Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Alberto Bayona Lopez jefe de vivienda y planeamiento de nasuvinsa

“Hay inquilinos que no ventilan el piso para no perder calor y las condensaciones perjudican su salud”

El Gobierno quiere impulsar la eficiencia energética en el sector de la construcción (sobrecoste del 8-10%) con pisos más confortables y 110€ de gastos de calefacción/año

Ana Ibarra - Domingo, 22 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Alberto Bayona.

Alberto Bayona.

Galería Noticia

  • Alberto Bayona.

bruselas- ¿Cuál es la razón principal por la que el BEI financia este proyecto que ha sido elegido en Bruselas como ejemplo de ‘resiliencia’?

-Partimos de varios conceptos: resiliencia, flexibilidad, sostenibilidad... pero el fundamental es necesidad. Nuestra población, nuestros inquilinos navarros tienen una necesidad total por viviendas que sean energéticamente eficientes lo que se ha agudizado sobre todo con la crisis. Con 30 años de experiencia en el sector tenemos que intentar mejorar nuestro sistema constructivo. Si logramos hacer edificios energéticamente eficientes conseguiremos que nuestros inquilinos puedan distraer parte de sus escuetos ingresos a otro tipo de necesidades como puede ser la educación de sus hijos o la salud. Es una obligación del Gobierno de Navarra dotar a este perfil de inquilino de viviendas confortables y eficientes.

¿Qué ‘resistencias’ han encontrado en este sector de la construcción?

-Nos estamos encontrando que el sector de la construcción no estaba preparado hace un año. Ahora lo está cada vez más. Construir edificios de consumo casi nulo con rigor, cumpliendo una serie de parámetros, no es sencillo. Hay que potenciar a todo el sector de la construcción, arquitectos, aparejadores, constructores, ingenierías... y que sepan que esto no es el futuro sino el presente inmediato. Por suerte, estamos viendo que los profesionales se están formando y están colaborando activamente.

¿Hay más proyectos similares al financiado por el BEI?

-Equivalente en volumen de viviendas y en tipología a quién van dirigidas podríamos decir que es el primer proyecto que el BEI está financiando, y esperamos que sea el inicio de un conjunto de proyectos que puedan seguir.

¿Cuál es el sobrecoste de construir en clave Passivhaus?

-Hay un sobresfuerzo por parte de Nasuvinsa y del resto del sector lógicamente. Pero es un sobrecoste puntual y actual. Hablamos de un 8-10% más de gasto respecto de nuestros ratios habituales de obra, un porcentaje que esperamos rápidamente recuperar con el no gasto en calefacción de nuestros inquilinos. A nuestros inquilinos no le afecta el sobrecoste.

¿Este plan hará más atractivo el mercado de la VPO y compite en calidad con la vivienda libre?

-Estamos dando la vuelta a una política de vivienda que va de la compraventa al alquiler como una opción real y muy importante para la sociedad. Y estamos dando la vuelta a una forma de construir. Ya no sólo vale aportar calidad en el interior de las viviendas, ya sea para gente sin recursos o para el resto. Ese salto de más que estamos dando con el tema de eficiencia energética es lo que nos va a ayudar a dar un servicio a nuestros inquilinos que son nuestra población, y en segundo lugar, a tirar del sector privado para que sea una realidad y no una opción construir en clave energética.

Hoy por hoy en nuestro país no está regulado este sector. ¿Por qué se elige este parámetro y no otro?

-Precisamente como no está regulado Nasuvinsa se ha fijado en un estándar que tiene más de 25 años de experiencia que es el Passivhaus y eso nos garantiza que, cuando se defina qué es un EECN, nuestros edificios estarán cumpliendo la normativa en vigor. Todos los edificios estarán certificados en Passivhaus además de cumplir esos parámetros. La directiva europea ya dice que para 2018-2020 se adoptarán criterios que ya tiene establecidos el Passivhaus: aislamiento, puentes térmicos, carpintería energéticamente eficiente, ventilación mecánica con recuperación de calor y hermeticidad al aire. Todo lo que significa hermeticidad y aislamiento pero también confort ante el frío o el calor.

¿Y cómo se mide en términos de ahorro este estándar?

-Todas esa medidas consiguen que tu demanda energética sea menor que 15 kw/hora/m2 al año. Si lo trasladamos al gasto de una vivienda de 70 m2 útiles, el consumo de calefacción sería de entre 105 y 120 euros al año.

¿Qué se están encontrando en el interior de los actuales pisos cuando finalizan los contratos?

-Si tienes infiltraciones no deseadas por carpinterías y conductos, y no cuidas los puentes térmicos, empiezas a perder calor y terminas gastando el doble. Nasuvinsa gasta más de un millón de euros al año en el mantenimiento de su parque de vivienda de alquiler. Nos encontramos muchas veces con que las viviendas están llenas de condensaciones porque la gente no pone la calefacción para no gastar, y no ventila para evitar que se vaya el calor. Para cuando te avisan de que tienen un problema de salud te encuentras con la vivienda destrozada y llena de condensaciones, incluso hay hijos que sufren problemas de asma. Ello implica que tenemos que reformar la vivienda y volver a dejarla en condiciones;ésto es la pescadilla que se muerde la cola...

40 millones pone Europa, ¿y el resto del plan foral cómo se financia?

-El BEI financia el proyecto con 40 millones y el Gobierno una parte de los 40 restantes que no van sólo para Nasuvinsa sino para cualquier promotor que haga vivienda de alquiler para un periodo mínimo de 30 años porque el Gobierno quiere impulsar la política de alquiler. Así, el Ejecutivo aporta una subvención de 19 millones para promotores públicos o privados que construyan pisos de alquiler. Otros 11 millones aporta el Gobierno a través de parcelas del Banco Foral de Suelo, y 10 salen de recursos propios de Nasuvinsa hasta 80 millones.

¿Además de la tipología cómo se logra evitar la creación de guetos a partir de pisos de alquiler social?

-Las políticas del Gobierno van a cambiar en materia de vivienda social para evitar eso precisamente. La idea es combinar perfiles diferentes, por ejemplo gente mayor con jóvenes y familias numerosas, con el fin de enriquecer desde el punto de vista social esos bloques.

Herramientas de Contenido