Mesa de Redacción

Los que queman la tierra

Por Joseba Santamaria - Martes, 17 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Está ardiendo Galicia -la están quemando, mejor dicho- y los fuegos, más de un centenar de focos que se extienden también a Asturias, León y Portugal y ya han causado cuatro muertos en el Estado español y 31 en el país vecino, pero el desastre es apenas un suceso secundario en el debate político y mediático centrado en Catalunya. Miles de hectáreas de monte, reservas naturales con sus hábitats vegetales y animales, son pasto de las llamas. A estas alturas nadie piensa en un cúmulo de casualidades. Es cierto que las altas temperaturas, inhabituales en estos meses, y la sequedad del terreno contribuyen a la extensión de los fuegos, pero no lo es menos que pese a la dificultad para discernir si un incendio ha sido provocado o no, las estadísticas concluyen que un 65% de los mismos son intencionados y solo un 23% tienen origen en una negligencia o un accidente. Hay pirómanos, imprudentes e incendiarios y son estos últimos los autores de la mayoría de los desastres naturales con fuego. Personas que intencionadamente decide quemar una parcela de terreno para conseguir recalificaciones de suelo incendiado -más aún desde que lo permite la reforma de la Ley de Montes que aprobó el PP con el voto también de UPN en 2015-, compraventa de madera barata, cobrar un seguro o sólo por hacer daño. Pero también hay responsabilidades políticas: Galicia, donde campa a sus anchas el caciquismo rural, ha sido ejemplo de recortes y privatizaciones de los servicios de bomberos y de vigilancia forestal cuyas consecuencias de falta de previsión y de medios humanos y materiales salen a la luz cada vez que se tiene que enfrentar a una catástrofe ambiental como la de ahora. La respuesta del Gobierno gallego del PP es desviar la atención hacia otro lado, por ejemplo Catalunya, mientras se queman sus aldeas, montes y parques naturales. La corrupción también quema la tierra.