Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

May y Juncker intentan desbloquear las difíciles negociaciones sobre el ‘brexit’

Boris Johnson mete presión y advierte de que es hora de que la UE y el Reino Unido “tengan conversaciones serias”

Martes, 17 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Theresa May saluda a Jean-Claude Juncker, ayer en Bruselas.

Theresa May saluda a Jean-Claude Juncker, ayer en Bruselas. (Foto: Efe)

Galería Noticia

  • Theresa May saluda a Jean-Claude Juncker, ayer en Bruselas.

Londres- El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, y la primera ministra británica, Theresa May, celebraron ayer una cena informal en Bruselas en la que ambos abordaron la situación de las negociaciones del brexit, atascadas tras cinco rondas de conversaciones. El encuentro, en el que también estuvieron presentes el negociador jefe de la Unión Europea, Michel Barnier, y el ministro británico para el brexit, David Davis, tuvo lugar tres días antes de la cumbre europea de esta semana.

La cena se celebró en el edificio principal de la CE, el Berlaymont, a las 19:00 hora local, sin declaraciones previstas a la prensa tras el encuentro. En la cumbre de líderes, que arrancará el jueves con una primera jornada a Veintiocho, los Veintisiete Estados miembros que permanecerán en la UE abordarán el viernes si ha habido progresos suficientes en las negociaciones del brexit para avanzar hacia la siguiente fase.

En la cena “prevista desde hace tiempo”, según dijo ayer el portavoz comunitario Margaritis Schinas, Juncker y May abordaron “temas amplios de interés europeo y geopolítico común”, más allá del brexit. “Los dos líderes han pedido a los dos jefes negociadores estar ahí, pero el menú político es más amplio que el brexit”, precisó el portavoz, quien recordó que “en el largo plazo y en la agenda del G7 y el G20, el Reino Unido es un socio importante” para la UE.

Durante una rueda de prensa ayer tras reunirse con el primer ministro francés, Edouard Philippe, Juncker eludió comentar qué esperaba del encuentro. “Nunca he entendido por qué los periodistas, incluso los más ilustres, preguntan siempre el resultado de una reunión antes de que tenga lugar. Veré a la señora May, hablaremos y conocerán la autopsia”, bromeó el presidente de la Comisión.

Los Veintisiete confiaban en que para octubre se habrían alcanzado progresos suficientes en los tres ámbitos prioritarios en la primera etapa de las conversaciones: los derechos de los ciudadanos, la frontera irlandesa y el acuerdo financiero entre Londres y Bruselas. Sin embargo, al término de la quinta ronda celebrada la pasada semana en Bruselas, Barnier dijo que no recomendaría a los Veintisiete comenzar la segunda etapa de la negociación, centrada en la futura relación tras la ruptura. “No estoy en situación, dado el estado actual de las cosas, de proponer al Consejo Europeo la semana próxima abrir las discusiones sobre la futura relación”, dijo el político francés.

Por su parte, el ministro británico para el brexit confió en que los jefes de Estado y de Gobierno de los países que seguirán en la Unión den luz verde durante la cumbre al inicio de la segunda etapa de las conversaciones, pese a las declaraciones de Barnier. “Espero que los líderes de los Veintisiete proporcionen a Michel (Barnier) los medios para explorar formas de avanzar”, declaró, y resaltó que pasar a la segunda fase interesa tanto al Reino Unido como al club comunitario.

Sobre la posibilidad de que no se alcance un acuerdo con Bruselas, el ministro británico afirmó que su Gobierno debe estar preparado para opciones alternativas, aunque admitió que no es lo deseable.

Por su parte el ministro de Asuntos Exteriores británico, Boris Johnson, instó al resto de socios europeos a que acepten iniciar “negociaciones serias” sobre el futuro acuerdo entre la UE y Reino Unido. “Nosotros en Reino Unido pensamos que ha llegado el momento de empezar con estas negociaciones. El barco está listo para entrar en el mar abierto”, aseguró dicho el jefe de la diplomacia británica a su llegada a la reunión con sus homólogos de la UE en Luxemburgo. - Efe

Debilidad de la Libra

las empresas piden más claridad

Repunte de la inflación. El brexit es uno de los mayores riesgos a los que las empresas británicas se deben enfrentar en los próximos años, por lo que una mayor claridad en relación a cómo se ejecutará la salida es esencial para que éstas puedan establecer sus planes de contingencia. Al contrario, las negociaciones entre Reino Unido y la UE no logran avanzar a pesar de que el divorcio está previsto para marzo de 2019. Además, desde que tuvo lugar el referéndum en junio de 2016, la libra esterlina se ha depreciado más de un 10% respecto al dólar y más de un 15% en su cambio frente al euro, lo que ha provocado un fuerte repunte de la inflación en el país y el encarecimiento de las importaciones.

Herramientas de Contenido