Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Diez denuncias por reuniones o fiestas en pisos de estudiantes en lo que va de año

Este fin de semana ha habido dos intervenciones en Iturrama, donde hace poco se desalojó a 104 personas de otra vivienda

Kepa García / Javier Bergasa - Martes, 24 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Edificio de la plaza Félix Huarte de Iturrama donde se desalojó una fiesta de estudiantes con 104 asistentes en un piso.

Edificio de la plaza Félix Huarte de Iturrama donde se desalojó una fiesta de estudiantes con 104 asistentes en un piso. (D.N.)

Galería Noticia

Pamplona - Los ruidos y molestias que se generan en las viviendas en horario nocturno por fiestas o reuniones han provocado en lo que va de año diez denuncias ante la Policía Municipal de Pamplona. San Juan e Iturrama son los barrios con más denuncias, que en todos los casos han sido tramitadas al amparo de lo que dispone la ordenanza municipal de civismo por provocar ruidos que perturban el descanso de los vecinos. El precio de las sanciones oscila entre 120 y 240 euros.

Las dos últimas denuncias han ocurrido este pasado fin de semana, cuando los agentes municipales tuvieron que intervenir en la calle Sancho El Fuerte, donde 23 jóvenes asistían a un fiesta amenizada además por un grupo de tunos; y en la calle Esquíroz, en la que había 28 personas. La semana anterior se produjo un caso todavía más llamativo. Hubo que desalojar de una vivienda de la plaza Félix Huarte de Iturrama a 104 personas, que habían acudido a una fiesta en un piso de 160 metros cuadrados, lo que provocó que algunas cadenas de televisión de ámbito nacional hicieran mención el suceso en sus informativos de mayor audiencia.

comienzo y final de curso El subinspector de la Brigada de Proximidad, Manuel Iribarren, lleva 18 años en el grupo de ocio nocturno y conoce bien esta problemática, que se centra sobre todo en los estudiantes universitarios aunque también se registra algún caso de personas de la tercera edad con problemas de audición.

Las estadísticas demuestran que las denuncias provocadas por las fiestas son más habituales en septiembre y octubre, coincidiendo con el inicio del curso académico y la llegada a Pamplona de los estudiantes universitarios; y en mayo o junio, con los exámenes finales.

Las intervenciones policiales se producen siempre a requerimiento de algún vecino y por lo general -como ocurrió en la fiesta con más de cien asistentes, donde el ruido era perfectamente audible desde la calle- no son necesarias las mediciones de sonometría. “Por lo general no hacemos mediciones, no suele hacer falta. El ruido que provocaron 104 personas a la una de la madrugada era muy importante. Además, están las molestias que causa en los vecinos el ir y venir de personas, con las puertas, la gente en los rellanos o utilizando el ascensor. Hay que entender que a esa hora hay cosas que ya no se pueden hacer”.

Las intervenciones son rápidas. Ante una llamada vecinal, la Policía Municipal tiene una capacidad de respuesta entorno a los cinco minutos. “Cuando llegamos a un piso comprobamos si la molestia es real y procedemos a actuar para poner fin al origen de las molestias”, comentó el agente.

Son intervenciones que no generan problemas de orden público ya que los responsables de las viviendas donde se produce la intervención, ante la presencia de los agentes, atienden al requerimiento para poner fin a la fiesta. “Nunca hay problemas. Les decimos que deben acabar y parar la música. La gente suele salir de forma más o menos ordenada y luego se tramita la denuncia. Lo más normal es que nos digan que la fiesta se les ha ido de las manos, que ha empezado a llegar gente y que no han podido hacer nada”.

No hay un perfil fijo, aunque la mayoría de los estudiantes pertenecen a la universidad privada y son fiestas organizadas tanto por mujeres como por hombres.

otras problemáticas El agente Iribarren recordó que también se producen intervenciones por ruidos en pisos de personas mayores que tienen las televisiones o aparatos de radio con el volumen muy alto. “Son ancianos que no oyen bien y que a veces causan problemas sin pretenderlo a sus vecinos”.

A diferencia de lo que ocurre en otras latitudes, en Pamplona no se registran problemas con el botellón, salvo algún episodio aislado en la plaza Yamaguchi y alrededores. En cambio, la Policía Municipal viene detectando un incremento de las quejas vecinales con motivo del juevintxo, sobre todo en el Casco Viejo, donde se concentra esta iniciativa de los bares y restaurantes. “Hay que destacar la colaboración de los hosteleros, que colocan controladores para que los consumidores no saquen sus bebidas a la calle, pero hay días que la saturación que presentan las calles genera ruidos y molestias a quienes quieren descansar”.

En su opinión, se podrían solventar algunos problemas con una modificación de los criterios de aforo, que en el caso de Pamplona son el triple de restrictivos que en Madrid. “Lo mejor es que la gente esté dentro de los bares y que no haya molestias en el exterior”.

los apuntes

Aumento con respecto a 2016. Frente a las 10 denuncias que se llevan en 2017 por molestias y ruidos nocturnos, en 2016 fueron 4 en todo el año.

Niveles máximos. Como norma, se establece que toda clase de elementos productivos de ruidos o sonidos, sean acondicionados de forma que en la vivienda más afectada no se permitan niveles superiores a 36 d B A (de 8 a 22 horas) y 30 d B A (de 22 a 8 horas).

También en pisos de personas mayores. Los agentes tuvieron que actuar en una vivienda de la calle Bardenas Reales ante las molestias que provocaba en el vecindario el volumen de una televisión de una inquilina de 90 años con problemas de audición.

Diferencias de aforo. El máximo aforo permitido en Pamplona es de una persona por metro cuadrado, mientras que en Madrid, por ejemplo, es de tres personas por metro cuadrado.

la cifra

16

Locales de hostelería denunciados por exceder el aforo. La reiteración puede llevar a una prohibición de la música o el cierre.

Herramientas de Contenido