Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

construir salud en la comunidad foral

El 15% de los accidentes infantiles se registra en los centros escolares

Un informe de la UPNA propone impulsar una cultura de prevención desde los 8 y 9 años
En una encuesta, escolares atribuyen a los chicos más conductas de riesgo

G. Montañés / Javier Bergasa - Miércoles, 25 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El estudio recoge que la etapa de 8 y 9 años es la idónea para adquirir habilidades con un aprendizaje significativo. En la imagen, estudiantes se dirigen a un centro navarro.

El estudio recoge que la etapa de 8 y 9 años es la idónea para adquirir habilidades con un aprendizaje significativo. En la imagen, estudiantes se dirigen a un centro navarro. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

pamplona - Un 15% de los accidentes infantiles tiene lugar en los centros escolares. Ese dato, recogido en un estudio europeo de 2012, se menciona también en una investigación realizada por la Universidad Pública de Navarra (UPNA) sobre cómo prevenir la siniestralidad en las escuelas. Desde el centro extrapolan estos datos a Navarra, tomando como referencia estadísticas anteriores de la Comunidad Foral, y afirman que la prevalencia se mantiene. No obstante, para abordar este tema en los centros apuestan en un nuevo estudio por impulsar que, desde las edades de 8 y 9 años, el alumnado adquiera una serie de comportamientos que les ayuden a cuidarse. Y, entre otras medidas, aboga por promover la figura de la Enfermería escolar.

La investigación está elaborada por Inés Gabari Gambarte, profesora del Departamento de Psicología y Pedagogía, y por Raquel Sáenz Mendía, docente del área de Ciencias de la Salud. Ambas consideran que la franja de edad entre los 8 y los 9 años es la “propicia” para aprender habilidades, actitudes y comportamientos, y recuerdan que diversos estudios muestran un aumento de la siniestralidad en torno a tres etapas: a los 6 años, la mencionada entre los 8 y los 9, y después ya durante la adolescencia.

El estudio, que ha sido publicado en la revista Gaceta Sanitaria, detalla que la mayoría de los accidentes en niños menores de 5 años se produce en el hogar, pero entre los 6 y los 12 ganan peso los ocurridos en espacios de ocio, y ahí se incluyen los centros escolares, un lugar donde los menores pasan gran parte de su tiempo, juegan o hacen deporte. Así, según una investigación iniciada en 2014 por la Fundación Mapfre y la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, el 57,2% de los accidentes se producen fuera del hogar y, de ellos, el 44,6% en la escuela, seguidos de un 21% en jardines y un 20% en la vía pública.

Desde la UPNA detallan que esta investigación se enmarca dentro de una línea anterior, que vincula a las áreas de Salud y de Psicología y que antes había consistido en la recogida de datos sobre siniestralidad y la opinión de profesionales sanitarios y docentes, en este caso, sobre si se sienten preparados para ofrecer esta formación en salud. Esta investigación se ha completado con la opinión de los propios escolares.

Para abordar el tema, la investigación de la UPNA se preguntó cómo perciben los y las estudiantes que se produzcan estos accidentes y, para ello, se realizó un cuestionario en las aulas de 3º y 4º de Primaria, durante el curso 2012-13, a 584 escolares (294 niños, 290 niñas) de entre 8 y 9 años en la Comunidad Foral. En él, el 76% de los escolares opinó que los niños se accidentan más en el colegio, algo que atribuyen a su carácter “más bruto” o “más movido”, según recogió ayer la UPNA a través de un comunicado.

Por una cultura preventiva

Como ejemplos, estos escolares hablaron de que los chicos corren por las escaleras, se caen o se pelean. Y el propio alumnado menciona en la encuesta medidas que pueden contribuir a conseguir un entorno escolar más seguro. Por esta razón, las investigadoras apuntan a que eso puede ser la base para trabajar en una cultura preventiva, también pensando en el futuro ámbito laboral.

Una de sus conclusiones es que la población infantil sabe identificar que los accidentes son “un problema de salud”. Y, de cara a promover este ámbito, el estudio abre la puerta a la promoción de la figura de la Enfermería escolar, al considerar que el contexto educativo es el “idóneo” para construir salud en la comunidad.

Directrices a los centros

Preguntados sobre cómo se gestionan este tipo de accidentes infantiles en los centros, desde el departamento foral de Educación explican que es el área de Inspección la encargada de conocer los casos accidentados cuando conllevan cierta gravedad. Los centros, por su parte, pueden disponer de sus propios protocolos en estos casos, mientras que desde el departamento se facilitan ciertas directrices comunes, sobre qué realizar ante una situación así, a dónde acudir o cómo informar, entre otras cuestiones.

Herramientas de Contenido