Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Puigdemont no desvela sus planes y pide un pleno en el Parlament para responder

Denuncia la “liquidación” del autogobierno y pide “defender las instituciones” con civismo, y la cup presiona para declarar formalmente la independencia

M. Vázquez - Domingo, 22 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El president, en la manifestación para pedir la excarcelación de los líderes de la ANC y Òmnium.

El president, en la manifestación para pedir la excarcelación de los líderes de la ANC y Òmnium. (EFE)

Galería Noticia

  • El president, en la manifestación para pedir la excarcelación de los líderes de la ANC y Òmnium.

PAMPLONA- El president Carles Puigdemont ofreció ayer a la noche una declaración institucional para responder a la suspensión de la autonomía, aunque en realidad se cuidó de revelar cuáles serán los siguientes pasos del soberanismo y pidió celebrar un pleno en el Parlament la próxima semana para responder al Gobierno español. Con las banderas de Catalunya y la Unión Europea a sus espaldas, y expresándose en catalán, castellano e inglés, el president fue muy duro con la decisión del Estado español y la comparó directamente con la suspensión de la autonomía por parte de Franco. También consideró que España se ha saltado los cánones del Estado de Derecho suplantando a un Govern elegido democráticamente, y llamó a defender las instituciones catalanas. Pero hasta ahí llego su alocución, donde no citó la declaración unilateral de independencia, ni tampoco la vía de las elecciones constituyentes, los dos escenarios que están ahora mismo sobre la mesa.

Puigdemont pidió una sesión del Parlament “para decidir sobre el intento de liquidar nuestro autogobierno” y actuar “en consecuencia”. El president pidió conjurarse para “defender las instituciones, como los catalanes han hecho históricamente: con pacifismo pero con dignidad y razones”. También censuró que el Gobierno español “se ha proclamado de manera ilegítima sin pasar por las urnas y en contra de la voluntad de la mayoría”. “No podemos aceptar este ataque”, dijo, para citar “la humillación que pretende el Gobierno español” y su control de los medios de comunicación, que “se sitúa fuera del Estado de Derecho”. “Impulsar una manera de gobierno sin apoyo ciudadano es incompatible con el Estado de Derecho, como lo es actuar contra ciudadanos pacíficos”, subrayó, en un intento de captar la atención internacional.

las dos alternativasEl president aseguró esta semana en su respuesta al último requerimiento de Rajoy que, en el caso de que continuaran los ataques contra Catalunya, el Parlament podría levantar la suspensión de la declaración de independencia. La primera parte de la premisa se cumplió ayer con el anuncio de que el Govern será destituido en pleno y el Parlament quedará intervenido. Por lo tanto, cabría deducir que las medidas de Rajoy van a acelerar la declaración de independencia, un terreno en el que, además, ya estaban trabajando Junts pel Sí y la CUP. Mañana mismo, de hecho, la Junta del Parlament se reúne para poner fecha a un pleno que podría ser el de la citada declaración.

No obstante, Puigdemont no fue tan lejos ayer, aunque tampoco podía hacerlo porque se exponía a que el pleno fuera suspendido por el Tribunal Constitucional. La otra opción que tiene sobre la mesa es la convocatoria de unas elecciones constituyentes. Se trataría de dar el golpe de efecto antes de que el Gobierno español intervenga la autonomía e imponga su propia convocatoria electoral. La Ley de Transitoriedad aprobada por los soberanistas contempla unas elecciones constituyentes con la finalidad de alumbrar una asamblea que redactaría una Constitución catalana. El problema para Puigdemont radica en que la opción de las elecciones es la preferida del Estado y, aunque las vistiera como unas constituyentes, podría parecer una cesión y un paso atrás. No obstante, no hay una posición clara al respecto.

Con una declaración de independencia, el Govern se expone a las dificultades para plasmarla en actuaciones concretas y tangibles, porque el Estado va a intervenir completamente la administración catalana y sus resortes policiales y financieros. Si mantuviera la desobediencia boicoteando también las elecciones que convoque el Estado, se expone además a que los constitucionalistas las den por buenas aunque la participación sea baja, y a que el Parlament se configure únicamente con fuerzas partidarias de continuar en España. El expresident Artur Mas lo insinuó esta semana y consideró que sería una debacle dar lugar a un Parlament constituido solo por constitucionalistas. La vía que contempla la CUP es que haya una asamblea de electos paralela, conformada por diputados, senadores, concejales y alcaldes. Esa vía supondría no acudir a las elecciones y boicotearlas. Dijo que lo había pactado Junts pel Sí, aunque nadie lo ha confirmado oficialmente.

El president lamentó ayer que “todas las propuestas de diálogo han obtenido la represión” como respuesta, y aseguró que el Consejo de Ministros acaba de dar el último portazo. Criticó la “liquidación” del autogobierno catalán, y que aquello lo que los catalanes deciden en las urnas “lo anula Gobierno español en despachos”. Después se dirigió a los ciudadanos del Estado, en castellano, para asegurar que “lo que se está haciendo con Catalunya es un ataque a la democracia que abre la puerta a otros abusos de esta índole en cualquier parte, no solo en Catalunya”. En inglés, apeló a que, “si los valores fundacionales europeos están en riesgo en Catalunya, también lo están en Europa”. “Hacemos lo que hacemos porque creemos en una europa pacífica”, dijo.

En su cuenta de Twitter, el president tuvo ayer palabras de agradecimiento para los jeltzales por su apoyo ante la actitud del Gobierno español. Puigdemont retuiteó los mensajes del lehendakari en contra del artículo 155 y le respondió con un “eskerrik asko”, y también se hizo eco de las palabras del portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban.

presión de la cupDesde la CUP, siguieron ejerciendo presión para que se responda al Estado español con la declaración de la independencia. El diputado Carles Riera aseguró que la “única respuesta posible” para “restablecer” la democracia en Catalunya tras el “golpe de Estado” es la “proclamación inmediata” de la independencia y de la “República catalana”.

Riera consideró fuera de toda duda que, con la aplicación del 155, el Gobierno español demuestra que no tiene ninguna “voluntad de diálogo” y “solo apuesta por la represión”. “El marco constitucional español es ya inexistente, no es un marco que pueda acoger ningún tipo de solución política ni del derecho de autodeterminación de Catalunya, con lo cual es imprescindible crear un nuevo marco como el de la república catalana”.

Riera señaló, además, que la movilización popular “es y seguirá siendo nuestra principal fuerza” y, en este contexto, llamó a la unidad de las fuerzas políticas, sociales y sindicales para defender las instituciones de Catalunya. Se prevé que la tensión social aumente por la decisión de Madrid, que pone en un brete a los funcionarios.

carme Forcadell

“No daremos un paso atrás”

defensa de las competencias de la institución. La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, compareció ayer para leer una declaración institucional en defensa de las competencias de la institución y para avisar de que no darán un paso atrás. “Nos comprometemos a defender la democracia. No haremos ningún paso atrás. Nos debemos a la ciudadanía. Nos comprometemos a trabajar sin descanso para que el Parlament siga representando a lo que han votado los catalanes y catalanas”, sentenció. Forcadell tildó de “golpe de Estado” la decisión de Rajoy, y lamentó que “pretenda que el Parlament deje de ser democrático”.

Herramientas de Contenido