Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

vecinos

Albóndigas de cordero, cazuelica de oro

La Cocina de Álex Múgica gana por cuarta vez la Semana de la Cazuelica y el gastrobar Las Migas y Taberna Cocotte logran el 2º y el 3er premio

Laura Garde / Iban Aguinaga - Jueves, 19 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La Cocina de Álex Múgica, el gastrobar Las Migas y Taberna Cocotte se llevaron los tres primeros premios de la XVI Semana de la Cazuelica.

La Cocina de Álex Múgica, el gastrobar Las Migas y Taberna Cocotte se llevaron los tres primeros premios de la XVI Semana de la Cazuelica. (Iban Aguinaga)

Galería Noticia

  • La Cocina de Álex Múgica, el gastrobar Las Migas y Taberna Cocotte se llevaron los tres primeros premios de la XVI Semana de la Cazuelica.

pamplona- “Llegar a la final ya es un premio y ganarla, una lotería”, sentenció Álex Múgica, de La Cocina de Álex Múgica (calle Estafeta, 24) y ganador del premio de oro de la XVI Semana de la Cazuelica. Para el cocinero, todas las cazuelas presentadas este año han sido extraordinarias: “Ganar solo depende de pequeños matices. Todos tendríamos que estar contentos. En la Semana de la Cazuelica cada uno tiene que hacer su cocina lo mejor posible y transmitir al cliente sus creaciones para que las disfrute”, expresó con una sonrisa.

Es la cuarta vez que Álex Múgica consigue el primer puesto -este año, una noche en Arantza Hotela, hotel de cinco estrellas ubicado en el entorno natural de Arantza-, y esta vez lo ha hecho con una cazuelica de albóndigas de cordero. “Nos hemos presentado las dieciséis ediciones. Este año, la cazuelica ha funcionado muy bien, así que la mantendremos”, aseguró Múgica.

El cocinero explicó que el proceso de creación de los platos “no es fácil”: “Siempre damos muchas vueltas a lo que vamos a hacer. Además, llega un momento en el que no sabemos ni cómo cambiar, está todo muy machacado”. Así, para la XVI Semana de la Cazuelica, La Cocina de Álex Múgica tenía otro plato previsto: canelones de ajoarriero. “Hicimos varias pruebas. Teníamos que comprobar cómo quedaba el concepto que iba a valorar el jurado, que en este caso es la cocina tradicional. No terminó de cuajar y decidimos apostar por la carne. El cordero es muy típico de Navarra y a las albóndigas les dimos sus matices”, esclareció el chef.

Para el ganador, la cocina tradicional y la moderna deben tener cabida al mismo tiempo. Sin la primera, la segunda no podría desarrollarse: “Lo tradicional tiene que seguir existiendo. Además, sigue gustando. Y lo moderno tiene que avanzar desde el punto de vista técnico y el gastronómico. Es una motivación para que la evolución de la cocina esté a la altura de la sociedad de hoy en día”. Álex Múgica no supo decantarse por una de las dos porque en sus fogones combinan ambas. “Mis platos más vanguardistas están basados en la cocina tradicional. Vengo de una familia de hosteleros muy tradicional y no puedo desprenderme de ello. He aprendido de ellos”, reflejó orgulloso. La faceta más vanguardista de la gastronomía la definió como recreativa y divertida, una cocina con la que jugar y probar hasta dar con el resultado bueno.

Respecto a la Semana de la Cazuelica, Múgica apuesta por un cambio de fechas: “Suele coincidir con el puente del Pilar y los clientes de Pamplona, fieles y asiduos, suelen aprovechar para pasar unos días fuera. Sí que vienen turistas, pero ellos no saben que es la Semana de la Cazuelica. Aquí la gastronomía es muy valorada. Me gustaría que se valorase en la próxima edición”, concluyó.

segundo y tercer premioEl jurado finalista -formado por Javier Díaz, cocinero del restaurante Alhambra, David Palacios, presidente del Consejo Regulador Denominación de Origen Vinos Navarra, y Luismi Lacar, cocinero del Restaurante Arotxa de Legasa- aseveró que tomar la decisión fue “muy difícil” por el alto nivel de las cazuelicas y el atrevimiento que los hosteleros manifestaron al realizarlas.

De esta manera, el segundo premio, el de plata, fue para Teresa Gil, del gastrobar Las Migas de Iturrama por su pochas con callos y morros. El año pasado, Gil se alzó con el primer puesto: “Cualquier premio es un impulso importante para seguir”, afirmó. Para ella, apostar por la gastronomía tradicional es esencial porque es la base y la raíz de nuestra cocina.

Por último, el premio de bronce fue para Taberna Cocotte (calle Estafeta, 81) por su cazuelica llamada Vaya morro.

Herramientas de Contenido