Álvaro González ‘Gonzi’ portero de osasuna promesas

“El portero debe ser mentalmente fuerte para estar preparado cuando le necesiten”

Después de nueve partidos en el banquillo, Álvaro González ‘Gonzi’ tuvo la oportunidad de estrenarse esta temporada. Lo hizo con victoria del equipo en Irun

M.J. Armendáriz Mikel Saiz - Martes, 24 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Gonzi, en un entrenamiento en Tajonar.

Gonzi, en un entrenamiento en Tajonar.

Galería Noticia

Gonzi, en un entrenamiento en Tajonar.

pamplona- Gonzi, pamplonés y estudiante de Derecho, lleva cinco años en la cantera de Osasuna. Su ilusión, como la de todo canterano, es llegar al primer equipo. Por ahora trabaja día a día en Tajonar por ser mejor portero, una tradición en su familia. Su padre, sus tíos, sus primos... Todos han estado bajo palos. “Es la tradición familiar. Parece que de pequeños, en lugar de patucos, nos regalan guantes”, bromea. Uno de sus primos, Pitu, juega en el Beti Kozkor.

¿Cómo vivió su estreno esta temporada en Segunda B?

-Fue un día especial, porque esta temporada no había jugado todavía. Lo que uno no quiere es que sea por la lesión de un compañero, pero es por una situación del fútbol y hay que estar preparado para todo. Hace ilusión jugar en el Promesas, porque es el filial de Osasuna, estás a un paso del primer equipo, que es lo que todos queremos, debutar en el equipo de la tierra. Esperemos que Juan no tenga nada y si llega alguna oportunidad de jugar, intentar aprovecharla. Al final, lo que se intenta es aportar lo máximo al equipo y demostrarse a uno mismo que está a la altura.

Hay que ser fuerte de cabeza para ser futbolista, ¿pero más en una posición tan especial como la de portero?

-Dicen que para ser portero hay que estar un poco loco. Es un puesto difícil, y más a estas alturas, en las que uno juega y el otro no. Hay que estar preparado y entrenar al máximo cada día. Físicamente estamos todos bien, pero mentalmente también hay que estar fuertes para estar preparado cuando te necesiten.

¿Cómo se lleva el hecho de ser suplente?

-Como vengo de la cantera y por suerte me ha tocado siempre jugar, es una situación nueva y no estoy acostumbrado. Pero sé el rol que tiene cada uno. Ahora mismo Juan está por delante de mí porque es un porterazo y lo está haciendo muy bien. A mí me toca seguir trabajando y es importante estar contento con uno mismo y aportar al equipo.

¿Cómo fue el momento en el que le dijeron que iba a jugar?

-Juan notó un pinchazo en la primera parte, pero fue un poco raro. No sabía si calentar o no, pero fue todo rápido. Tres minutos calentando con Aitor, y al campo. Me concentré mucho y no me dio tiempo a ponerse a nervioso. El Real Unión es un equipo fuerte, que juega bien y llega mucho a puerta. Además, nos habíamos puesto por delante y lo que llegaron a puerta intenté pararlo.

¿Qué le dijeron después del partido?

-En el vestuario me dieron la enhorabuena, porque saben que llevo trabajando mucho tiempo para eso. También los familiares se alegraron. Lo vieron por la tele, porque tuve la suerte de que fue televisado por la ETB. Muy contento.

¿Le hacía falta la victoria al equipo después de un inicio irregular?

-Sí, sí. Ganamos en un campo muy difícil. Veníamos de una racha negativa y al equipo le vino muy bien. La única mala sensación fue el gol encajado. Por lo demás, el trabajo del equipo fue muy bueno. Somos un bloque joven que trabaja muy bien y yo creo que la victoria nos lo merecíamos. Fue el desahogo. No por clasificación y por puntos, porque esto es muy largo, sino por ver que el trabajo tiene su recompensa. Nos hacía falta. Ha habido partidos buenos, que nos hemos ido con la sensación de haber podido ganar.

Esta temporada está en el filial. ¿Cómo se ve el primer equipo, cerca o lejos?

-Está ahí. Lo tenemos pared con pared. En pretemporada me tocó estar con ellos. Es un paso importante el que queda, pero también está cerca. Para todo canterano, la ilusión es debutar un día en el equipo de tu tierra, y si puede ser con Osasuna en Primera División, mucho mejor. Debutar y mantenerse, que es lo difícil.

Ha hecho pretemporada con el primer equipo y ha entrenado algún día con ellos...

-Sí y se aprende mucho, porque son los mejores jugadores de la categoría y todos te enseñan algo: el delantero, el defensa, el portero... Además es un grupo de gente muy cercana y muy maja y te hacen sentir bien. Te ayudan un montón.

¿Qué se aprende de los porteros?

-Te intentas fijar en ellos, lógicamente. Por ejemplo, Sergio Herrera ha seguido una trayectoria muy parecida a la nuestra. Salió de un filial, jugó en Segunda B, en Segunda... Ha ido quemando etapas y es un modelo que nos puede servir para fijarnos.

¿Eso hace más importante el trabajo del día a día?

-Sí, Sobre todo lo importante es el trabajo, la constancia y la humildad, tener lo pies en el suelo y trabajar para el equipo.

¿Es la filosofía de Tajonar?

-Tajonar tiene unos valores y una identidad de club. El trabajo y la humildad son claves. Y en casa también, la familia también transmite.

¿En qué ha mejorado como portero?

-He mejorado en la toma de decisiones, con el balón con los pies, en todo... Tenemos mucha suerte de poder trabajar como se trabaja con los porteros en estos clubes.

las claves

el protagonista

Fecha y lugar de nacimiento. 4-6-98. Pamplona.

Estudios. Derecho. El año pasado inició una doble carrera, pero para compatibilizar con los entrenamientos matinales este año estudia Derecho en la Universidad a Distancia.

Trayectoria. Hasta cadetes jugó en Oberena y en Cadete A llegó a Osasuna, donde lleva ya cinco temporadas. Ha ido escalando por cadete, Liga Nacional, División de Honor y Promesas. Debutó la temporada pasada en Segunda B con 18 años, ante el Guijuelo, coincidiendo con el estreno de Álvaro Fernández con el primer equipo, aunque su equipo para jugar era el División de Honor, con quien quedó campeón de Liga.

“Sé el rol que tenemos cada uno y Juan está por delante porque es un porterazo. Yo tengo que seguir trabajando”