Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

El Parlamento devuelvla ley de Policías y obstaculiza el desarrollo de la Policía Foral

Podemos e Izquierda-Ezkerra, junto a UPN, PSN y PPN, rechazan el proyecto

Beaumont defiende la negociación y afirma que el objetivo era modernizar la organización de los Cuerpos de Navarra

Jesús Morales Javier Bergasa - Viernes, 20 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La consejera de Interior, María José Beaumont, tras la votación que supuso la devolución del proyecto de ley.

La consejera de Interior, María José Beaumont, tras la votación que supuso la devolución del proyecto de ley.

Galería Noticia

  • La consejera de Interior, María José Beaumont, tras la votación que supuso la devolución del proyecto de ley.

PAMPLONA- El proyecto de la Ley de Policías de Navarra, planteado por el Gobierno foral como la base para desarrollar íntegramente el Cuerpo autonómico y aspirar a un modelo de exclusividad mediante la adopción de competencias que actualmente comparte con la Guardia Civil y la Policía Nacional, fue ayer devuelto al Ejecutivo con el rechazo de Podemos e Izquierda-Ezkerra, que se ampararon en la falta de acuerdo con los sindicatos, y de los tres partidos de la oposición. La retirada del proyecto mantendrá vigente la Ley 15/2015, que ha venido siendo cuestionada por la totalidad del arco parlamentario, entre otros motivos, por lastrar la operatividad del Cuerpo autonómico.

El proyecto, que decayó al salir adelante la enmienda a la totalidad del PSN, con la abstención de Podemos y los votos en contra de Geroa Bai y EH Bildu, fue defendido por la consejera de Interior, María José Beaumont, quien afirmó que se les puede “acusar de no haber llegado a acuerdos, pero no de no haber negociado”, ni de haber tratado de presentar “la mejor ley de Policías posible”. El objetivo era lograr una policía integral y con plenas competencias, aseveró Beaumont, quien insistió en que se busca organizar todas las policías de forma “más moderna y adaptada a los tiempos” y “sin dar la espalda” a la realidad social del territorio.

En la defensa de la enmienda del PSN, Inmaculada Jurío, dijo que “el proyecto no es bueno, existe una ley válida para regular a las Policías” y se dirigió a Adolfo Araiz (EH Bildu), diciéndole que “se ha bajado los pantalones” esta semana al presentar junto con Geroa Bai una oferta a dos sindicatos para que “la consejera no viera que su proyecto era devuelto”. En su turno posterior, y tras ser criticada por ambas formaciones, retiró el comentario.

Por UPN, Sergio Sayas pidió que la consejera dimita o sea cesada porque “no tiene otra salida”, tras acusarla de no haber buscado el diálogo, de tener una actitud “terca y prepotente” y de ceder “en el tiempo de descuento para sacar la chequera para ver si compraba voluntades”. A pesar de todo ello, mostró su disposición a negociar un nueva ley.

Desde el PPN, Ana Beltrándestacó el rechazo de los afectados y la mayor parte de los partidos a este proyecto y reprochó a la consejera que “nunca ha tenido una voluntad real de negociar”, sino al contrario, una actitud “dictatorial”. El objetivo de este proyecto es “crear una policía politizada” y “sacar a la Guardia Civil y la Policía Nacional de Navarra”, según Beltrán, quien también pidió la dimisión de Beaumont.

En la defensa de la enmienda de Podemos e I-E, Carlos Couso puso de manifiesto que nadie ha sabido dar una razón de por qué los derechos y las condiciones de trabajo de un colectivo están en una ley. Eso unido a que no se ha logrado que la mayoría sindical apoye lo recogido en el texto es lo que les lleva a mantener su rechazo. El parlamentario de Podemos ha cuestionado la forma en la que se ha planteado la negociación y pidió al Parlamento que se dedique a hacer una ley que defina el modelo policial.

Por su parte José Miguel Nuin (I-E) dijo que nadie se puede sorprender de su postura porque desde el principio habían exigido que el texto contara con un respaldo sindical que no ha llegado. Remarcó el rechazo “no es una bofetada a la sociedad, sino una “oportunidad perdida para mejorar aspectos negativos de la ley de 2015” y aunque puede haber habido “manipulación y juego sucio”, ellos tienen “la conciencia muy tranquila”.

En el turno en contra, Patxi Leuza (Geroa Bai) recalcó que no se puede legislar cediendo a intereses particulares frente al interés general. Ha justificado su voto en contra señalando que la ley propuesta es “necesaria para que la Policía Foral pueda ser integral, de referencia, la Policía de Navarra”.

Adolfo Araiz (EH Bildu) advirtió de que “el panorama no es halagüeño para un desarrollo integral y armonioso de la Policía Foral”, defendió que “ha habido negociación” por parte de Interior y consideró que el acuerdo era posible y por eso lo han intentado. Concluyó con una cita de Demóstenes: “Cuando una batalla está perdida y esta está perdida, solo los que han huido pueden combatir en otra batalla”.

EN CORTO

Posibles efectos operativos, según un informe de Interior. Un informe interno del Gobierno de Navarra advertía hace un mes de que, sin una nueva Ley de Policías, la Policía Foral tendrá “problemas” o “dificultades” para:

- asumir investigaciones por delitos graves o investigaciones por delitos menos graves que no tengan autor conocido;

- atender los servicios que se prestan a las víctimas de violencia de género;

- dar respuesta a la creciente demanda de apoyo de las entidades locales;

- atender la creciente demanda de inspecciones solicitadas en apoyo por otros departamentos del Gobierno, como Hacienda y Asuntos Sociales (control de VPO, vehículos de minusválidos, renta de inclusión social, fraude fiscal...);

- dar respuesta a los trabajos propios de la Unidad de Intervención, como seguridad en espectáculos deportivos, manifestaciones, concentraciones de personas, etc.

cifra clave

135.000

HORAS DE TRABAJO. El proyecto de la Ley de Policías aspiraba a generar hasta 135.000 horas de trabajo más en la Policía Foral, al proponer a cada agente una compensación económica voluntaria del 17% del salario por renunciar a las 126 horas anuales de descanso que puede disfrutar en la actualidad por su condición física.

Herramientas de Contenido