Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Un Oinez para el disfrute de todos

Miles de personas asisten a Lesaka a la fiesta de la ikastola Tantirumairu en la que, por primera vez, hubo comida para celíacos y actividades para todos los gustos y edades

Un reportaje de Unai Yoldi Hualde Fotografía Javier Bergasa/Juan Mari Ondikol - Lunes, 16 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Fueron muchos los asistentes que portaron esteladas en solidaridad con Catalunya.

Fueron muchos los asistentes que portaron esteladas en solidaridad con Catalunya. (JAVIER BERGASA/JUAN MARI ONDIKOL)

Galería Noticia

  • Fueron muchos los asistentes que portaron esteladas en solidaridad con Catalunya.

Lesaka amaneció ayer con la sensación de que se avecinaba algo grande. Y así fue. El sol apareció, los helicópteros sobrevolaban el cielo de Bortziriak, el medio centenar de autocaravanas y camionetas que descansaban desde el día anterior iban recobrando la actividad y los más madrugadores iban accediendo a los aparcamientos habilitados a las afueras del pueblo. Poco a poco la afluencia de vehículos iba siendo mayor y sobre las diez de la mañana las colas y el atasco de turismos eran ya una realidad. Y es que un año más la fiesta del Nafarroa Oinez volvió a congregar a miles de personas en torno al euskera y a las ikastolas. En concreto este año tocaba apoyar al centro Tantirumairu de Lesaka que lleva más de cuarenta años de andadura y que, bajo el lema Bikin bat in, celebró ayer su segundo Oinez gracias al que espera poder construir un nuevo edificio anexo al actual para poder atender adecuadamente las necesidades de sus alumnos.

“Ha venido mucha gente, de Iruña estábamos fletados unos 200 autobuses”, comentó Enaut Andueza, uno de los conductores de La Pamplonesa. Además, ante el previsible lleno de los estacionamientos a las afueras de la localidad, la organización fijó aparcamientos para coches en Bera donde autobuses lanzadera llevaban a los allegados al recorrido. “Yo creo que la afluencia ha sido masiva tal y como se esperaba”, señaló Enaut, que lleva nueve ediciones desplazando a jóvenes a esta fiesta.

el recorridoA las diez de la mañana se celebró el acto central con el que se inauguró la 36º edición del Nafarroa Oinez y tras él, las cuatro áreas (Arratzubi, Bertizenea, Biurgarai y Uhartea) comenzaron con las actividades programadas. El recorrido de 3,5 kilómetros, algo más pequeño de lo habitual en otras ediciones, fue poblándose con público de todas las edades.

Arratzubi, el primer área, estuvo dedicado a los más txikis que pudieron disfrutar de un espacio con hinchables, camas elásticas y una tómbola. Además, junto a la Casa de Cultura Harriondoa se habilitó un espacio para aparcar las bicicletas que contó con vigilancia durante toda la jornada. Desde la organización habían recordado que la Vía Verde del Bidasoa ofrecía una buena oportunidad para acudir en bici y fueron muchos quienes eligieron acercarse hasta Lesaka pedaleando. Arratzubi también acogió la Erronka, una gincana que enfrentó a los alumnos de las diferentes ikastolas federadas de Navarra en una competición que transcurrió por todo el recorrido y que acabó con la victoria de la ikastola de Sangüesa.

El segundo área lo invadieron rápidamente miles de jóvenes que durante todo el día disfrutaron de artistas de la talla de Oihan Vega, ISEO&Dodosound, Bad Sound System o Trikidantz. Allí, en Bertizenea, se encontraban Asier Zafra y Fermín Rípodas, dos jóvenes de 20 y 27 años que llevan desde muy pequeños acudiendo al Nafarroa Oinez. “Cuando era txiki siempre venía con mis aitas. Ahora disfruto de la fiesta de otra manera”, manifestó Asier. Por su parte, Fermín expresó que, además de la fiesta, “es importante ayudar en lo que se pueda a las ikastolas y profundizar en el uso del euskera”.

Además de la música, durante la mañana también se pudo disfrutar de exhibiciones y talleres. En Biurgarai, un grupo de voluntarios se prestó a pintar las caras de los txikis y a participar con ellos en talleres de manualidades. Para los más mayores, una gran carpa acogió la sidrería en la que comieron decenas de personas al precio de 30 euros.

memoria y tradiciónLa memoria y la creatividad han estado presentes en todas las actividades anuales y también fueron el eje festivo de esta edición. Un ejemplo de ello fue Forjas Brun, ya que el hierro ha sido símbolo del Nafarroa Oinez de Lesaka y que durante la franja vespertina de ayer mostró al público el arte de la herrería tradicional. Con un fuelle de más de 200 años, la séptima generación de Forjas Brun avivaba el fuego para fundir el hierro y después fabricar herramientas a golpe de martillo.

Uhartea, el último área, también fue un punto de reclamo para los más pequeños. En una de las camas elásticas Enara García, una donostiarra de 12 años, subía y bajaba mientras su madre, Nuria Mendibe, esperaba abajo. “Con críos pequeños es difícil moverte de estas áreas”, comentó Nuria, quien señaló que es al primer Nafarroa Oinez al que acuden y destacó “la buena organización” que hay en todos los ámbitos.

catalunya y altsasuEl ambiente festivo y el euskera impregnaron las áreas, el recorrido, la ikastola Tantirumairu y al pueblo de Lesaka en general. Pero la reivindicación también estuvo presente durante la jornada de ayer. La actualidad política no pasó desapercibida y las esteladas se contaban por decenas en el circuito en apoyo y solidaridad con el pueblo catalán. De igual modo, los asistentes no se olvidaron de los jóvenes de Altsasu cuando se cumple un año de la pelea con dos guardias civiles, por la que la Fiscalía pide para ellos un total de 375 años de prisión acusados de delitos de “amenazas y lesiones terroristas”. Las muestras de ánimo se dieron en pancartas y recordatorios, así como en las camisetas de muchos de los asistentes, especialmente hacia Oihan Arnanz, Jokin Unamuno y Adur Ramírez de Alda que continúan en prisión.

apuntes

Comida para celíacos. Por primera vez, el Nafarroa Oinez ofreció comida para personas celíacas. En el área dos se colocó un puesto destacado junto a los talogiles, se preparó comida especial para estas personas y en todas las áreas había cerveza sin gluten.

Punto Lila. El Punto Lila fue un espacio que se habilitó para dar respuesta a cualquier agresión de género. Desde la Federación de Ikastolas incidieron en la importancia de dar respuesta inmediata ante cualquier problema de este tipo.

Autobuses lanzadera. Como el valle en el que está situado Lesaka es estrecho, se establecieron aparcamientos en Bera. Desde allí, autobuses lanzadera acercaron a los asistentes hasta la zona del recorrido.

De víspera. Muchos de los que acudieron ayer al Nafarroa Oinez llegaron a Lesaka el día anterior. El parking de autocaravanas presentó una gran afluencia desde el sábado que también se dejó sentir en las calles del pueblo.

Un nuevo edificio. La actual estructura de Tantirumairu se ha quedado pequeña para los 101 alumnos que alberga. Por ello, pretenden construir un nuevo edificio que cuente con un comedor más grande, un laboratorio, un aula para alumnos con necesidades especiales y oficinas.

Herramientas de Contenido