En respuesta a los medios de comunicación

Gurutze Arregi Mujika - Martes, 17 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Hace aproximadamente un mes, los periódicos navarros volvieron a llenar sus páginas con el relato de “la violación de Alsasua”. En estos artículos pudimos leer lo que podía parecer una novela, con todo lujo de detalles completamente innecesarios y carentes de importancia para los y las lectoras. La novela publicada, con tintes sensacionalistas, morbosos y en algunos casos misóginos, ha sido algo que ha avergonzado al sentido común.

Titulares que condicionan la opinión de los y las lectoras, noticias sobre denuncias falsas en la misma página, artículos enteros sobre detalles irrelevantes y un sinfín de artimañas que en definitiva logran desviar el foco de la atención, haciendo que se olvide que hablamos de una agresión y no de lo que sucedió antes o después.

El testimonio de la persona agredida se pone en entredicho y se juzga su actitud a raíz de conocer los hechos acaecidos esa misma noche, por no ser lo socialmente esperado por parte de una mujer víctima de una violación. Debemos tenerlo claro, lo que pase un minuto antes y un minuto después de la agresión no debería estar en boca de la opinión pública. Este tipo de artículos no son sino un arma del machismo, contribuyendo a rumores sin fundamento, juicios sexistas y opiniones culpabilizadoras, donde una vez más la mujer sale perdiendo.

Que la prensa publique todos los detalles del juicio no tiene un carácter constructivo sino una finalidad sensacionalista y enjuiciadora. En el pueblo de Altsasu, hemos sido testigos de la capacidad de los medios de comunicación para manipular tanto la versión de los hechos como la opinión de las personas, seamos conscientes de ello en todos los casos.