proyecto de remodelación de Pío XII

El sector hostelero de Pío XII valora el plan en ‘positivo’ para la movilidad aunque sugiere mejoras

El tejido asociativo ve un avance para peatones y bicis, y los vecinos plantean dudas de funcionamiento

Sábado, 21 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Recreación de la sección parada autobús del proyecto de remodelación de la avenida Pío XII.

Recreación de la sección parada autobús del proyecto de remodelación de la avenida Pío XII. (CEDIDA)

Galería Noticia

Recreación de la sección parada autobús del proyecto de remodelación de la avenida Pío XII.

pamplona- El Ayuntamiento de Pamplona explicó el pasado jueves el proyecto de remodelación de Pío XII en sendas reuniones con el sector hostelero y el tejido asociativo de la zona, que de forma global valoraron el mismo como “un paso en dirección hacia una ciudad más sostenible”, según explicó ayer el Ayuntamiento en una nota de prensa. Los hosteleros plantearon numerosas preguntas inquietudes y sugerencias, y se interesaron por la transformación que va a sufrir la avenida, especialmente por la banda multifuncional que se va a situar entre el carril bici y el primer carril de circulación de vehículos. En este ámbito su principal punto de interés fue el de la creación de puntos de carga y descarga para los autobuses turísticos, de forma que puedan estacionar junto a los hoteles para facilitar el acceso de pasajeros y maletas. Plantearon en este sentido los posibles conflictos que podrían concurrir con el carril bici. Desde el Ayuntamiento se transmitió que se estudiarán las medidas necesarias para solucionar los posibles problemas. Otro tema de preocupación son los cambios en la ruta de acceso desde la avenida Pío XII a las calles aledañas donde se sitúan algunos hoteles y el consiguiente cambio en señalética. También se mostró “cierta preocupación” por la eliminación de las plazas de aparcamiento, aunque tras las explicaciones del personal técnico se ha convenido que “la incidencia probablemente no sea muy alta”. Según el informe realizado por el moderador de la reunión, la valoración global es que el proyecto que se plantea conlleva “una transformación importante de la avenida, que puede traer algunos inconvenientes iniciales, pero que se considera será positivo”. En este sentido, se indicó la necesidad de plantear de forma consensuada un “plan de ciudad que defina el modelo de ciudad en un horizonte temporal más amplio y que enmarque las actuaciones, un camino hacia una ciudad más sostenible en la misma línea que siguen las ciudades del entorno y las principales capitales europeas”.

Por otro lado, el Ayuntamiento mantuvo esta semana otro encuentro con el vecindario y las asociaciones de los barrios de Iturrama y San Juan. Las principales dudas fueron las relativas al funcionamiento de la avenida tras la remodelación, especialmente los cruces y la configuración del carril bici. También sobre los espacios para ubicar contenedores de obra y la posibilidad de carga y descarga de particulares en la cercanía de los portales. Algunos vecinos cuestionaron la necesidad del proyecto en base a su coste y a la “inexistente demanda de carril bici”, según dijeron, centrando sus argumentos en la conveniencia de mantener la calzada como está, para evitar estrangulamientos de tráfico. Y entienden que las aceras son suficientemente anchas para que por ellas se plantee un carril bici si se ve necesario, y que la pérdida de plazas de aparcamiento va a suponer un problema. A lo largo del debate surge la necesidad de hacer pedagogía con el uso de la bici en la ciudad. Desde el tejido asociativo, en cambio, el proyecto se ve como positivo y orientado a la mejora de la calidad de vida y la sostenibilidad, con la que están de acuerdo, según el moderador. Se valora especialmente la mejora de las condiciones de tránsito para peatones y bicis, así como la preferencia dada al transporte urbano comarcal. Se hace mención especial a facilitar una red peatonal y ciclista, un acceso seguro y cómodo a los centros escolares.- D.N.