Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Anula la cláusula de un contrato de 2009

La nueva juez de cláusulas suelo obliga a la banca a devolver gastos de notaría pero no los impuestos

Anula la cláusula de un contrato de 2009, le estima 6.270 € de una demanda de 9.384, aunque la cantidad más relevante entiende que no puede ser devuelta

Enrique Conde - Sábado, 21 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Oficina del juzgado de cláusulas suelo.

Oficina del juzgado de cláusulas suelo. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

Oficina del juzgado de cláusulas suelo.

pamplona- El 1 de octubre se produjo el relevo al frente del juzgado de cláusulas suelo de Navarra, el 7 bis de Primera Instancia de Pamplona, que se encarga desde junio de resolver todas las cuestiones hipotecarias que recaen en los tribunales. El juez en prácticas que accedió en primer lugar al órgano y que dictó las primeras sentencias, en las que solo obligaba a la banca a devolver los gastos de gestoría y tasación. Ahora, la nueva juez que se ha hecho cargo del juzgado ha dictado también su primera resolución sobre la cuestión y, aparte de anular la cláusula suelo, reconoce que el cliente tiene derecho a que se le devuelvan también los gastos que supuso la notaría, aunque entiende que no puede recibir lo gastado en el impuesto de actos jurídicos documentados, que es el mayor importe de todos los gastos hipotecarios relacionados con la materia.

La nueva juez ha resuelto en este caso un préstamo hipotecario firmado por una clienta en 2009 con BBVA por 205.000 euros. Posteriormente, fue renovada en 2011. La juez entiende en primer lugar que la cláusula suelo debe ser anulada y la entidad demandada debe reintegrar las cantidades que ha percibida como consecuencia desde la fecha en la que le fue aplicada. En total, obliga a devolver 5.511,27 euros.

Pero además refiere que “la generalidad de la cláusula es evidente y desequilibrada en cuanto a gastos de notaría, toda vez que establece que serán de cuenta exclusiva de la parte prestataria todos los gastos ocasionados por la formalización, preparación, subsanación, tramitación de escrituras, modificación y ejecución del contrato. El mismo desequilibrio, aprecia la sentencia, en lo que concierne a los gastos propios del Registro de la Propiedad. Desde la perspectiva del control del contenido, la vocación de generalidad y el carácter omnicomprensivo de la cláusula suponen un claro y relevante desequilibrio en perjuicio del consumidor demandante y en beneficio de la entidad predisponente. Sin embargo, la juez entiende que los gastos por la escritura de novación no fueron abusivos y por lo tanto no van a ser devueltos, ya que se renovó la hipoteca en beneficio de la clienta.

En la cuestión más relevante en cuanto a las cantidades que se manejan en estos pleitos, como es la que se corresponden con los impuestos de actos jurídicos documentados que se abonan por el préstamo hipotecario, la juez entiende que tampoco caben su devolución. Concluye que “el abono del impuesto corresponde al prestatario” después de una extensa alusión a distintas normativas en las que señala que el sujeto pasivo en este caso la clienta que firma el préstamo para adquirir la vivienda. En total estaban en juego 1.722 euros por este concepto. De esta forma, la consumidora recibirá del BBVA la devolución de 5.511 euros por la cláusula suelo, 154 euros por los aranceles de registro y otros 604 euros por la notaría, lo que suma 6.270 euros. Se reclamaba una cantidad global de 9.384 euros. Pero en cuanto a las costas del procedimiento, la juez determina que cada parte pagará las suyas.