Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

A Osasuna le falla el resultado

EMPATE EN EL SADAR | Los rojillos, que mantienen su buena imagen, igualan dos goles de desventaja ante el barcelona b, rematan al palo dos veces y juegan con uno menos durante media por expulsión de fran mérida

Javier Saldise | Javier Bergasa/Mikel Saiz - Sábado, 21 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

[VÍDEO]Resumen del Osasuna 2-2 Barcelona B VER VÍDEO Reproducir img

(LaLiga 123)

Galería Noticia

PAMPLONA- A Osasuna le falló el resultado en un encuentro excesivamente tenso y que se fue complicando con una facilidad inusitada por la calidad del rival, la mala puntería propia y alguna circunstancia adversa, en forma de innecesaria expulsión. El Barcelona B, un equipo muy joven, con un manual de juego arriesgado y florido agarrado al desparpajo de su edad, se le atragantó a Osasuna en el marcador, porque en el juego no hubo duda en los rojillos, que jugaron con el dinamismo, convicción y ambición de siempre y se toparon con unos cuantos golpes del destino que les impidieron ganar.

Dos remates a los palos, uno obra de Oier y otro firmado por Quique, y la expulsión de Fran Mérida cuando se llevaba una hora de partido, el marcador estaba igualado y todo quedaba por resolver, fueron los designios que se cruzaron en el camino de los rojillos a los que sólo les falló el resultado.

Al equipo de Diego Martínez sólo se le puede echar en cara que estuvo sobreexcitado muchos minutos. Muy contrariados por la actuación arbitral, por las decisiones distintas ante situaciones similares, a los osasunistas se le fue desnivelando el partido por el lado anímico, enfadados por lo que decidía el juez -Ocón Arraiz-, todavía más enojados porque veían escapar dos puntos por este conjunción de adversidades que lo complicaban todo.

Si casi todo el mundo tiene claro que este campeonato larguísimo tiende trampas a cada jornada, la experiencia de ayer le debe venir bien a un Osasuna que volvió a ofrecer una buena imagen, al que le sobró coraje y fuerzas para remontar, pero al que le faltó temple, fundamentalmente a Fran Mérida, para gestionar el corazón en esos lances cruciales y no perder efectivos.

Abstraídos del mundanal ruido de fuera, de esta más o menos tibia pugna electoral, Osasuna quiso practicar su rodillo desde el principio, como corresponde a uno de los jefes del torneo. Diego Martínez puso en el once a sus tres delanteros de referencia -el incombustible Quique en una posición de partida más retrasada- y mandó una señal de poderío, de rotundidad en su apuesta. Osasuna salió muy metido en su papel, carburando y a por el partido, proponiendo centros, llegadas desde las bandas, combinaciones y apoyos y alguna ocasión clara, como el remate al poste de Oier, ante un Barcelona B que estuvo cerca de asfixiarse por su apuesta extrema de jugar el balón desde debajo del larguero.

Arriesgando y caminando en el alambre, así andaba el filial blaugrana alrededor de su área hasta que sacó la dinamita en la delantera. Sergio Herrera midió mal un saque con el pie y el remitido la atrapó Arnáiz para montar el primer gran lío. Se coló hasta el área pequeña y soltó la pelota cuando estaba asediado por un montón de rojillos para que Concha marcara. De ejemplo le sirvió al Barça su gol, que se encontró con el segundo en una acción similar. Con Osasuna al ataque, al insolente Arnáiz firmó otra buena acción personal para ceder a Aleñá, un chaval todo poderío y clase, que clavó la bola junto al poste. Todo sucedió en diez minutos. Todo se derrumbaba en un pestañeo.

Con un par de detalles y mucho desparpajo, el filial estaba minimizando a un equipo duro y experto. Y no hay nada peor que caer en manos de un grupo de chiquillos con mucha cara. El gol de Quique cerca del descanso recolocó a a Osasuna en el puzzle, que no encajaba a los rojillos, poderosos y pétreos, con ánimo de acero en las jornadas pasadas e incómodos ante el Barça B.

Sin embargo, no hubo nada que reprocharle a Osasuna en una segunda mitad en la que empató muy pronto, por mediación de Fran Mérida, tras tocar la pelota de su disparo en un defensa, y que se condenó a sí mismo cuando se quedó con uno menos por el afán no bien medido del centrocampista. Mérida, con una amarilla a cuestas, cortó una jugada con un agarrón y no hubo nada más que hablar con media hora de partido por delante.

Diego Martínez comprendió que el primer modo de ganar el partido era no perdiéndolo y fue cerrando puertas con los cambios, principalmente con la inclusión de Fausto por un delantero. El Barcelona no creó problemas en lo que quedó de cita y Osasuna hizo ocasiones suficientes para ganar, con una de Mateo, otra falta al poste de Quique y un cabezazo en vaselina de Fausto, que no encontró puerta en inmejorable posición. Méritos y ocasiones de sobra para ganar. Sólo falló el resultado en una noche en la que Osasuna volvió a demostrar que es muy difícil de ganar.

estadísticas

Osasuna Barcelona B

5 Tiros a puerta 4

5 Tiros fuera 5

4 Ocasiones de gol 1

11 Faltas cometidas 6

31 Balones al área 21

8 Córners 6

1 Fueras de juego 3

38% Posesión 62%

1 Intervenciones del portero 1

Herramientas de Contenido