Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

la carta del día

Seny catalán

Por Carlos Villanueva Erro - Jueves, 19 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Se están haciendo múltiples interpretaciones del discurso de Puigdemont del martes. Incluso los políticos de los partidos nacionalistas españoles lo están calificando como poco entendible y le piden que aclare el sentido del discurso. Será porque lo hizo en catalán y estos no lo hablan, ni siquiera en la intimidad.

¿No queríais seny? Pues taza y media. Esto es lo que se reclamaba en la manifestación del domingo protagonizada por una persona que, con todos los respetos hacia ella, a falta del protagonismo político en su país, mata el gusanillo allá donde le dan oportunidad (recordad que también lo contrató UPN para que nos dijera a los navarros a quién teníamos que votar). ¿No pudieron encontrar una, entre todas las personas que asistían a la manifestación que supiera el nombre de la presidenta del Parlament?

Pero a lo que vamos. Nuevamente gol por la escuadra en el último segundo. Espectacular el análisis de Gabriel en el Parlament y de los representantes de Òmnium Cultural y ANC. Lección de seny y otra batalla ganada.

A los que tienen prisa por culminar el proceso, les diría que Cataluña y España están en una disyuntiva compleja a la vez que histórica, y que se está jugando el futuro no solo de esos dos países sino de varios más, durante décadas o siglos, tanto dentro como fuera del Estado español. Ante este enorme desafío no valen las urgencias que pueden desbaratar posiciones, y las utopías, romanticismos y pasiones tienen que venir acompañadas de un enorme sentido común que las complementen y las vehiculicen, y en esta línea se enmarca la postura del gobierno catalán.

Es evidente que los independentistas han ganado la batalla inicial de la calle, con un margen suficiente como para permitirse un respiro con objeto de consolidar posiciones. Este respiro puede tener consecuencias negativas en cuanto a las pérdidas de apoyo de parte de la calle, pero creo que vale la pena correr ese riesgo y ser conscientes de que el futuro de Cataluña no va a depender de la velocidad del proceso, sino de la consistencia del mismo.

Los conflictos no se ganan con un avance desordenado sino con pasos firmes concretos y asegurando la posición después de cada avance, y esto es lo que ha hecho el gobierno catalán, con lo cual se da por ganada también la batalla parlamentaria, dejando una vez más al Gobierno central en una disyuntiva compleja ya que sus alternativas se reducen cada vez más, y así como la pifió en la represión absurda del referéndum, se queda sin argumentos democráticos para enfrentarse con un país que solo quiere dialogar.

De momento el proceso, tal y como está planteado, tiene implicación más allá de las fronteras del Estado español. Estamos en el 2017 y en un estado integrado en todas las alianzas en Europa y el mundo. Cualquier represión violenta va a tener una repercusión mundial. Líderes europeos y organizaciones a nivel mundial se están movilizando para arbitrar una solución que satisfaga a las partes. Supongo que nadie sabe cuál va a ser el final del tema, pero creo que en esta partida Cataluña tiene sus posiciones consolidadas y ahora se trata de que el Estado español salga del enroque, mueva ficha y aprenda de una vez por todas dos lecciones:

Que no se puede machacar la dignidad de un pueblo, tal y como está haciendo el PP desde el 2006 sin esperar respuesta contundente.

Que llevan muchos años negando una evidencia, y que difícilmente se pueden dar soluciones a los problemas si el diagnóstico en el que se basan no se corresponde con la realidad.

Herramientas de Contenido