Xi Jinping, el líder indiscutido, sin fecha de salida y a la altura de Mao

China pone fin al sistema de dirección colegiada puesto en marcha tras la muerte del Gran Timonel

Rafael Cañas - Viernes, 27 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El presidente chino, Xi Jinping, tras la conclusión del congreso del PSC Chino.

El presidente chino, Xi Jinping, tras la conclusión del congreso del PSC Chino. (Foto: Efe)

Galería Noticia

El presidente chino, Xi Jinping, tras la conclusión del congreso del PSC Chino.

pekín- El presidente chino, Xi Jinping, se ha consolidado como líder del gigante asiático, no solo indiscutido, sino también por un tiempo indefinido, lo que pone fin al sistema de dirección colegiada puesto en marcha tras la muerte de Mao Zedong, el Gran Timonel. El Gobierno ofreció ayer una visión muy positiva de los resultados del XIX Congreso en una conferencia de prensa de altos cargos en la que no se habló de la extensión del mandato presidencial, pero sí se exaltó la figura del mandatario. El Congreso acordó incluir la teoría política de Xi en la Constitución del partido (al nivel de Mao y Deng Xiaoping) y la posterior elección del Comité Permanente del Politburó mostró un órgano lleno de fieles al presidente en lugar de un equilibrio de clanes o grupos de poder.

Y finalmente, en el nuevo liderazgo no hay una figura relativamente joven que pueda aparecer como posible relevo a medio plazo, después de que los dos anteriores presidentes dejaran el cargo tras diez años repartidos en dos mandatos.

Los resultados del congreso “muestran que Xi quiere consolidar su poder, sin compartirlo con posibles herederos, y que no quiere un gobierno colegial, sino uno en que todo el poder esté concentrado en sus manos”, señala la profesora Lin Juo-yu, directora del Centro Asiático de la Universidad Tamkang, en Taipei (Taiwán).

La falta de un aspirante claro al liderazgo, como fue el caso de Xi en 2007 antes de ser elegido secretario general del PCCh en 2012, es el elemento que termina de convencer a los analistas de que el líder chino ha allanado el camino para una larga permanencia en el cargo.

Reglas no escritas del régimen establecen que los líderes deben retirarse a los 68 años y en este reciente congreso todos los que superaban esa edad han sido apartados. Pero Xi, de 64 años, superará esa barrera dentro de cinco, y esta semana no ha surgido un delfín.

“Xi no tiene plan para la sucesión porque no hay ninguna necesidad de designar un heredero tan pronto. Xi gobernará al menos hasta el XXI Congreso de 2027 si no lo hace hasta el XXII Congreso de 2032”, afirma por su parte Willy Lam, politólogo de la Universidad China de Hong Kong.

De esta forma, Lam da por hecho que Xi Jinping “ha roto el concepto de liderazgo colectivo introducido por Deng Xiaoping” tras la muerte de Mao para evitar abusos y errores como los que cometió el histórico líder comunista chino. Para este profesor y analista, “desde el primer día de su llegada al poder” Xi ha apuntado a convertirse en un líder como Mao “sin límites de la edad de jubilación o los mandatos en el cargo”.

Ni él ni Lin prevén que pueda surgir un potencial sucesor en el plenario anual de la Asamblea Nacional Popular (Legislativo) que debería tener lugar en marzo próximo. Mientras tanto, en Pekín, el viceministro de Propaganda del PCCh, Wang Xiaohu, destacó ayer la figura de Xi como “núcleo central” del liderazgo del Partido y del Gobierno nacional.

Wang participó junto con otra media docena de cargos de distintos departamentos en una conferencia de prensa para analizar las decisiones, aunque se convirtió más en un ensalzamiento de la figura de Xi y su teoría del “socialismo con características chinas para una nueva era”, sin que se mencionara la cuestión de su permanencia en el puesto. Wang defendió la inclusión del nombre de Xi en los principios rectores del PCCh como “práctica común en los movimientos comunistas internacionales”, como el marxismo o el leninismo, pero también en la teoría política occidental.

Los medios chinos se suman a esta tendencia: el Diario del Pueblo,órgano oficial del Partido, asegura que “la consagración del pensamiento de Xi en la Constitución del PCCh como parte de su plan de acción es el momento culminante y mayor logro del XIX Congreso”. La agencia oficial Xinhua habla, por su parte, de un Xi “seguro”, con un “sentido de misión” y “una hoja de ruta ambiciosa y una grandiosa perspectiva para el futuro”.

Y es que el enaltecimiento del presidente se ha producido tras una creciente campaña en la prensa oficial que rememora el culto a la personalidad de otras épocas.

cierre de filas

El ejército, con el presidente

Total obediencia a Xi Jinping. El Ministerio de Defensa de China proclamó su total obediencia al presidente y secretario general del Partido Comunista, Xi Jinping, un día después de que este fuera reelegido como jefe supremo de las Fuerzas Armadas. “Pondremos en práctica resueltamente las decisiones del presidente y lideraremos el estudio del pensamiento Xi en torno al socialismo con características chinas para una nueva era”, señaló el portavoz de Defensa, Ren Guoqiang. Aseguró que el Ejército chino “aumentará la lealtad política de las Fuerzas Armadas” y que las propuestas de Xi “son un magnífico borrador para una sociedad moderadamente próspera”.