David Ruiz exentrenador de la peña sport

“En el fútbol mandan los resultados actuales;los títulos y los ascensos quedan atrás”

Mientras la Peña busca el relevo, David Ruiz se despide del equipo de su ciudad con dos ascensos a Segunda B y dos títulos de Liga en sus tres años en el banquillo

M.J. Armendáriz Oskar Montero - Viernes, 20 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Pie de foto. Pie de foto. Pie de foto.

Pie de foto. Pie de foto. Pie de foto.

Galería Noticia

Pie de foto. Pie de foto. Pie de foto.

pamplona- El casillero de puntos a cero después de nueve jornadas ha desencadenado la destitución de David Ruiz. Un hombre de la casa, que se veía con posibilidades de dar la vuelta a la situación en un club al que le ha dado muchas alegrías como jugador y entrenador. Como peñista que es, dice que seguirá “queriendo que gane la Peña, iré al campo y animaré como un aficionado más”. Vicente Castillo se marcha con él y Juan Sáenz se queda al frente hasta encontrar nuevo entrenador.

¿Cómo encaja la noticia?

-Te da pena porque en junio parecía que eras Guardiola y ahora parece que no eres nadie. Sin embargo, todos sabemos en qué club estamos y en qué situación. Siempre ha sido difícil la Segunda B para la Peña. Es la primera vez que me destituyen y te quedas con pena, pero seguro que con el tiempo aprenderé de esta situación.

Dos ascensos y dos títulos en tres años. ¿El fútbol no tiene memoria?

-Mandan los resultados de esta temporada. Los títulos y los ascensos quedan atrás. Me da pena porque el cuerpo técnico, Juan, Vicente, Gonzalo y yo, estábamos haciendo buen trabajo. Pero no estábamos teniendo suerte de cara a gol y es lo que toca.

¿Le cuesta más asimilar la decisión?

-Los jugadores, a pesar del inicio, todavía estaban enchufados y competíamos. Lo demuestra cómo jugamos la primera parte en Bilbao, después de ocho derrotas. Pero la cabeza no está bien y cuando nos metían un gol costaba levantarse. Igual eso nos podemos echar en cara en el cuerpo técnico: no saber controlar esa situación. Esperemos que la persona que venga dé en la tecla en el aspecto psicológico, porque por lo demás el equipo compite y los jugadores trabajan bien.

Con un presupuesto tan modesto, ¿la Peña esperaba estar más arriba?

-Sabíamos que éramos el club con menos presupuesto de la categoría. Si se consigue la salvación, será un gran logro tal y como está el club. La temporada pasada nadie pensaba que íbamos a subir y le vino muy bien al club para sanearse. Eso es lo importante.

¿Cómo se encuentra?

-Con pena de no poder continuar con el proyecto, pero también liberado de tantos años metidos en el mundo del fútbol, porque empecé con 18 y tengo 36. Se me va a hacer raro no entrenar, pero intentaré aprovechar el tiempo y limpiar la cabeza. A mi familia le da pena, pero también alegría tenerme más tiempo en casa.

¿Seguirá con ilusión por entrenar?

-Ahora mismo no me apetece, pero a los entrenadores en un club no se les acaba la vida. He tenido la suerte de empezar en un club potente, pero hay más equipos en los que poder engancharse. Supongo que me volverá el gusanillo y las ganas de demostrar que lo conseguido en la Peña se puede alcanzar también en otros equipos. Será imposible entrenar más cerca de casa (a tres minutos andando) y complicado encontrar un equipo con un nivel como la Peña en Tercera, pero hay que estar abierto a todo.

¿Es difícil ser entrenador en casa?

-En Tafalla me han respetado y nadie me ha criticado personalmente. Pero se hace duro tener a alguien cercano que no quiere que sigas. Prefiero no saber, porque pones cara a todo el mundo. Cuando vas bien todo el mundo te abraza y eres un héroe y cuando va mal, sólo te apoyan unos pocos. De todos modos, agradezco al club la oportunidad y esta mañana tenía el móvil lleno de mensajes del fútbol navarro, de entrenadores, de excompañeros, de jugadores, del entrenador del Castellón, de equipos a los que has eliminado... No me lo esperaba y se agradece mucho. He intentado ser respetuoso a donde he ido y dejar el nombre de Tafalla bien alto.