Paco Ocaña presenta hoy su primer poemario, ‘Vértice del sueño’

La Casa de la Juventud acoge a las 19.30 horas el acto, que contará con narración y música en directo

Ana Jiménez - Jueves, 19 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

pamplona- Tras el rescate de un puñado de cuadernos que permanecían ocultos en el silencio nació Vértice del sueño, el primer poemario de Paco Ocaña. El fotógrafo navarro ha reunido en una esta edición varios poemas que escribió durante las últimas tres décadas, en un libro que presentará esta tarde en la Casa de la Juventud de Pamplona, a las 19.30 horas y con entrada libre. Será un acto en el que Fernando Eugui y Jaime Malón pondrán su voz a los escritos y Ekhi Ocaña -flauta travesera-;Edurne Aizpún -arpa celta-;y Urko Ocaña, guitarra;el hilo musical que completará el encuentro.

“Siempre he escrito, de hecho algunos poemas fueron publicados en revistas literarias locales en los 90, otros han sido leídos en círculos reducidos...”, manifiesta Ocaña. Sin ninguna pretensión de publicación, hasta que durante su última muestra fotográfica, Crónica y Memoria, que acogió la Ciudadela hace unos meses, un encuentro y charlas con miembros del Ateneo navarro puso en marcha el proyecto.

Con los cuadernos recopilados, llegaron algunas dudas, ya que algunos de los poemas estaban firmados bastantes años atrás. “Te planteas qué sentido pueden tener hoy en día unos poemas escritos en los años 70, en los 80... Pero la gente los leía y parecía que funcionaban y tenían cabida”, apunta Paco Ocaña. Así, el poemario consta de “tres grandes partes” -separadas por fotografías, suyas también-, que muestran un reflejo de “diferentes épocas y momentos personales”.

En cuanto a enfrentarse de nuevo a los textos con tiempo de por medio, Ocaña valora que “mi escritura ha evolucionado: al comienzo profundizaba mucho en las impresiones y sensaciones... pero los últimos poemas son más largos, cuentan incluso una historia”. En ese sentido, el navarro opina que influye “todo lo que uno va conociendo, las lecturas, la música que escucha... Con ello evoluciona tu escritura”. Por ejemplo, en parte del poemario, “escribo de forma intuitiva y metafórica”, mientras en otra “me baso en el soneto, hay métricas, ideas que desarrollar...”.

Según define, Vértice de un Sueño no cuenta con una temática concreta, sino que son poemas que surgieron “a altas horas de la madrugada, desde cierta inquietud, o alegría, encontrando algo que me motivaba a escribir... Son vivencias mías, influenciado por lo que sentía en ese momento”. En gran parte de los textos, Ocaña ve una característica común: “el juego con la imagen, con la metáfora y el contar historias a través de esa imagen”. Así, “la noche se convierte en una metáfora, aunque no hablo propiamente de la noche... Es más un hablar de lo contrario al sueño, el escribir”, bromea.

fotografía y poesía Según desvela el autor, su interés por la poesía, tanto desde la lectura como la escritura, se ha volcado de alguna manera también en su faceta como fotógrafo, ya que “he intentado transmitir aquellos autores o poesías que me impresionaban a través de juegos con los títulos de mis fotografías”.

En cuanto a su trabajo en teatro, “he realizado varios montajes poéticos, con obras de García Lorca o Benedetti, por ejemplo, que me llamaban la atención”. Porque, al final, “todo influye, la vida es una mochila donde metes todas las influencias, lecturas, música... Y eso sale de una manera u otra”, reflexiona.

En cuanto al acto de esta tarde, su primera presentación como poeta, Paco Ocaña destaca que va a contar con dos padrinos de lujo: José Luis Allo, del Ateneo, “una persona que me ha empujado mucho con todo esto”;y Marina Aoiz, “una gran poeta que ha publicado varias obras y que además me ha escrito el prólogo, y le estoy muy agradecido”.

Sobre si en un futuro volverá a probar suerte en el mundo de la poesía, Ocaña concluye que “no depende de la inspiración, sino que es el tiempo el que marca mi ritmo”... Porque la suya es una escritura que surge, y que reposa. De momento, en Vértice del sueño está el primer acercamiento a la evolución artística y personal de Paco Ocaña.