Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El daño cerebral adquirido afecta a cerca de 4.000 navarros

Adacen pide un modelo de atención más centrado en el ámbito sociosanitario y sin límite de edad

Leticia de las Heras - Patxi Cascante/ Javier Bergasa - Jueves, 26 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Una usuaria de Adacen, en el Centro de Rehabilitación Neurológica de la asociación.

Una usuaria de Adacen, en el Centro de Rehabilitación Neurológica de la asociación. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

Una usuaria de Adacen, en el Centro de Rehabilitación Neurológica de la asociación.José Luis Herrera y Francisco Fernández, durante la rueda de prensa.

PAMPLONA- El daño cerebral adquirido (DCA) afecta a casi 4.000 navarros y a más de 400.000 personas en todo el Estado, según la Plataforma Española por el Daño Cerebral Adquirido. Se trata de la tercera causa de muerte en la población general, ascendiendo hasta el primer puesto entre las mujeres. Con motivo de la celebración del día nacional de esta afección, desde la Asociación de Daño Cerebral de Navarra Adacen apostaron por un nuevo modelo de atención más centrado en el aspecto sociosanitario, sin límite de edad y que potencie la oferta de rehabilitación, sobre todo en los primeros meses.

Entre las causas más comunes que provocan esta lesión súbita del cerebro se encuentran los ictus, traumatismos craneoencefálicos y tumores cerebrales, así como otras causas de carácter infeccioso. Según informó el presidente de Adacen, José Luis Herrera, cada año reciben el alta en hospitales de todo el Estado más de 180.000 personas que ingresaron por estas afecciones y el 59% de ellas se ven obligadas a empezar nuevos proyectos de vida a causa de las secuelas y el 89% presenta dificultades para realizar actividades básicas de la vida diaria. Así, en Navarra cada año unas 1.200 personas se ven obligadas a construir nuevos proyectos vitales por este motivo, haciendo frente a dificultades de tipo sensoria, cognitivo, emocional y conductual.

Nuevo modelo

El gerente de Adacen, Francisco Fernández Nistal, incidió en la especial importancia que tienen los primeros meses tras la lesión para la recuperación de las personas con DCA, por lo que instó a que se aumente la intensidad de la rehabilitación durante esta fase para favorecer así una mayor recuperación funcional y, por tanto, reducir el grado de dependencia. Así mismo, ahondó en la necesidad de agilizar el tiempo de respuesta dado por las mutuas y la administración, creándose nuevos reconocimientos de carácter temporal y que sean revisables de forma periódica.

En la etapa posterior, en torno a los 18 meses posteriores al comienzo de la lesión, sus peticiones se centraron en reforzar los recursos destinados a la recuperación. Por un lado, el gerente de la asociación comentó que sería conveniente reducir la lista de espera para la rehabilitación y la adaptación de los tratamientos en función de la realidad de cada personas. En este sentido, destacó la necesidad de diversificar los recursos en el entorno rural asumiendo que estos están excesivamente centralizados en Pamplona. Así mismo, apostó por una atención psicológica y de acompañamiento social continuo tanto para los pacientes como para sus familiares para ayudarles en su adaptación a la nueva situación y prevenir así enfermedades asociadas como trastornos mentales.

En aquellos casos en los que las lesiones se cronifiquen, Fernández aludió a la necesidad de proporcionar una rehabilitación integral entendida ya no como recuperación funcional, sino desde el mantenimiento de las capacidades de los afectados, algo que, aseguró, es “fundamental” para su calidad de vida.

Con el objetivo de liberar carga de trabajo a quienes cuidan de estas personas dependientes, desde Adacen pidieron que se pongan en marcha nuevos servicios de atención ambulatoria, subrayando la necesidad de desarrollar los Servicios de Promoción de la Autonomía Personal (Sepap) y el aumento del servicio de atención domiciliaria, así como la compatibilidad de este con otros de día específicos u otras alternativas residenciales. Así mismo, apostaron por el desarrollo de servicios de proximidad para facilitar a las personas con DCA la posibilidad de vivir en su domicilio el mayor tiempo posible.

En pos de lograr una mayor inclusión y participación comunitaria, minimizando los efectos negativos de la institucionalización, apoyaron la puesta en marcha de nuevos modelos de atención residencial como los pisos tutelados. Fernández hizo alusión también a la necesidad de incorporar de manera efectiva las nuevas tecnologías en la atención sociosanitaria y la autonomía. Según apuntó, aunque este aspecto está muy presente en el ámbito hospitalario, no sucede lo mismo con el residencial.

Los servicios a los recursos específicos para personas con DCA está limitado hasta los 65 años, momento en el cual se incluyen dentro del conjunto de personas de la tercera edad. Este es un aspecto especialmente importante teniendo en cuenta que el 65% de quienes sufren DCA superan esta edad. Fernández no se mostró de acuerdo con esta restricción, considerando que es mejor que los servicios se diseñen en función de las necesidades específicas de las personas. En relación a esto, consideró necesario poner en marcha un servicio específico destinado a mayores de 65 años adaptado a sus necesidades de rehabilitación y de régimen ambulatorio, favoreciendo un envejecimiento activo en su domicilio.

Fernández también se refirió a los más jóvenes, ya que el DCA afecta a personas de todas las edades. Por ello, pidió que se desarrollen medidas específicas destinadas a ellos y que den respuesta a su necesidad de desarrollo vital, fomentando su independencia. El gerente de Adacen aseguró que una de las mayores preocupaciones de los cuidadores es qué será de su familiar cuando ellos ya no estén. Por ello, apuntó, también es necesario ofrecerles apoyo en este sentido.