Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Un oasis de dinero en el desierto

POR JORGE NAGORE - Jueves, 26 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 08:40h

La Comunidad de Bardenas Reales tanto la que presidió José Antonio Gayarre desde 1985 hasta 2013 como la que dirigió el malogrado Julián Isla hasta 2016 está en medio de la sospecha tras el informe de Comptos en el que se desvelan viajes de más de 30 personas a, entre otros lugares, Egipto en 2006 y Senegal en 2008 con costos de unos 70.000 euros y ni un solo técnico en esos viajes y gastos de más de 900.000 euros entre 2010 y 2016 en protocolo más dinero del que gasta en protocolo el Ayuntamiento de Pamplona, asistencias a reuniones e indemnizaciones a cargos electos. La Comunidad de Bardenas Reales, formada por 19 localidades, 2 valles y el Monasterio de la Oliva, ingresa nada menos que 7 6 millones de euros cada año del Ministerio del Defensa para que el parque natural sirva de entrenamiento para la guerra, unos millones de euros a los que se suman del orden de unos 3 más por rendimientos de los comunales, impuestos, multas, etc, frente a unos gastos incluidos los 200.000 euros anuales que ingresan cada uno de los 22 entes que conforman la Comunidad que en modo alguno alcanzan esas cifras para una institución que apenas soporta unos 300.000 euros anuales de pago a sus trabajadores y unos 900.000 en mantenimiento, materiales, etc. Dicho en plata, Bardenas era y es una fuente de ingresos muy golosa, con un sistema de funcionamiento interno muy opaco al menos hasta hace poco y especialmente en la larguísima época de Gayarre dos veces diputado en Madrid por UPN y parlamentario de esa formación entre 1999 y 2003, un modo de operar que Comptos no es capaz de desentrañar, toda vez que hay partidas en las que no constaban hasta ahora todos los datos necesarios por ejemplo las retribuciones a cargos o la asistencia a conferencias y reuniones. La cantidad de dinero que se ha podido ir filtrando de ahí a saber hacia dónde no es nada desdeñable.

Herramientas de Contenido