Tortura, apoyo, resiliencia

mikel saiz - Viernes, 20 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Las actrices June San Millán y Violeta Silvar sujetan el carte de 'Una extraña aventura'.

Las actrices June San Millán y Violeta Silvar sujetan el carte de 'Una extraña aventura'. (MIKEL SAIZ)

Galería Noticia

Las actrices June San Millán y Violeta Silvar sujetan el carte de 'Una extraña aventura'.

Venidas de diferentes disciplinas como la danza, la música y, sobre todo, el teatro social, las componentes de Amuart Antzerki Taldea se han juntado por primera vez movidas por una inquietud común: crear una obra a partir del libro de Eva Forest Una extraña aventura. Y, a partir de ahí, nace la puesta en escena del mismo nombre que estrena este fin de semana –mañana y el domingo– en la Escuela Navarra de Teatro. Sobre el escenario, la tortura que sufren las mujeres centrará la trama de la función, donde se irá mucho más lejos para abordar temas tales como la atmósfera de apoyo, sinceridad y compromiso que se genera cuando las mujeres se juntan para hablar de los aspectos más sensibles de sus vivencias y la capacidad humana de sobreponerse al trauma, en definitiva, la resiliencia.

La obra adaptada refleja a un grupo de mujeres a las que les ha ocurrido un acontecimiento extraordinario, sorprendente e inesperado. Todas han llegado a una situación límite que les ha conmovido y ha puesto de relieve aspectos ignorados de la existencia. Pero no están derrotadas;al contrario, acaban de despertar. Saben que aquello que cuenten en sus reuniones seguramente ya no lo contarán en ninguna otra parte. Y es que el riesgo de no ser creída es la clave de muchos silencios. "La obra ahonda en la realidad de la tortura, pero no va a la agresión concreta, sino a todo lo demás, a la atmósfera que se fija en la memoria y a cómo es después cuando se comprueba que se han roto los esquemas cotidianos", comenta June San Millán, quien junto a Violeta Silvar, Blanka Ruiz y María Zapata ha querido utilizar el teatro como "una importante herramienta de incidencia social" para transmitir valores y fortalezas humanas "como pueden ser la resiliencia, la empatía o la solidaridad".

Hace un año y medio que comenzó su aventura y a lo largo de estos meses las actrices han contado con la colaboración de personas que desde la música, la psicología, el teatro del oprimido, el feminismo o la propia experiencia de la tortura les han ayudado "desde sus perspectivas y sensibilidades y con una enorme generosidad a tejer esta adaptación desde la riqueza que suman todas estas aportaciones". "Lo que se construye desde lo colectivo siempre refleja mejor la realidad", sostiene San Millán. Para trasladar todo esto al público, se ayudarán de textos, danza, música y un decorado que tiende al minimalismo. "Vamos a utilizar todos los elementos artísticos que conocemos no solo para denunciar y transmitir una realidad que hoy en día sigue ocurriendo, sino para hablar sobre la superación y el aprendizaje que conlleva superar estos traumas", apunta Silvar.

Otro de los objetivos de estas actrices era poner en valor la figura de Eva Forest, una autora que en boca del escritor y dramaturgo Alfonso Sastre antepuso su lucha a su talento. "En esta obra, en la que se combinan tanto su lucha como su talento a la perfección, es donde encontramos su enorme sensibilidad, su humanidad y su talento", señala San Millán, para añadir que Forest "solía referirse a la tortura como el largo viaje, la extraña aventura" y que durante años "profundizó y trabajó en este tema tabú desde una labor minuciosa en la recopilación de testimonios". "Más allá de la encomiable tarea que llevó a cabo y de su propia experiencia de ser torturada, su sensibilidad, su humanidad y su manejo del lenguaje hicieron de Una extraña aventura un texto que trabaja aspectos humanos pocas veces tratados con esa profundidad y, lo que para nosotras es un valor añadido, lo hace además en femenino", recalca.