Seminci en femenino plural con cine de Brasil, Francia y Georgia

Los actores Emma Suárez y Luis Tosar recibieron ayer la Espiga de Honor del festival de cine de Valladolid

Miércoles, 25 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

valladolid- La cuarta jornada de la 62ª Semana Internacional de Cine de Valladolid, con la presencia de tres directoras, de Brasil, Francia y Georgia, subraya la naturaleza femenina y plural que caracteriza esta edición con una mayoritaria presencia de realizadoras dentro de la Sección Oficial. Hasta nueve mujeres aspiran a la Espiga de Oro, principal galardón del certamen, entre ellas la brasileña Lais Bodanzky (Sao Paulo, 1969), quien presentó su cuarto largometraje de ficción, Como nossos pais, un remedo del clásico de Ibsen Casa de muñecas.

“Fue una sorpresa comprobar que actualmente Nora sigue existiendo, está muy presente en nuestra realidad”, analizó la realizadora durante una rueda de prensa junto a la actriz, escritora y presentadora de televisión María do Amaral Ribeiro (Rio de Janeiro, 1975), protagonista de su largometraje. Esposa, madre y trabajadora modélica es Rosa, el personaje que encarna Ribeiro, eje de un largometraje rodado en Sao Paulo y cuyo guión no le resultó difícil confeccionar, ya que “estaba en la vida de mi vecina o cuando acudías a una reunión de trabajo”,dijo Bodanzky, autora del texto junto a Luiz Bolognesi.

Hasta nueve mujeres aspiran a la Espiga de Oro, principal galardón del certamen de Cine de Valladolid, en la edición más femenina

Mujer, directora y novel son tres rasgos que definen a Lèonor Serraille, que defendió en Valladolid Jeune femme, su estreno detrás de la cámara, con el que logró la Cámara de Oro en el pasado Festival de Cannes al mejor nuevo realizador. La actriz francesa Laetitia Dosch protagoniza esta cinta que también ha escrito Serraille, para dar vida a una mujer que en plena madurez aún no ha definido su camino y se encuentra sin trabajo, afectos y familia en medio de la nada.

La tercera cita de la jornada llevó el nombre de la directora georgiana Elene Naveriani y de su ópera prima, Me mzis skvi var dedamicaze (Soy un rayo de sol en la Tierra), una historia desgarradora de la sociedad más marginada de Tiflis, la capital del país.

Espiga de honor Emma Suárez y Luis Tosar, que a los seis premios Goya que suman añadieron ayer la Espiga de Honor del festival de cine de Valladolid, echan en falta una mayor presencia de mujeres guionistas en la industria audiovisual española, “aunque luego las historias las dirijan hombres”. Ambos actores coincidieron por primera vez en Besos para todos (2000), de Jaime Chávarri, y ayer lo hicieron en el escenario del Teatro Calderón para recoger la Espiga de Honor. - Efe