Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

El Gobierno aprobará el decreto del euskera teniendo en cuenta el dictamen del Consejo

Barkos reiteró que la prioridad es que la Administración sirva a una ciudadanía cuya realidad sociolingüística ha cambiado

Txus Iribarren Oskar Montero - Miércoles, 18 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La presidenta, Uxue Barkos, respaldó en el Parlamento la defensa que hizo del decreto su consejera Ollo.

La presidenta, Uxue Barkos, respaldó en el Parlamento la defensa que hizo del decreto su consejera Ollo.

Galería Noticia

  • La presidenta, Uxue Barkos, respaldó en el Parlamento la defensa que hizo del decreto su consejera Ollo.

Pamplona- El Gobierno de Navarra aprobará en breve el decreto del euskera en la Administración al entender que es una normativa que busca -como objetivo de fondo- acortar la brecha entre la falta de atención pública en este lengua (apenas un 1% de las plazas no educativas son bilingües) y una realidad sociolingüística que ha cambiado (un 13% de ciudadanos euskaldunes y un 30% de universitarios) y que, en su forma, ha sido ponderada y centrada en un largo proceso participativo y negociador con opiniones políticas, sindicales y jurídicas dispares. Entre ellas se encuentra la de cuatro de los cinco miembros del Consejo de Navarra (último filtro preceptivo, aunque no vinculante, en materia de legalidad) que cuestionaron parte de los artículos del texto (relativos a la consideración del euskera como mérito en determinados casos), dictamen que según la presidenta Uxue Barkos será tenido en cuenta para introducir las modificaciones que se consideren oportunas. Los grupos que apoyan al cuatripartito respaldaron el decreto -aunque en algunos casos se apuesta incluso por superarlo con un cambio de la ley- mientras que desde la oposición (PSN, UPN y PSN) se reiteró su rechazo haciendo una lectura diferente del informe del Consejo, como lo hizo la parlamentaria socialista María Chivite, que solicitó la comparecencia de la propia presidenta.

En primer lugar, Barkos precisó que “no es grave” que el Consejo de Navarra alerte de lo que estima que no puede ajustarse a la legalidad ya que ese es su cometido, así como que con este proyecto hay voces críticas “por exceso y por defecto”, recoge Efe.

un texto muy trabajadoCon esta iniciativa pretenden “aportar un recorrido y un camino para avanzar en la promoción del euskera también en la administración” ante la demanda social existente, lo que es avalado por el Consejo de Navarra, según Barkos, quien apuntó que existen menos de 160 plazas con perfil de euskera en un cuerpo con más de 16.000 funcionarios. Contrapuso estos datos a otros como los facilitados por la UPNA que reflejan que el 30% del alumnado es euskaldun explican por qué “hay que seguir avanzando” para atender la demanda social, según la presidenta, quien ha criticado la normativa “restrictiva” existente y denunció la “vascofobia” y los “ataques al euskera” desde diferentes ámbitos de gobiernos anteriores.

Barkos recordó que actualmente en la zona mixta el euskera puntúa por debajo del inglés, francés o alemán y en la zona no vascófona la diferencia es aún mayor.

La presidenta, quien reconoció hubiera preferido una reforma de la ley -pero no es posible porque “no existe mayoría”- desmintió que se pueda hablar de discriminación por valorar el euskera como mérito, eso es “un sinsentido”, aseveró. En cuanto al dictamen puntualizó que el Consejo “ha avalado la mayor parte del decreto con su voto favorable” y ha insistido en ningún caso dice que sea “injusto” o “inconstitucional”.

posibles modificacionesRespecto a las modificaciones previstas, manifestó que no puede avanzar cuáles van a ser, pero “con toda probabilidad las va a haber” porque “la del Consejo de Navarra es una aportación a la mejora del texto normativo”. En estos momentos son los servicios jurídicos y de Euskarabidea los que están analizando y viendo cuáles son los elementos susceptibles de ser recogidos. Barkos concluyó remarcando que es un decreto pensado para la ciudadanía, que prioriza los puestos de atención al publico atendiendo a datos de realidad sociolingüística y el conocimiento del euskera de la plantilla.

los partidos

PSN. María Chivite, quien pidió una rectificación ante el informe, dijo que no están dispuestos a admitir que se imponga una lengua y se vulnere la igualdad de oportunidades.

UPN. Sergio Sayas dijo que el Gobierno ha recibido un “sonoro varapalo” con el dictamen, por lo que pidió su retirada.

PPN. Beltrán agregó que lo mejor del informe es que “dice con claridad que tienen intención de imponer el euskera”.

Geroa Bai. Koldo Martínez defendió un cambio normativo porque la ciudadanía navarra euskaldun actualmente no está siendo respetada, ni atendida.

EH Bildu. Bildu renunció a su turno en protesta por las acciones judiciales contra Catalunya.

Podemos. Rubén Velasco vio oportuno tener en cuenta recomendaciones del dictamen mientras no se desvirtúe el fondo del decreto foral que comparten.

I-E. José Miguel Nuin reiteró su apoyo al decreto, que considera “equilibrado” y “responde a la realidad sociolingüística”

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia