Editorial de diario de noticias

Priorizar las personas y sus condiciones de vida

Aunque Navarra registra la menor tasa de población en riesgo de pobreza del Estado y la mitad de la media de la UE, sigue siendo necesario apostar por la igualdad de oportunidades y la justicia social desde una economía más solidaria

Martes, 17 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

navarra, con un 13%, es la comunidad del Estado con menor tasa de población en riesgo de pobreza, según la Red Europea de Lucha contra la Pobreza (EAPN), que ha situado la media de 2016 en el 28% frente al 23% del conjunto de la Unión Europea. El estudio, que tiene en cuenta los ingresos familiares, las carencias materiales y la intensidad del empleo, advierte además cómo ha aumentado la población en situación de riesgo y cómo hay colectivos que no mejoran su situación. De hecho, en el caso de Navarra, y pese a que su tasa de pobreza sea la más baja del Estado, ese 13% de navarros y navarras que sobreviven en riesgo de exclusión -la tendencia al alza del desempleo de larga duración, la creciente precarización del trabajo y su reflejo en la inestabilidad económica de numerosas familias y la caída de los niveles de bienestar en la hasta ahora muy mayoritaria clase media-, muestra una cronificación de la precariedad y de la desigualdad, que, de no corregirse, podrían amenazar la principal cualidad sobre la que la sociedad navarra fundamenta su capacidad de superación: la cohesión social. Y es ése uno de los objetivos prioritarios de la acción política del actual Gobierno de Navarra: una apuesta de la inversión pública y un cambio en las prioridades de los Presupuestos para garantizar el desarrollo, extensión y cobertura de las políticas sociales y los servicios públicos que garantizan la igualdad de oportunidades y la justicia social. En este sentido, la publicación de estos datos estadísticos sobre la pobreza en Navarra ha coincidido con la demanda de la Plataforma de Entidades Sociales de Navarra (PES), que alberga a más de 150 colectivos, de impulsar un nuevo Pacto Navarro Contra la Pobreza que contemple un cambio de modelo económico para fomentar la promoción de políticas sociales eficaces a través de una justicia fiscal con políticas tributarias justas, progresivas y suficientes. Y con la aprobación en la Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra de una declaración institucional que señala que la economía solidaria -que contempla el comercio justo, el consumo responsable, y las empresas y finanzas solidarias- se plantea como un modelo necesario para los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Porque por mucho que desde UPN, PP o PSN se arengue con grandes banderas de fondo sobre supuestas obsesiones identitarias, los hechos y cuentas demuestran que la prioridad del Gobierno y las fuerzas del cambio siguen siendo las personas y sus condiciones de vida. Y queda aún mucho por hacer.

Más sobre Editorial

ir a Editorial »