabajo realizado contra los contrabandistas", ha comparado.

Por otro lado, sobre los potenciales efectos en la naturaleza, Picos ha explicado que serán muy diferentes en función de la zona, del origen del fuego, de la duración y la intensidad del mismo y que primero habrá que clasificar las distintas áreas para estudiar la intervención a acometer.

El decano autonómico ha elogiado el sistema público de investigación en Galicia, que ya sabe "bastante de lo que hay que hacer para tratar de corregir los daños y que la recuperación sea más rápida". En ese sentido, confía en la capacidad técnica y el conocimiento sobre el terreno para compensar los daños.

Sobre los efectos, ha apuntado que habrá lugares afectados en los que en solo seis meses habrá que buscar los vestigios del fuego mientras que en otras zonas el daño será "permanente durante décadas.