Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

The Gift John Gonçalves, bajista y teclista de The Gift

“Brian Eno sería nuestro dios en este ‘Altar’’

Zentral acoge hoy la presentación del nuevo disco de los portugueses, ‘Altar’, producido por Brian Eno. La cita, con Last Train como telonero, a las 21.30 (22 euros)

Fernando F. Garayoa - Viernes, 27 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

pamplona- John Gonçalves, teclista de The Gift, respondió a las preguntas de DIARIO DE NOTICIAS días antes de su visita a Iruña.

En este Altar, aunque no tenga nada que ver con la religión y sea más una celebración, ¿Brian Eno sería el dios al que colocaría The Gift?

-Es una celebración, sí, por ser un momento muy especial de nuestra carrera. Lo que pasó hace dos años con la grabación de este disco fue algo que no se va a repetir, aunque no será la única vez que trabajemos con él... Para nosotros, Brian Eno es un dios, lo admiramos desde siempre, no solo como productor sino como artista de los que hay pocos en el mundo. Su longevidad en términos de arte siempre lleva aparejada la honestidad y la inquietud artística, además de que nunca intenta buscar el camino más fácil. Estas claves siempre las utiliza en su trabajo, bien como productor bien como miembro de cualquiera de los grupos a los que ha pertenecido. Por eso es un placer inmenso trabajar con Brian Eno y no tengo ningún problema en decir que podríamos colocarlo como nuestro particular dios en este Altar.

Este álbum, no solo por el productor, sino por la forma de trabajarlo, en la que habéis elaborado los temas de forma conjunta, y por el resultado del mismo, ¿crees que va a marcar un punto de inflexión en la carrera de The Gift?

-No tengo duda de que lo que está pasando con The Gift en estos momentos no había sucedido nunca. Ahora, no sé si esto tiene que ver con la manera en que compusimos el disco, lo trabajamos o lo arreglamos, o con la manera de divulgar el álbum, utilizando el gancho de Brian Eno;quizá las dos juntas. Y a eso, además, yo le añadiría el hecho de que The Gift está mucho más pendiente, tenemos más experiencia, conocemos lo que sucede en la industria discográfica, y el directo es mucho mejor. Todo esto hace que The Gift se encuentre ahora en su mejor momento, que Altarsea el mejor disco que hemos hecho y que mucha gente joven descubra al grupo y otra gente no tan joven nos redescubra.

Hace ya unos cuantos años, en 2008, The Gift actuó por primera vez en Navarra, concretamente en el Certamen Pop Rock de San Adrián, pero es cierto que, aunque la carrera del grupo es dilatada (22 años), con este nuevo álbum parece que muchos han descubierto a la banda por primera vez.

-Esto, para mí, es la mejor noticia que me puedes dar, y lo digo sin ironía, en serio. Hay bandas que en determinado momento piensan que todo el mundo les conoce, pero la realidad es que ni a U2 los conoce todo el mundo, así que imagínate a The Gift. Cuando tocamos en San Adrián, o cuando nuestros discos han sonado en la radio, hay mucha gente que estaba haciendo otras cosas... Estaban con su novia, con su familia, eran jóvenes... Pero ahora, con la promoción, con el boca a boca o las redes sociales, nos están descubriendo. Y esto lo digo desde un punto de vista artístico y particular, no el comercial. Pero es que me encanta que haya gente que nos vea por primera vez, eso es lo más interesante, porque es lo que da lugar al boca a boca. Y es algo que siempre sucede con The Gift, tanto con nuestros conciertos como con los discos o videoclips, que cuando la gente los ve o los escucha por primera vez siempre se lo cuenta a otros.

Ahondado en la temática de las canciones, en un primer momento parece como si The Gift fuera bipolar, ya que en Altarpuedes encontrarte con Love without violins pero también con Clinic hope, dos visiones absolutamente contrapuestas del amor... Pero luego uno se de cuenta de que quizá la vida real sea así...

-Yo me quedo con que la vida es así. Clinic hopeera el nombre del club que mi hermano (Nuno, también teclista del grupo y compositor) tenía en Alcobaça (su localidad de origen), y siempre fue un club de fiesta, ahí bailamos más que en cualquier otro bar. Por lo tanto, los recuerdos que teníamos nos incitaban al baile;pero no era electrónica, sino indie. Esa canción refleja lo que sentíamos allí, es una canción perfecta para un club indie con gente apasionada por la música... Pero esa persona que se está divirtiendo en el club a las tres de la mañana, puede estar llorando a las cuatro de la tarde, ¡en el mismo día! Así es la vida real. En nuestro disco, aunque no me gusta hacer esa distinción, digamos que hay un 50% de canciones rápidas y lentas. Pero lo interesante de este álbum es que cuando lo escuchas entero, especialmente en vinilo, ya que te obliga a estar atento, sin móvil o cambiar de cara, descubres una obra artística, buena o mala, con canciones que te gustan más o menos, pero en la que al final tienes una visión de esos artistas. Y creo que la visión que teníamos nosotros con Brian para este álbum queda muy clara, y no tenía que ser un disco de fiesta o deprimido, simplemente fue lo que salió cuando lo creamos entre todos.

