Ezkurdia, Altuna III y los estados de ánimo

El navarro y el guipuzcoano se juegan a cara o cruz el pase a las semifinales del cuatro y medio

Viernes, 27 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Bengoetxea, con visibles gestos de dolor el sábado en el Labrit, junto a su botillero, Asier Gartzia.

Bengoetxea, con visibles gestos de dolor el sábado en el Labrit, junto a su botillero, Asier Gartzia. (Foto: Mikel Saiz)

Galería Noticia

Bengoetxea, con visibles gestos de dolor el sábado en el Labrit, junto a su botillero, Asier Gartzia.

Pamplona- El pasado fin de semana tuvo consecuencias en el Grupo B de la liguilla de cuartos de final del Cuatro y Medio. Si bien la más grave fue para Iñaki Artola, al que la derrota ante Jokin Altuna dejó totalmente descabalgado de la pelea por entrar en las semifinales, y la más positiva introdujo a Mikel Urrutikoetxea en la antesala de la final, para el amezketarra y Joseba Ezkurdia trajo vientos de distintas direcciones. Los dos se encontrarán el domingo en el Beotibar de Tolosa con un solo fin: llegar a 22. Es una eliminatoria pura y dura entre estados de ánimo.

Así, después de que en la primera contienda de los cuartos de final el voleísta de Arbizu actuara con contundencia frente a Artola, la fortaleza de Urrutikoetxea le hizo hincar la rodilla en el frontón Bizkaia de Bilbao. Toda la confianza que le otorgaron las dos primeras victorias en la jaula quedó aplacada por el de Zaratamo: superior, entero, un muro. Considera el navarro que “Mikel jugó muchísimo y le salió todo perfecto”. “De todos modos, por mi parte, considero que no estuve acertado. En el primer pelotazo cometí una falta de saque y no imprimí velocidad a la pelota”, destaca el de Sakana, quien remacha que ”una derrota así te deja secuelas, malas sensaciones. De todos modos, lo importante es llegar a la tercera jornada con todas las opciones y en ello estoy”.

La confianza va por bandos. Y es que, en la otra orilla, Altuna III vio cosidas sus dudas en el Astelena de Eibar. El de Amezketa tumbó a Artola a base de dar velocidad al cuero y acomodarse dentro de la especialidad. El cambio de cara fue notable respecto a su compromiso inicial, en el que Urrutikoetxea tampoco especuló: directo a la yugular. “Al ganar a Iñaki, afrontas de otra manera el día a día. Esos partidos te sirven para recuperar la confianza y empezar la semana con ganas. Los entrenamientos han sido muy satisfactorios estos días”, recita el artista guipuzcoano.

Por otro lado, manifiesta Ezkurdia que están ”igualados”. “Los dos tenemos una victoria y una derrota. Todos los encuentros son diferentes y no hay que olvidar que Altuna III es el subcampeón en curso. No me puedo permitir hacer regalos, tengo que dominarle en el peloteo e incomodarle. Si no le quito el aire Altuna, que es un artista, me puede pasar por encima”, cuenta el arbizuarra.

Por contra, Jokin también lanza flores a su adversario: “Esta es la especialidad de Joseba. Es muy difícil jugar contra él. Si no consigo hacer bien los saques y luego restar, no tendré nada que hacer. Yo haré mi juego, porque si me centro en el del contrario no me salen buenos partidos”. Solo hay dos precedentes: en el Cuatro y Medio de San Fermín. En 2016 Ezkurdia dejó en once a Altuna y este año Jokin ganó 13-22. El premio es gordo. - I. G. Vico