Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Avanzando en Servicios Sociales

Por Inés Sáenz de Pipaón - Viernes, 27 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Los Servicios Sociales están en boga. Por la forma en cómo se presentan hoy las necesidades para cuya atención fueron creados y porque los principios de la atención social están siendo reconocidos y asumidos en programas de otras políticas sociales. De cómo funcionen sus dos ejes necesarios -recursos y atención social- se deriva el mayor o menor acierto en su tarea.

En cuanto a la primera razón, no hay duda de que, junto a las clásicas, las nuevas necesidades y sus proporciones hacen a los Servicios Sociales más necesarios que nunca. Los cuidados en dependencia, los problemas psicosociales, las situaciones de exclusión social y de pobreza;y en otro aspecto los cambios sociales en valores como el incremento del individualismo o las injusticias sociales y abusos en el ámbito laboral, el intrafamiliar... Todo ello nos ofrece un panorama de necesidades reales, individuales y sociales, cada vez en mayor número y complejidad, en cuya atención los Servicios Sociales tienen un papel preponderante.

El segundo argumento que explica la actualidad de los Servicios Sociales está relacionado con la metodología de la atención que se realiza en ellos. Esta implica una forma de hacer cuyos principios, de atención integral e integrada y de participación, coinciden con la actual perspectiva humanista que pone en el centro de la mirada el desarrollo de las cualidades esenciales del ser humano. Ello exige una intervención profesional ética que tenga en cuenta la dignidad del ser humano, dotado de libertad y de racionalidad y de mejora continua. Valores o principios de atención a las personas que están siendo incorporados a los programas de áreas como la Atención Sociosanitaria, la Estrategia de Crónicos en Salud o el recién estrenado programa ERSISI en materia de trabajo. En todos ellos se pone a la persona en el centro de la atención.

Históricamente los Servicios Sociales han respondido a las necesidades básicas de las personas mediante la creación de centros, servicios y disposición de prestaciones -económicas y otras-. Estos recursos son conocidos por la población, han funcionado con mayor o menor acierto y dan en Navarra una estructura fortalecida al sistema, aunque urge que se reconduzca la excesiva participación de la iniciativa social en la gestión de los recursos -ONGs y empresas mercantiles-. A pesar del trabajo que el actual Gobierno está realizando en mejorar la relación de colaboración con las entidades de iniciativa social (por ejemplo, el proyecto ya aprobado de la Ley Foral de Conciertos Sociales y Sanitarios), existen muchos inconvenientes en la excesiva presencia de entidades privadas en los Servicios Sociales.

En este sentido, sería oportuno que el Departamento de Derechos Sociales incorporase, al esfuerzo de disponer más recursos para prestaciones, una mayor implicación en la gestión de servicios, principalmente en aquellos que atienden a personas vulnerables, indefensas ante cualquier riesgo de abuso por desatención o maltrato. Es loable la asunción de la gestión directa del Servicio de Atención a Domicilio (SAD) que el Gobierno municipal de Pamplona ha realizado en el área que dirige la concejala de IE, Edurne Eguino. Responde al compromiso de la administración municipal con la ciudadanía que beneficia a toda la población pamplonesa y que enriquece y potencia la actividad de las Unidades de Barrio.

Respecto a la dimensión de la atención social -el segundo argumento de actualidad de los Servicios Sociales- hoy está mermada frente a una mayor actividad burocrática, aunque con variabilidad en profesionales y en servicios. La implantación de los Servicios Sociales municipales posibilitó prestar atención social a toda la población. Con el paso del tiempo, el buen trabajo social que se realizaba se ha reducido considerablemente por la dedicación a la gestión y coordinación de cada vez más recursos.

Como en otras disciplinas, la trabajadora social debe actuar a menudo como intermediaria, al menos en tres ámbitos: con la persona atendida en sí misma, con el recurso/prestación y con su entorno social. En esta relación profesional, ha de evitar sustituir la parte por el todo y los medios por el fin. El sociólogo Gaviria explica este significado de la atención social, y la necesidad de volver a él, en el prólogo del libro sobre Mary E. Richmond, quien estableció las bases científicas para la profesión con el diagnóstico social y el caso social individualizado -libros para recordar-.

Me pregunto si se hubiera actuado del mismo modo, seguido el mismo proceso, en el caso chabolistas del Tenissi hubiera más atención social en Servicios Sociales.

Hoy la Administración Pública, contando con la participación del Departamento de Trabajo Social de la UPNA, está revisando el modelo organizativo actual. Las Unidades de Barrio del Ayuntamiento de Pamplona ya tienen su pilotaje preparado y en el Gobierno de Navarra se está trabajando en definir un modelo de atención acorde con los principios y formas de hacer actuales para que el trabajo pueda ser colaborativo (sociosanitario, socioeducativo, incorporación sociolaboral…) preparando también las herramientas que faciliten esta perspectiva de atención social integral, coordinada y participativa.

Tres retos por delante para procurar el avance de los Servicios Sociales: equipamiento y formación a profesionales en tecnología, constituir equipos funcionales (con competencias y capacidad para dar respuestas a cualquier necesidad básica que tenga la persona en su entorno familiar y social) y una organización adecuada a los objetivos contemporáneos de la atención social en combinación con los recursos. El objetivo es posibilitar mayor atención social basándose en el concepto de profesional de referencia que pueda aunar la prevención con la asistencia, la incorporación y la promoción, y todo integrado en un plan de atención individualizada.

La autora fue directora de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Pamplona (1995-1999)

Herramientas de Contenido