Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
el porcentaje de error varía si el radar es fijo

Revocan la absolución de un conductor que iba a 214 km/h por la AP-68 en Tudela

La Audiencia dice que el radar en un coche parado es fijo y su error del 5%, y corrige a una juez, que absolvió al entender que era radar móvil (error del 7%)

Enrique Conde - Jueves, 26 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Radar instalado en el salpicadero de un vehículo policial.

Radar instalado en el salpicadero de un vehículo policial. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Radar instalado en el salpicadero de un vehículo policial.

PAMPLONA- La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Navarra ha revocado la absolución de un conductor guipuzcoano de 34 años que circulaba a 214 kilómetros/hora por el punto kilométrico 212 de la AP-68 en sentido Zaragoza, en el termino municipal de Tudela. El conductor cometió los hechos a las 17.22 horas del 17 de julio de 2016 y, en un principio, la titular del Juzgado de lo Penal 3 de Pamplona terminó por absolverle al considerar que no había quedado acreditado que condujera a una velocidad superior a 200 km/h. Conviene recordar en este punto que la normativa penal referente a Tráfico considera delito aquel conductor que supere los 80 km/h en vías interurbanas como la AP-68, limitada a 120 km/h.

Para llegar a tal conclusión y absolver al procesado, la juez recordaba que la normativa distingue entre los cinemómetros fijos (los radares instalados en pórticos) y los móviles (aquellos instalados en un vehículo policial en movimiento). El margen de error en la medición es distinto según un caso y otro. En el fijo es del 5% mientras que en el móvil es del 7%. Aplicado al caso concreto, el margen de error del 5% daba como resultado que el conductor guipuzcoano circulaba a 203 km/h por la AP-68 mientras que si se calculaba el margen de un radar móvil la velocidad resultante era de 199 km/h y, por lo tanto, no era constitutiva de delito porque para serlo debía superar los 200. La juez de lo Penal entendía que había que aplicarse el 7% ya que “se trata de un aparato móvil no estático aun cuando la medición se haga en parado y, por otra parte, no se aportó certificación del trípode utilizado y menos aún que este haya pasado las revisiones”. La defensa alegaba que se trataba de un aparato instalado por los agentes encima de un trípode que ellos portan y también entendía que la instalación era móvil aun cuando en ese momento esté estático. Según la juez, “la norma distingue no en función de que el aparato se mueva o no, en el momento del registro de velocidad, sino en atención al tipo de instalación en la que está ubicado”. Así considera que “la referida Orden Ministerial utiliza “el adjetivo estático tanto como sinónimo de fijo como en relación al modo en que se encuentran los vehículos donde puede estar instalado. Sin embargo, considera que de ahí no cabe extraer que en función de que en el momento en que se registra la velocidad el aparato no se mueva, deba calificarse a éste como cinemómetro en instalación estática o fija”.

LA AUDIENCIA opina otra cosaPero la Audiencia ha corregido este criterio y ha revocado la sentencia por otra condenatoria, en la que el conductor se le impone una multa de 1.080 euros. El tribunal comparte en este caso el razonamiento del Ministerio Fiscal, que recurrió la absolución y esgrimía que la instalación fija es aquella que se instala en las cabinas mientras que la estáticas se montan en ubicaciones estacionarias, vehículos aparcados o trípodes. “Y esto las diferencia de las instalaciones móviles que son los cinemómetros montados en vehículos que calculan indirectamente la velocidad que deben tener en cuenta la velocidad del vehículo policial”, añadía la Fiscalía. La Audiencia zanja que en este caso “no se trata de una instalación móvil, sino estática, tratándose de un radar instalado en un vehículo detenido, por entender que la norma distingue entre instalaciones fijas o estáticas, y las móviles, equiparando las estáticas en cuanto porcentaje de error a las fijas”. Por tanto, se le aplica el margen del 5% de error que, en una velocidad de 214, resulta 203.