Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

semana de las regiones y las ciudades

Navarra exhibe en Europa su política de vivienda social contra la pobreza energética

El Plan de Alquiler para 524 VPO comparte experiencia con otros cuatro proyectos de eficiencia energética
Nasuvinsa se adelanta a la obligación de construir a partir del 2020 Edificios de Consumo Casi Nulo

Ana Ibarra Lazkoz Itxaso Mitxitorena - Domingo, 22 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Bayona (segundo por la derecha) posa junto a representantes de otros países europeos en las jornadas.

Bayona (segundo por la derecha) posa junto a representantes de otros países europeos en las jornadas. (ANA IBARRA)

Galería Noticia

  • Bayona (segundo por la derecha) posa junto a representantes de otros países europeos en las jornadas.

BRUSELAS- Navarra ha expuesto en Bruselas un proyecto pionero a nivel europeo en diseño y promoción de vivienda social energéticamente eficiente con criterios Passivhaus. Más sencillo: durante los próximos tres años el Gobierno foral construirá 524 VPO de alquiler para personas con dificultades económicas en edificios muy bien hechos y que apenas tienen gasto de climatización (calefacción o refrigeración). Alberto Bayona Lopez, arquitecto y jefe de Vivienda y Planeamiento de Nasuvinsa, defendió en la capital de la Unión Europea los objetivos de este ambicioso programa en el que, de hecho, se ha fijado el Banco Europeo de Inversiones para adelantar 40 millones de euros, la mitad del coste total del Plan de Vivienda de Alquiler en Edificios de Consumo Casi Nulo (ECCN). Así, el órgano financiero comunitario financia el proyecto por dos razones: fomenta la integración social en la UE y contribuye a reducir los efectos del cambio climático, dos de las prioridades del BEI, según el vicepresidente de la entidad Román Escolano.

La XV Semana Europea de las Regiones y Ciudades sirvió para que la Comunidad foral a través de Nasuvinsa compartiera su experiencia con otras ciudades comoEdessaen Grecia, Bucarest en Rumanía,Fundao en Portugal o Tepebasyen Turquía, que también han apostado por implantar un modelo sostenible de regeneración urbana que incluye, a diferentes escalas, actuaciones de eficiencia energética (iluminación LED), movilidad y tecnologías de la información en sistemas públicos de transporte y movilidad (autobuses híbridos, carril-bici...), promociones de vivienda con energías alternativas;también en apoyo a la economía circular, al ‘Green Growth’ o crecimiento verde, y a nuevos vínculos entre zonas rurales y urbanas.

Bajo el lema “Las regiones y ciudades trabajan por un futuro mejor” el órgano más regional de los países comunitarios abordó temas como las estrategias para crear ciudades “resilientes” o cómo los entes locales pueden ser “agentes del cambio”. Eslovenia fue anfitriona en la jornada centrada en ciudades y regiones resistentes (resilientes, que tienen la capacidad de recuperarse rápido de los impactos que sufre el sistema, la crisis, el clima, desastres naturales, la globalización...), sostenibles y eficientes en recursos. Más de 5.700 representantes locales y expertos en política regional participaron en este evento donde también se puso sobre la mesa el futuro de las políticas de cohesión y su peso en los presupuestos comunitarios más allá del 2020. “Resilencia va más allá del concepto supervivencia”, aseguraba Claire Roumet, directora de Energy Cities. No hay excusas: “Si tienes tierra, agua, mar, lagos, ríos, viento o residuos, puedes trabajar con los diferentes recursos”. Roument habló de minas llenas de agua pero divididas por estratos a diferente temperatura para producir energía, entre otras sorprendentes soluciones para generar riqueza y empleo. También apeló a la cooperación entre territorios para combatir la pobreza siguiendo el ejemplo de los programas sociales llevados a cabo en diferentes distritos de París.Holger Robrecht, subdirector regional de ICLEI, Gobiernos Locales por la Sostenibilidad, dijo que “lo que hacemos en las ciudades es muy importante en clave de sostenibilidad social y ambiental”, y que el gran reto es aumentar su productividad, dando “los mejores servicios posibles con los mínimos recursos”.


ahorroEl proyecto navarro para 524 VPO mira también hacia el futuro apoyándose en los avances de la construcción. El ahorro estimado en calefacción, según Bayona, entre una vivienda construida en la actualidad y otra de hace 30 años es de un 55%. Si es Passivhaus, como ocurre con las nuevas programadas, el ahorro aumentará hasta un 90% estimándose un gasto anual de calefacción de 105 euros.

