La vuelta al mundo repartiendo sonrisas

Álvaro Neil regresa ahora tras partir de Oviedo hace trece años para recorrer 115 países actuando gratis para los colectivos más humildes

Laura Garde | Javier Bergasa - Miércoles, 25 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Álvaro Neil, ‘biciclown’, posa con su bici durante su parada en Pamplona antes de emprender el viaje de regreso a su ciudad natal.

Álvaro Neil, ‘biciclown’, posa con su bici durante su parada en Pamplona antes de emprender el viaje de regreso a su ciudad natal. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Álvaro Neil, ‘biciclown’, posa con su bici durante su parada en Pamplona antes de emprender el viaje de regreso a su ciudad natal.

pamplona- Álvaro Neil solo necesita una bici y un disfraz de payaso para ser feliz y hacer felices a los demás. En 2004, este asturiano de 50 años decidió dejar su cómoda vida en Madrid para dar la vuelta al mundo. Después de recorrer 202.984 kilómetros y 115 países, está de vuelta en España para regresar el 19 de noviembre -el mismo día que partió hace trece años- a su ciudad natal, Oviedo.

El primer viaje que Neil realizó en bicicleta fue en 2001. “Estudié Derecho en Pamplona y luego encontré trabajo en Madrid, donde estuve cinco años. No quería hipotecar mi vida de esa manera y decidí darle un giro. Preparé un proyecto para recorrer América del Sur en bici. Lo llamé Kilómetros de sonrisas. Fue lo que necesité para terminar de saber que quería dar la vuelta al mundo”, explicó tras hacer una parada en Pamplona.

Con un presupuesto de 10 euros diarios, en cada alto que realiza en su camino, Neil se enfunda su traje de payaso y actúa gratis para los colectivos “más humildes”: “He llegado a actuar en un basurero en Nicaragua. De esto he tomado las lecciones más grandes de mi vida”, recalcó biciclown. “Esto me ha demostrado nuestra falta de empatía. Tenemos demasiado ego. No sabemos escuchar ni ponernos en el lugar de otros e intentar entenderlos”, añadió.

En sus más de 5.000 días de viaje en los que ha utilizado cuatro bicicletas, Álvaro, que plasma sus vivencias en libros y documentales, ha aprendido que el truco para cumplir los sueños no es más que apostar y focalizar todas las ganas en ellos.