Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Puigdemont sitúa al Parlament frente al 155

El president descarta las elecciones que estaba dispuesto a convocar para salvar el autogobierno a cambio de que Rajoy no aplicara el artículo tras no recibir las garantías que pedía y otorga la palabra a la Cámara sobre la posible independencia

Igor Santamaría - Viernes, 27 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El president, Carles Puigdemont, durante la comparecencia de ayer en la galería gótica del Palau de la Generalitat, en Barcelona, ante decenas de periodistas. Fotos: Efe

Carles Puigdemont durante una de sus últimas comparecencias en la galería gótica del Palau de la Generalitat (EFE)

Galería Noticia

El president, Carles Puigdemont, durante la comparecencia de ayer en la galería gótica del Palau de la Generalitat, en Barcelona, ante decenas de periodistas. Fotos: Efe

“No hay intención de parar la represión y procurar condiciones de ausencia de violencia para unas elecciones” - “Nadie podrá decir que no he estado dispuesto a los sacrificios para poner facilidades al diálogo” - “Como siempre, no he obtenido una respuesta responsable del PP, que solo ha añadido tensión”

pamplonA- Narrar lo que aconteció ayer en Catalunya roza todos los géneros cinematográficos. Drama, porque el proceso secesionista se vio en un tris de evaporarse;suspense, porque de una hora a otra el hilo argumental fue dando vuelcos;acción, ya que el volantazo fue provocando deserciones en las filas soberanistas cuando aún no había nada oficial;terror, porque más de uno se dio un susto;y comedia, en tanto que el epílogo, abierto, provocó más de una carcajada pasando de la risa al llanto y viceversa. Todo, para que Carles Puigdemont, que se acostó pensando en la independencia y se levantó con la intención de convocar elecciones para evitar que la aplicación del artículo 155 de la Constitución se cargara la autonomía catalana, pasara finalmente la pelota al Parlament, que a buen seguro procederá a votar hoy la declaración unilateral de independencia, deseo mayoritario en las filas de JxSí y la CUP. Lo que hizo el president fue un intento de defender el autogobierno en toda su extensión a cambio de que, rubricado por escrito, el Gobierno español le prometiera aparcar el precepto de la Carta Magna, y buscó un gesto a lo largo de toda la jornada, como por ejemplo que la Fiscalía abriera la puerta de la libertad a los dirigentes de la ANC y Òmnium, pero Puigdemont no lo encontró. Un último intento en pos del diálogo que tuvo al lehendakari Iñigo Urkullu como protagonista después de tratar el asunto con empresarios catalanes.

“No hay ninguna garantía que justifique las elecciones”. Con esta aseveración el jefe del Govern rechazó la llamada a las urnas dejando el horizonte preparado para la declaración de independencia tras no recibir del Ejecutivo de Rajoy ni una sola prueba de fe de que éstas se puedan celebrar con normalidad. Lo anunció en el Palau de la Generalitat, a las 17.02 horas, explicando que era su primera opción, considerando la “posibilidad de ejercer la potestad” que le corresponde como president para disolver el Parlament antes de que desde Madrid se pusiera en marcha el 155, ya que su deber consistía en “agotar todas las vías para encontrar una solución dialogada y pactada en un conflicto político y de naturaleza democrática”. Apuntó Puigdemont que, “como siempre, no he obtenido una respuesta responsable por parte del PP”, que según su prisma “ha añadido tensión” justo en un momento en el que “es necesario el diálogo y la distensión”.

apuesta por la independenciaEn su declaración, el president consideró que con semejante escenario corresponde a la Cámara catalana “proceder con lo que la mayoría parlamentaria determine en relación a las consecuencias del 155” por parte del Gobierno, de forma que el levantamiento de la suspensión de la declaración de ruptura gana enteros, en tanto que Junts pel Sí, en su reunión del miércoles, ya votó por apostar por la independencia. Puigdemont adjetivó como “abusiva y fuera de la ley” la intervención de la Generalitat por parte del Ejecutivo que lidera Rajoy en los términos que éste lo ha expuesto, puntualizando que la finalidad desde las filas unionistas es “erradicar el soberanismo y toda la tradición del catalanismo que nos ha llevado hasta aquí”. “No hay intención de parar la represión y procurar unas condiciones de ausencia de violencia en que unas posibles elecciones se hubieran podido celebrar”, argumentó. Enfatizó el president en su esperado discurso que “nadie podrá decir que no he estado dispuesto a los sacrificios” para poner facilidades al diálogo”, lamentando que en las últimas horas “la responsabilidad solo se nos exigía a unos”, mientras que “a los otros se les permite la más absoluta irresponsabilidad”. Cerró su alocución con un llamamiento a actuar a partir de ahora “con serenidad” porque “es necesario que el compromiso con la paz y el civismo se mantenga más firme que nunca” puesto que “solo así ganaremos”. Hoy, a partir de las 12.00 horas, se resolverá el misterio sobre la declaración independentista tras un día, como poco, confuso y repleto de vaivenes, cambios de postura, conversaciones, negociaciones y, por encima de todo, caos. Ya a media mañana saltaba la noticia de que los miembros de Junts pel Sí y la CUP (es más, Puigdemont llamó a la dirigente anticapitalista, Anna Gabriel, a las 11.27 horas) conocían que el president iba a convocar elecciones abortando la ruptura, lo que generó irritabilidad en un sector del independentismo mientras la militancia de la calle se congregaba en la plaza Sant Jaume en pro de la república. No faltaron los gritos de “traidor” hacia el propio Puigdemont a la espera de que, a las 13.30 horas compareciera él en el Palau, hecho que primero se retrasó una hora y posteriormente se suspendió. En ese instante se volvió a la incertidumbre, reavivándose todas las opciones sobre la mesa.

junqueras rechazó ser presidentLo que aún no se conocía es que el president ofreció la presidencia a Oriol Junqueras el miércoles pero el vicepresident la rechazó al no tener garantizado el aval de todo Junts pel Sí. De mientras, también reinaba la confusión en Madrid. El PSOE seguía dando por hecho que la convocatoria de comicios provocaba la suspensión del 155, con Miquel Iceta risueño porque al final, a su juicio, iba a imperar la lógica, pero las fuentes del Gobierno mantenían que la tramitación en el Senado no se detenía, cumplimentándose lo que habían dicho muchos ministros, que las elecciones no servirían para olvidar lo sucedido en Catalunya desde el 6 de septiembre. Y pese a que algunos miembros del PP sí que parecían dispuestos a aceptar la enmienda del PSOE para suspender la aplicación del 155, a Puigdemont no le llegó una sola señal de que pudiera ser verdad. Un laberinto donde al final optó por darle la palabra al Parlament.

‘amago’ de bajas en las filas independentistas

deserciones previas al anuncio

¿Dimisiones en el PDeCAT? Cuando todo parecía que Puigdemont iba a convocar elecciones, ERC anunció que saldría del Govern si ello era sí. Es más, Gabriel Rufián, la voz republicana en el Congreso, afeó al president en Twitter que se vendía al estilo Judas por “155 monedas de plata”. Otros dos diputados de Junts pel Sí, Germà Bel y Joan Ramon Casals, anunciaron que renunciarían al acta “por coherencia”;al igual que Jordi Cuminal y Albert Batalla (PDeCAT). Todo, antes de que los comicios se descartaran. Como el comentario de la expresidenta del Parlament Núria de Gispert, que veía una “gran irresponsabilidad”. “No me llega la camisa al cuerpo”, llegó a decir.