Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Tras la retirada del proyecto de Ley de Policías

Por Juantxo Zabalza Erviti - Martes, 24 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Ya con un poco más de sosiego, y certificada la defunción del Proyecto de Ley de Policías de Navarra, desde el sindicato APF queremos hacer una valoración de lo sucedido en su tramitación. Siempre con ánimo constructivo y con la mirada puesta en el futuro.

El comienzo de este proyecto ya fue problemático, con los cinco sindicatos de Policía Foral contrarios al mismo y pidiendo su retirada. Sin embargo, la decisión de los grupos parlamentarios de Podemos y de Izquierda-Ezquerra de prorrogar el plazo de presentación de enmiendas abrió una puerta a la negociación, y supuso, sin duda, una retirada de facto del proyecto. En ese momento, respaldado mayoritariamente por su afiliación, APF se animó a negociar su contenido, si bien, una vez sentados a la mesa con la Consejería de Interior, no hubo posibilidad de firmar un acuerdo. ¿Los motivos? Falta de concreción de las propuestas, el talante impositivo de la Consejería y la misma dinámica de la negociación: sin ritmo de trabajo y sin la documentación exigida para el caso. La sensación era la de que la Consejería no nos tomaba en serio y todo fuera una excusa para sacar adelante su propio Proyecto de Ley. De manera unilateral, la consejera cerraba las conversaciones en dos ocasiones y nos presentaba sendas propuestas de acuerdo, que APF rechazó por insuficientes.

El 16 de octubre, sin apenas tiempo, y cuando dábamos por muerto el proyecto, recibimos una propuesta de acuerdo de los grupos parlamentarios Geroa Bai y Bildu. Pareciendo que satisfacían nuestras expectativas, decidimos consultar a nuestra afiliación, y, ahora sí, decidimos apoyarla. Sin embargo, este apoyo resultaba insuficiente al carecer de la mayoría sindical que requerían Izquierda-Ezquerra y Podemos para dar luz verde al proyecto. Probablemente aquí las premuras a que nos abocaron los plazos parlamentarios, y la imposibilidad, según nos dijeron, de aplazar el Pleno del Parlamento del día 19 de octubre, fueron un hándicap para nuestra opción. No tuvimos tiempo material para informar como hubiéramos querido, y tampoco para, llegado el caso, efectuar una consulta general al colectivo.

Alguien dijo que la buena negociación se caracteriza por dejar a las dos partes insatisfechas, y aún siendo conscientes de que quedaron asuntos en el tintero -para abordar en futuras negociaciones-, estamos convencidos de que el acuerdo alcanzado era bueno para Policía Foral. Ahí quedan para los registros sindicales de nuestro colectivo un documento en el que se asegura, entre otras cosas, la jornada horaria anual, con las correspondientes compensaciones horarias;la recuperación de las retribuciones anteriores a la Ley 15/2015, o, en su defecto, el mantenimiento de las actuales retribuciones;la siempre voluntaria compensación económica del 17% sobre el sueldo del nivel por superación de pruebas físicas;la turnicidad para todas las unidades;razonables condiciones laborales para las unidades con horario flexible y escoltas, y el compromiso de incrementos retributivos acordes con esas condiciones en una nueva valoración de puestos de trabajo;la modificación de sanciones en nuestro régimen disciplinario;la elaboración de un reglamento de segunda actividad en el plazo de un año;la apuesta por un modelo policial que asegura el crecimiento de Policía Foral mediante una ratio mínima, OPEs, pasarela de policías locales a Policía Foral, convenios entre administraciones... Y, atención, el compromiso político y la dotación presupuestaria para un tema tan crucial como es el adelanto de la edad de jubilación. Concretamente se establece una disposición en la que se recoge que el Gobierno deberá comunicar “al órgano ministerial correspondiente su compromiso para realizar las dotaciones presupuestarias que sean precisas al objeto de aportar la parte que le corresponda en concepto de cotización a la Seguridad Social”. Porqué no ha salido adelante este acuerdo es algo que nos resulta difícil de entender y que tendrán que explicar otros actores de esta película. Quienes libremente han decidido rechazarlo. En APF sólo nos resta agradecer a los grupos parlamentarios la atención que nos han prestado, quedar a su disposición para lo que estimen oportuno en el futuro, y declarar nuestra satisfacción, incluso nuestro orgullo, por el trabajo que hemos realizado. Hemos llegado hasta donde hemos podido y hemos demostrado tener la suficiente fuerza y agilidad para dar respuesta a una propuesta -la de Geroa Bai y Bildu- en unas circunstancias difíciles y unos plazos limitados de tiempo. No todos los sindicatos de Policía Foral lo hubieran podido hacer. Unos sindicatos que tienen ahora la responsabilidad de decirle a nuestro colectivo qué es lo que quieren y cómo pretenden alcanzarlo. Y también, y sobre todo, presentar resultados. APF ha tardado 6 meses en presentar este acuerdo a su afiliación y al colectivo. ¿Qué presentarán ellos? ¿Cuánto tiempo tardarán? Porque en el sindicalismo no todo es concentrarse tras una pancarta y decir que no. El tiempo para estos sindicatos empezó a correr el 19 de octubre.

Pte. de la Agrupación Profesional de Policía Foral

Herramientas de Contenido