Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Domínguez ve la carrera de Medicina en la UPNA como un pilar clave para mejorar la sanidad pública navarra

Permitiría paliar el déficit de profesionales de la salud que existe a nivel estatal e internacional

Traería consigo un mayor desarrollo de la investigación, al tiempo que se atraería más talento a Navarra

Unai Yoldi Hualde - Sábado, 21 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El consejero de Salud, Fernando Domínguez.

El consejero de Salud, Fernando Domínguez. (VIMEO)

Galería Noticia

  • El consejero de Salud, Fernando Domínguez.

PAMPLONA- La implantación del grado de Medicina en la Universidad Pública de Navarra (UPNA) constituiría una pieza clave para mejorar el sistema sanitario público de la Comunidad Foral, así como para la sociedad en general que se beneficiaría a nivel educativo, sanitario y económico. De esta manera lo expuso ayer el consejero de Salud del Gobierno foral, Fernando Domínguez, quien vio una “indudable oportunidad” para el Sistema Navarro de Salud (SNS) establecer un grado de estas características en la enseñanza pública. Domínguez corroboró la “buena predisposición” de su departamento para la ampliación de la oferta académica, no obstante recordó que están a la espera del informe de la comisión interdepartamental que está estudiando los aspectos técnicos de la implementación. En cualquier caso, Domínguez valoró que el principal requerimiento del proyecto es la existencia de un alineamiento de los diferentes agentes sociales de Navarra, como la UPNA, el SNS, el Parlamento y el Gobierno. “Sin esto, el proyecto no sería posible”, matizó.

En lo referente al SNS, destacó “la carencia de facultativos sanitarios” que está impidiendo el relevo generacional. “Existe una falta de profesionales en todas las Comunidades Autónomas y también a nivel internacional”, señaló, y advirtió de que en 2030 este déficit de personal puede llegar a ser del 10%. En esta situación, la implantación del grado de Medicina ayudaría a paliar esta escasez de facultativos ya que supondría “una atracción para el talento” así como “un impulso a la investigación”.

En este sentido, el consejero subrayó que “los nuevos grados a corto plazo en la UPNA como Ingeniería Biomédica, Biotecnología, Psicología y Ciencias de Datos son una apuesta estratégica del Gobierno por el sector sanitario que quedaría coja sin la facultad de Medicina. “La puesta en marcha del grado, supondría el desarrollo de una auténtica comunidad del conocimiento”, manifestó.

Entre las ventajas de la medida también remarcó la posibilidad de ofrecer a la sociedad navarra estudios de Medicina a precios públicos, que, de otra manera, muchos no podrían hacerlo en la universidad privada. Además, se fortalecería las carreras sanitarias ya operativas, como Enfermería y Fisioterapia y permitiría reforzar las alianzas con la Universidad de Navarra.

implicación del snsEn lo referente a los factores críticos y las peculiaridades que rodean a “la puesta en marcha de cualquier facultad de Medicina”, Domínguez señaló que la implementación de la carrera no es una decisión que tome únicamente la UPNA, como sí lo hace en otros grados, ya que también supondría una implicación de todo el sistema de salud público. “ Las prácticas de los alumnos son de gran importancia y han de desarrollarse en los centros sanitarios”, indicó.

En este sentido, señaló que las prácticas son “cruciales” y que para el desarrollo de la facultad el principal requisito es formalizar un convenio entre universidad e instituciones sanitarias para la organización de prácticas en la red pública. También constató “la dificultad de configurar un personal médico docente estable y de calidad” y los inconvenientes objetivos que surgirían a la hora de cubrir las plazas de los docentes, debido al déficit de personal sanitario.

Además, en las hipótesis desarrolladas, se ha optado por la formación de una facultad con un máximo de 60 estudiantes por curso, para así garantizar la viabilidad y calidad del proyecto. Este dimensionamiento también establecería entre 20 y 30 alumnos por aula, al ser el número idóneo para asegurar la calidad de la docencia.

Domínguez garantizó también que “no sería una amenaza para la Universidad de Navarra porque las solicitudes que recibe son muy superiores a las plazas”. “Tenemos un convenio de colaboración con la universidad privada que tiene una larga trayectoria y que sigue vigente”, declaró, y añadió que el objetivo es la coexistencia de ambas universidades y que se creen sinergias que beneficien a ambas.

Herramientas de Contenido

Más sobre Navarra

ir a Navarra »