Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Apagadas las llamas, los portugueses piden responsabilidades por los fuegos

EFE - Martes, 17 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 21:37h

EPA596. MARINHA GRANDE (PORTUGAL), 16/10/2017.- Vista de varias casas calcinadas tras un incendio forestal declarado en Marinha Grande, centro de Portugal hoy, 16 de octubre de 2017. El centro y el norte Portugal sufren desde el domingo una serie de incen

Vista de varias casas calcinadas tras un incendio forestal declarado en Marinha Grande, centro de Portugal. (EFE/ Paulo Novais)

Galería Noticia

  • EPA596. MARINHA GRANDE (PORTUGAL), 16/10/2017.- Vista de varias casas calcinadas tras un incendio forestal declarado en Marinha Grande, centro de Portugal hoy, 16 de octubre de 2017. El centro y el norte Portugal sufren desde el domingo una serie de incen

Lisboa. Con la ola de incendios que arrasó el centro y norte del país bajo control, los portugueses han empezado a pedir hoy responsabilidades al Gobierno por las tragedias forestales que han dejado este año más de un centenar de víctimas mortales.

El último balance oficial de Protección Civil apunta a que los más de 500 fuegos que se desataron el domingo causaron 41 fallecidos y 71 heridos, que se suman a los 64 muertos y más de 250 heridos que dejó la tragedia de Pedrógão Grande en junio.

El descenso de las temperaturas y la llegada de las precipitaciones ayudaron a los efectivos lusos a terminar de controlar los últimos fuegos a primera hora de la mañana, en el primero de los tres días de luto oficial decretados por lo ocurrido.

Controlada la situación sobre el terreno, voces políticas y de la sociedad civil exigen responsabilidades al Gobierno del socialista António Costa que, a raíz de esta tragedia, se tendrá que enfrentar a la primera moción de censura desde que llegó al poder.

Es una iniciativa que hoy ha anunciado el democristiano CDS-PP, la cuarta fuerza política de Portugal y el partido más a la derecha del Parlamento nacional.

"Decidimos presentar una moción de censura al Gobierno por un fallo grave a la hora de cumplir la función más básica del Estado: proteger a las personas", explicó la líder del partido, Assunção Cristas, quien criticó que el Gobierno no ha aprendido de lo que ocurrió hace cuatro meses en Pedrógão Grande.

Al ser preguntado por esta medida tras su visita a una de las localidades más afectadas, Costa dijo a la prensa que todos los partidos tienen ese derecho, que "forma parte de la normalidad de nuestras instituciones".

La moción de censura del CDS-PP se suma a las crecientes críticas al gabinete de Costa que llegan tanto de partidos de la oposición conservadora como de sus aliados de izquierda en el Parlamento, que le exigen que asuma responsabilidades.

Quien está en la posición más frágil es la ministra de Administración Interna (equivalente a la cartera de Interior), Constança Urbano de Sousa, muy cuestionada desde el incendio de Pedrógão Grande, aunque Costa no ha dejado de reafirmar su confianza en ella.

La continuidad de Urbano de Sousa ha sido discutida incluso por voces socialistas, como es el caso del eurodiputado Francisco Assis, quien consideró hoy que la dimisión de la ministra es "inevitable" y aseguró que la "reacción política" a la tragedia "fue completamente desastrosa".

Las críticas se dirigen también a Protección Civil, a la que se cuestiona por haber reducido los medios de combate durante el mes de octubre, tradicionalmente con una probabilidad reducida de incendios pero que este año presentaba un riesgo mayor por las condiciones meteorológicas.

Además, el país se mantiene a la espera de la reacción del presidente portugués, Marcelo Rebelo de Sousa, que el lunes se limitó a reafirmar la "urgencia de actuar" para estabilizar la oleada de incendios y anunció que, una vez conseguido esto, se dirigirá al país.

Lo hará esta misma noche, después de visitar la localidad de Oliveira do Hospital, una de las más perjudicadas por los fuegos.

Antes de esa declaración dirigida a todos los portugueses, hay convocada una vigilia frente a su residencia oficial en Lisboa, el Palacio de Belém, para demandar que acabe la "inacción" ante la tragedia.

A este acto se suman las manifestaciones convocadas en distintos puntos del país para el próximo fin de semana en solidaridad con las víctimas y para exigir una mayor protección de la floresta lusa.

En las zonas afectadas, los vecinos empiezan a contabilizar los daños causados por las llamas, que han quemado centenares de casas por todo el país, destruido empresas y calcinado miles de hectáreas de masa forestal en un año negro en el que ya se ha detenido a más de 150 personas como sospechosos de haber provocado un fuego.

Herramientas de Contenido