Partimos de que “la economía navarra es más rica y competitiva que la española”, avanzó desde Nasuvinsa Alberto Bayona quien enfatizó de esta posición “puntera dentro de Europa el uso de energía renovable”. Un compromiso medioambiental que se traslada al ámbito constructivo como ‘arma’ de doble filo: favoreciendo la construcción de viviendas muy bien aisladas, por un lado, y abaratando los gastos de mantenimiento por otro, reduciendo de paso los niveles de morosidad de los inquilinos que las ocupan. Esta responsabilidad será además obligación a partir del 2020 (directiva europea 2010/31 de Eficiencia Energética en los Edificios) ya que las viviendas deberán garantizar unas condiciones mínimas de habitabilidad y eficiencia. En concreto, a partir del 31 de diciembre de 2018 los edificios de propiedad pública serán de consumo casi nulo, exigencia a partir del 2021 para todos los edificios de nueva creación. Todos estos criterios están recogidos en el stándar Passivhaus con el que Nasuvinsa construirá todas las VPO del plan. El inquilino seguirá pagando lo mismo ya que el sobrecoste lo asumirá Nasuvinsa “con el posible beneficio que podemos obtener de alguna promoción de compraventa o a través de otras actuaciones”.

El presupuesto total de la inversión en el Plan de Vivienda ronda los 80 millones de euros de los cuales el banco público de la UE irá financiando a lo largo plazo la mitad del montante, mientras que otros 20 millones irán consignados en los Presupuestos de Navarra. La financiación del BEI para el proyecto Navarra Social Housing, en condiciones ventajosas respecto de otras fuentes tradicionales de financiación tanto en tipos de interés (2,5%) como en plazos de amortización (25 años), cuenta con el apoyo del Plan de Inversiones Europeo, el llamado ‘Plan Juncker’, cuyo objetivo es fomentar las inversiones en la Unión. En 2016 el grupo BEI en España facilitó 11.540 millones en diferentes sectores.

necesidad de viviendaNasuvinsa detecta en la actualidad una “fuerte demanda de vivienda social en alquiler por parte de una población que sigue sufriendo los efectos de la crisis y que padece una severa pobreza energética”. Inquilinos que no encienden la calefacción cuyos gastos provocan, en muchas ocasiones, que dejen de pagar las rentas mensuales. Puso como ejemplo que el número de hogares que pasa frío en la Comunidad foral se multiplicó por dos de 2007 a 2012. En concreto, alrededor de 18.500 hogares, el 7,7% del total, declaraba en 2012 no tener una temperatura suficientemente cálida durante los meses de invierno. Los hogares más afectados por la falta de calefacción fueron los que tienen ingresos netos inferiores a los 15.000 euros (el 25,6%). El 16,2% de los hogares con ingresos entre 15.000 y 28.000 euros también sufren restricciones y, por encima de los 28.000€, son un 10,8%. “Los colectivos más vulnerables son los menores y los ancianos, ya que vivir en un hogar en el que de forma habitual se registran temperaturas inadecuadas (por debajo de los 18 grados en invierno) aumenta la prevalencia de enfermedades respiratorias y cardiovasculares”, subrayó.

Nasuvinsa maneja una lista de espera de 4.013 personas en alquiler, la principal demanda. El 70% de sus inquilinos tienen ingresos inferiores a 13.000 euros y cobra algún tipo de subvención. El 50% gana por debajo de 7.455,14 euros/año, y de los inquilinos con acceso a ayudas forales, el 50% tienen una subvención del 75% sobre las rentas de alquiler. “Por tanto son, en su mayoría, familias con limitados recursos económicos que tendrán dificultades para destinar parte de éstos a pagar la renta o la calefacción de su vivienda”, acentuó Bayona.

plan a tres años

Dos fases. Las obras de construcción de la primera fase (185 VPO) arrancarán en este otoño, según Nasuvinsa, y la segunda fase (339) se prevé para junio de 2018. Se espera que las viviendas se entreguen entre el primer semestre de 2019 y el primero de 2021. El precio de alquiler: 5€/m2 útil (aparte garaje y trastero).

Seis localizaciones. Las 524 VPO se construirán en Erripagaña, Entremutilvas, Ardoi-Zizur, Sarriguren, Barañáin y Azpilagaña (45 apartamentos tutelados en la calle Río Altzania 18). Los destinatarios serán preferentemente jóvenes y familias con escasos recursos o amenazadas por la presión hipotecaria que optan por el alquiler como primera opción. Nasuvinsa gestiona 1.500 pisos en alquiler, de las cuales 500 son particulares que delegan su gestión.

Herramientas de Contenido