Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
informe anual de Ecologistas en Acción

Toda Navarra salvo Pamplona soporta niveles de ozono que 'dañan la salud', los bosques y los cultivos

300.000 habitantes de la Comunidad, la mitad del total, han respirado aire contaminado por ozono durante la primavera y el verano de 2017

D.N. - Miércoles, 18 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 10:16h

Vista general de la central térmica de Castejón.

Vista general de la central térmica de Castejón. (Miguel Ángel Galilea)

Galería Noticia

Vista general de la central térmica de Castejón.

PAMPLONA. La mitad de la población de Navarra ha respirado aire contaminado por ozono, según el Informe sobre la Contaminación por Ozono de Ecologistas en Acción que recoge que toda la comunidad salvo Pamplona soporta unos niveles de ozono que dañan la salud, los bosques y los cultivos.

El cambio climático, el repunte del tráfico, el fraude en las emisiones de los automóviles y la apuesta gubernamental por las energías sucias en detrimento de las renovables figuran entre las causas de este problema, según apunta Ecologistas en Acción en un comunicado.

El informe analiza los datos recogidos en 455 estaciones oficiales de medición de ozono instaladas en toda España, entre ellas nueve situadas en Navarra.

En lo que respecta a la Comunidad Foral, indica que el ozono troposférico es el contaminante atmosférico que año tras año afecta a más población y territorio. Durante 2017 sus niveles se han reducido en general respecto a los de 2016 y 2015, pese al elevado calor primaveral y estival.

El ozono troposférico, u "ozono malo" por contraposición al de la estratosfera, es un contaminante secundario producido por la reacción entre la luz solar y el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos emitidos por los automóviles y algunas industrias. Por inhalación provoca un incremento de los riesgos de enfermedades respiratorias así como el agravamiento de patologías cardiovasculares.

Cuanto mayores son la insolación y la temperatura, y menor es la humedad relativa, más elevadas son las concentraciones de ozono. "Curiosamente, se aprecia más en lugares alejados de las fuentes de emisión por lo que se concentra más fuera de las ciudades que en su interior;teniendo en cuenta estos factores, las mayores concentraciones de ozono se registran en la Ribera", explican desde el Gobierno de Navarra.

Al respecto apunta que la contaminación generada desde Pamplona, las autopistas y autovías y las centrales térmicas de ciclo combinado en Castejón se extiende por el territorio afectando a zonas más alejadas y rurales en la forma de ozono troposférico.

Tomando como referencia el valor recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el aire contaminado por ozono ha afectado en 2017 a la mitad de la población, y a todo el territorio navarro salvo Pamplona.

Si se considera el valor objetivo establecido por la normativa, más laxo que la recomendación de la OMS, no habría población que respirara aire contaminado por encima del objetivo legal, a diferencia de lo ocurrido en periodos anteriores en Navarra.

La organización ecologista sostiene que la contaminación por ozono debería abordarse como un problema sanitario de primer orden. En este sentido señala que la Agencia Europea de Medio Ambiente ha estimado en 1.600 las muertes prematuras en el Estado español en 2014 por la exposición a niveles como los registrados en toda Navarra salvo Pamplona durante 2017.

Añade que aunque los Planes de Mejora de la Calidad del Aire para reducir la contaminación son obligatorios según la legislación vigente, en el caso del ozono, el Gobierno de Navarra "lleva una década omitiendo la elaboración y aplicación de dichos planes, en la zona de La Ribera, donde en años pasados resultaban preceptivos".

Esa "negligencia está poniendo en peligro la salud de sus 190.000 habitantes", aseveran.

Entre las medidas para reducir la contaminación del aire por ozono citan la disminución del tráfico motorizado, la reducción de la necesidad de movilidad y la potenciación del transporte público, así como la adopción generalizada de las mejores técnicas industriales disponibles, la sustitución de los disolventes orgánicos por agua y la reducción drástica de la generación eléctrica en centrales térmicas.