En este sentido, el hambre se juntó con las ganas de comer, ya que Brian Eno se dio de bruces con un grupo que precisamente lo que necesitaba es que nadie le pusiera límites, hasta el punto de que aquellos que pensaban que por trabajar con Eno iba a salir un disco esencialmente electrónico se han topado un álbum mucho más variado.

-Primero, para nosotros, trabajar con Brian era entregarnos en sus manos pero sin perder la identidad, nunca. Encarando el trabajo frontalmente, sin miedo, porque aunque sea un dios, los humanos podemos hablar con él. De esta forma, podíamos indicarle el camino que queríamos seguir y, en este sentido, Brian respetó muchísimo la sonoridad de The Gift, la voz de Sonia, que le encanta, y las composiciones de Nuno. Brian quería elevar a The Gift a otro estadio, y el mejor ejemplo puede ser Malifest,un tema al que nunca habríamos llegado solos, con ritmos africanos y de guitarra más que electrónicos;es una canción que sin Brian habría salido de otra manera distinta. Pero también está You will be queen, que representa al The Gift de siempre, y que él respetó muchísimo, con teclados sobrepuestos y mucha electrónica. En el fondo, es un equilibrio para alcanzar un nuevo espacio pero sintiéndonos confortables en el mismo, porque, al final, los que van a defender el disco en Pamplona somos nosotros. Y si el grupo no se siente confortable con lo que está haciendo, la cosa no funciona, y eso Brian y nosotros los sabíamos muy bien. Pero para alcanzar ese equilibrio no solo hemos trabajado el grupo y el productor, también ha sido muy importante la labor de Flood (responsable de las mezclas), un triángulo fundamental. Así fuimos por caminos que nunca habíamos transitado pero mantiendo una estética hasta el punto de que a quien el gusta de The Gift, va a seguir escuchando una banda marcada por la voz de Sonia y las composiciones de Nuno.

Precisamente, como conseguisteis que Flood y Eno trabajaran juntosde nuevo,algo que no hacían desde el Zooropa(1993)de U2.

-Estábamos hablando de quién mezclaría las canciones y la verdad es que Brian no pensaba en Flood, barajaba otros nombres. Pero en ese tiempo, Brian vio un programa de televisión y la música del final le encantó. Miró quién era el productor de la canción, vio que era Flood, y nos dijo: “Tengo que llamarle porque hace tiempo que no hablo con él”. Lo hizo, le dio la enhorabuena por esa música, Flood le preguntó que estaba haciendo ahora, Brian le respondió que trabajando con The Gift... Y acabamos mandándole las canciones, que le encantaron. El resultado es que hemos contado con un trabajo muy apasionado por parte de Brian y de Flood, aunque este último solo estuviera en la recta final, pero le ha dado una sonoridad muy redonda.

En cuanto al directo, en Pamplona nos vamos a encontrar con la presentación de Altar,pero, ¿cómo entroncan las canciones añejas, de discos como Explodeo Vinyl,con los nuevosThe Gift?

-Entroncan perfectamente porque la gira ya está rodada, aunque en es verdad que en salas no habíamos tocado todavía en España, sí en festivales este verano. Lo que hacemos es, siempre, presentar el nuevo disco pero sabiendo que nunca vamos a tocar todas las canciones de Altar,y que sí tocaremos otras canciones antiguas. La idea es que ofrecer un espectáculo que crezca con un sentido estético muy claro, que es Altar, pero recuperando canciones de prácticamente todos los discos de nuestra carrera;en todo caso se quedaría fuera Film.El objetivo es que la gente conozca el nuevo trabajo pero también ofrecer un recopilatorio de nuestros 20 años de carrera, a modo de celebración.

Efectivamente, en 2017 se cumplen 20 años de la edición de Digital Atmosphere (aunque la banda arrancó en 1995). Como curiosidad, ¿qué ha sucedido con ese toque épico del grupo que ha desparecido en Altar?

-Es verdad, y es mano de Brian. Hay una anécdota que lo explica. Él quería que el disco fuera más contenido, que Nuno no fuera tan épico como en otros trabajos, algo de lo que, por otra parte, estamos muy orgullosos. Pero al final de la grabación, Brian vino a Alcobaça y descubrió su monasterio, que es una de las mayores iglesias de Europa. Tras visitarlo, nos dijo: “Claro, es imposible teniendo esto no pensar en la música de forma épica”.

Herramientas de Contenido