Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Claveles entre las tejas por la Memoria

primer reconocimiento en monreal

a las 107 personas asesinadas y enterradas en la fosa de la tejería

Un reportaje de Marian Zozaya Elduayen - Domingo, 22 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Momentos para recordar de la jornada. Arriba, familiares y, bajo estas líneas, detalle entre Isabel López y Josefina Campos;y miembros de Teileriako Ahaztuak y colaboradores.

Momentos para recordar de la jornada. Arriba, familiares y, bajo estas líneas, detalle entre Isabel López y Josefina Campos;y miembros de Teileriako Ahaztuak y colaboradores.

Galería Noticia

  • Momentos para recordar de la jornada. Arriba, familiares y, bajo estas líneas, detalle entre Isabel López y Josefina Campos;y miembros de Teileriako Ahaztuak y colaboradores.
“No olvidamos la colaboración, el respeto y humanidad de los vecinos de Monreal en las exhumaciones de 1978” “Necesitamos el compromiso de la ciudadanía y las instituciones para lograr el Lugar de Memoria que queremos”

Entre el sonido de la txalaparta, 107 claveles con nombre propio quedaron depositados ayer en Monreal entre simbólicas tejas, uno por cada persona asesinada y enterrada en la Fosa de la Tejería, en el primer reconocimiento oficial organizado por la asociación Teileriako Ahaztuak.

Y de la mano de la asociación memorialística local, familiares de a quienes les fue segada la vida aquel 21 de octubre de 1936 lo recibieron con satisfacción y el agrado de este colectivo que trabaja con esmero para dar a conocer el lugar y los crímenes allí cometidos, con el fin de contribuir a satisfacer la verdad, justicia y reparación de éstas y otras víctimas del fascismo franquista, según manifestaron.

“Han pasado 81 años, pero más vale tarde que nunca”, expresaban José Ulibarrena, de 93 años y su hija Elur, llegados de Peralta, entre otros grupos de las 14 localidades de donde procedían los fusilados: Aoiz, Auritz-Burguete, Aós, Berbinzana, Burlada, Caparroso, Cáseda, Gallipienzo, Lumbier, San Martín de Unx, Milagro, Murillo el Cuende, Pamplona, Peralta, Tafalla y Yesa. Entre ellos se encontraban los alcaldes de Aoiz y Tafalla, Unai Lako y Arturo Goldaracena, la concejal de EH Bildu de Burlada Berta Arizkun, así como representantes de Urroz-Villa, Lizoáin y Valle de Unciti.

josefina campos

Familiar de asesinados (Peralta)

teileriako ahaztuak

Asociación memorialista de Monreal

COMPROMISOEl Gobierno tampoco faltó a esta convocatoria y estuvo representado por la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo, Álvaro Baraibar (director general de Paz y Convivencia) y Josemi Gastón (responsable de Memoria). Su presencia fue aprovechada por la organización para pedir su compromiso en aras del cumplimiento de la legislación nacional y foral en esta materia, para localizar y preservar los terrenos de las fosas con el fin de que se conviertan en Lugares de Memoria, como la Tejería de Monreal, que espera autorización de Obras Públicas para colocar un monolito en la carretera, y de CANASA, propietaria de la finca. “Se trata de conseguir el Lugar de la Memoria que queremos, y seguiremos dando pasos para lograrlo y continuaremos investigando profundamente con el Fondo de Memoria Histórica de la UPNA, expresaba Ana Hernández, de la iniciativa ciudadana memorialista.

testimoniosJosefina Campos (Peralta) e Isabel López (Tafalla), descendientes de asesinados, desgranaron dolorosos testimonios del sufrimiento que vivieron sus familias y reconocieron la ayuda prestada en el camino de la recuperación de los restos de sus seres queridos, y la “humanidad y el respeto de los vecinos de Monreal”, como significó Campos al recordar las exhumaciones de 1978.

Por su parte, el editor José Mari Esparza incidió en el carácter civil y obrero de los fusilados y en la reivindicación de sus ideales como el mejor homenaje. El casedano Javier Ayape aludió a los problemas técnicos para señalar los lugares memorialistas que hacen que el monolito espere. Y Ramón Contreras, de Amapola del Camino, abogó por el derecho de las personas a construir su memoria y su garantía.

En Monreal, Teileriako Ahaztuak velará por ello, con la cercanía y el peso específico del lugar de la masacre del 36, la tejería, la mayor fosa de Navarra.

Herramientas de Contenido